Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo

29 abr. 2015

Mi sueño

Fesal Chain

Mi sueño, mi verdadero sueño
no es la equidad
equidad proviene del latín aequitas-atis
igualdad de ánimo,
aequitas-atis proviene de epiekeia
que según un tal Tomás de Aquino
es lo conveniente o lo decente,
yo no quiero lo conveniente
yo no quiero lo decente
yo deseo lo inconveniente
lo indecente,
no quiero ánimos similares
que no me vengan a mi edad
con ánimos ni ánimas
ni espíritus, ni fantasmas
ni con el "juego" de la ouija,
yo quiero, deseo, profunda y de una vez
que tú, tú, o tú
seamos el espejo y el otro lado del espejo
en simultáneo,
que puedas caminar por los campos de trigo
que puedas conversar mirando el lago
que puedas amar en tu cabaña de madera,
que puedas leer todos los libros
que puedas comer todo el pan, toda la fruta
los vegetales y los peces
y beber todo el vino y el agua de la tierra,
que puedas escuchar todos los pianos
y todos los violines del mundo
en tanto bufan en la niebla
los caballos salvajes sobre la greda,
que puedas respirar hasta marearte
mirando las estrellas y el mar
y alzarte o hundirte en metálicas máquinas
veloces, fugaces, perfectas,
mientras te ríes y lloras en plenitud,
así es, yo no quiero lo conveniente
yo no quiero lo decente,
para eso, funcionarios y tinterillos
para ello, representantes y burócratas,
en cambio, para ti y para mi
la igualdad sin adjetivos
la diáfana y brillante igualdad desnuda
la que corre sudando,
simplemente.

28 abr. 2015

Fotocopia


Fesal Chain

lemebeo por la casa
tu rostro en blanco y negro
pegado en un papel


Ellos y nosotros



Fesal Chain

Pero si siempre han vivido igual, siempre,
lo que sucede es que tú no los conocías,
nada sabías de su verdadera vida,
te habían dibujado caricaturas,
por lo mismo te sorprendes, por lo mismo,
pero siempre han vivido igual,
mucho, mucho
muchísimo mejor que tú,
se solazan en sus cuerpos bronceados
(aunque sea un lugar común decirlo),
se bañan en libros y pinturas,
se educan finamente y cantan esas canciones
de lucha para tí,
cual rondas de divertimento para ellos,
con el mejor vino temperado
y al calor de la chimenea
de troncos con dulce perfumado espino,
y chispas naranjas revoloteando
bajo la noche estrellada,
(aunque sea un lugar común decirlo),
siempre, siempre, siempre
han vivido igual, siempre,
lo que sucede
es que tú
no los conocías,
nada sabías
de ellos,
por lo mismo
te sorprendes,
por lo mismo.

Pero si algún día ganamos
si eso llegase a suceder amigo mío,
entonces podrás solazarte
en tu cuerpo bronceado,
bañarte en libros y pinturas,
y educarte finamente,
y en una noche estrellada
cantarás esas canciones
que fueron de lucha para ti y para mí,
como bellas y dolorosas historias de un ayer,
que ya no volverá jamás
para nosotros.






25 abr. 2015

Y me río

Fesal Chain

Miro mi casa de gitanos
cuadros de mar en desbandada
greñas me acompañan
raídos pantalones
vagabundos de mi historia
cigarros transmutándose
panes en migajas
y las canciones de 1969
le hago muecas a vuestro orden
a vuestra higiene
a vuestra prudencia asexuada
a vuestros oficios y títulos nobiliarios
-vetiver de puig el caballero hernia-
-chanel número 5 la vieja papiloma -
greñas me acompañan
raídos pantalones
vagabundos de mi historia
y me río a mandíbula batiente
de mí y de ustedes.

24 abr. 2015

Vociferan

Fesal Chain

Pueden vociferar su pragmatismo
pero jamas han enamorado a nadie
a menos que sean capaces
de motivar a millones a dar la vida
por la misión corporativa de sus empresas
por su tasa de utilidades.


Héroe



Fesal Chain

En dias infaustos
de mal agüero
se ve caminando al héroe
en la penumbra.


19 abr. 2015

La novela de nuestros días

Fesal Chaín Publicado el 19 abril del 2015, 
especial para SITIOCERO


“Rumbo a la cosecha, cosechero yo seré,
y entre copos blancos, mi esperanza cantaré,
con manos curtidas dejaré en el algodón, mi corazón”.
El Cosechero 

Son los años, los segundos, la vida. Hombres y mujeres zurciendo personajes, que no son sino cosas que la pupila chupa como quien chupa la médula del hueso de la vaca muerta, para que el cerebro las imagine a su antojo y las devuelva hologramas. Campesinas de tierra quemada. Mineros del oro del tonto. Y aquí tú, él, yo, ella, la misma trémula médula desnuda en el aire de una calle que grita como hiena y ríe a la vez, acurrucada cual viejo indio sobre la condición humana que nos ha regalado un dios tuerto...

CONTINUAR LEYENDO EN SITIOCERO (LINK)


Cierta historia

Fesal Chain

No quiero escribir más. Primero porque se me olvidan las palabras. Cuando me separé me dio por hacer el ejercicio de preguntárselas a mi gato, pues mi mujer no estaba. Era obvio que no me contestaría, pero era un ejercicio para buscarlas en alguien, se me escapan del cuerpo. Ahora el gato ha muerto. Y me cansé de preguntárselas a mi mujer. Llevamos suficiente tiempo juntos como para que olvidemos y recordemos lo mismo.

En segundo lugar (si es por listar), no le encuentro demasiado provecho a esto. Es decir no tiene ninguno para mí. Una cierta emoción inicial de saber que ustedes me leen, y bueno con esto del lenguaje cibernético, la espera de que aumente el número de lectores. No por creer en la fama, sino simplemente porque los contadores están allí.

De que las ideas tomen su lugar en el periplo enredado del mundo, si es que alguna vez han tenido ese dichoso lugar, ya perdí toda esperanza. Esto ya es una cuestión predicha. De dinero ni hablar. Y que se me enojen los coetáneos, pero en estos santos lugares está lleno de profesionales. Profesionales del contacto social, de la palabra ciertamente, de tours literarios, de becas, de concursos, de técnicas. Al respecto siempre recuerdo a Faulkner cuando decía eso de que si te vas a dedicar a pulir tu técnica, entonces dedícate a fabricar ladrillos.

Nadie imagina que escribo de corrido, y hago a lo sumo un par de lecturas más al texto. O lo dejo, como los viejos periodistas en el frízer, una noche como mucho. Que escribir como mecánica me resulta incómodo, es decir que el paso de la idea a la mano y de allí al teclado y luego a la pantalla es desesperadamente lento para mí. Al parecer ahora hay programas en que uno le habla a la máquina. Eso me sería más adecuado a mi velocidad. Leo del mismo modo. Con esto no me ufano de nada. Sólo les describo mi naturaleza.

Estamos llenos de puentes cortados, a decir verdad, ahora uno puede escribirle al Papa o a Putin, a algún escritor o editor famoso, que cuando niños mirábamos en el tenue espacio de la bruma. Pero es una ilusión, lo has bajado del pedestal y entonces se incomodan, así que tampoco ha cambiado el mundo como se imaginan. Los pedestales están allí. Las estatuas están allí. Y los que escribimos podemos y debemos cometer todos los pecados posibles, matar inclusive, pero jamás subirnos a esos pedestales cual monos de yeso. Aquella o aquel que lo hace, no sabe nada de la vida, pero menos de escribir y entonces se dedica a ciertas técnicas, a viajar, a concursar, a conversar con sus pares, con sus editores, y nada más. Y se le va la vida. Allá ellos. Al menos a eso yo no pertenezco.

Por todo lo anterior y por lo que vendrá, quiero dejar de escribir. No creo que lo logre, pero me aburrí.


17 abr. 2015

Noche en el Barrio Puerto


Arnaudy López, trompetista del Café-Journal
fotografía de Fesal Chain


Fesal Chaín 
Publicado el 14 abril del 2015 para SITIOCERO

En todo el barrio puerto retumba el jazz, sale y entra por las ventanas, se escucha un lamento de trompeta y de voces aguardentosas, me siento en Storyville y no me importa no dormir. Me recuerdo de niño viendo películas de cine negro y al músico sentado en la escalera de incendios, fumando famélico y hambriento. Recuerdo un tranvía llamado deseo y el zoológico de vidrio y esa mujer, rara mujer bella.

En el callejón un alarido, un hombre arrincona a un hombre, le lanza su vaho a la cara como quien besa a un amante, pero no es sexo. La mano tiembla y empuja, tratando de entrar a la carne, el hombre cede, implora, ruega, solloza, la trompeta vuelve a dar gritos entremezclados con el ulular de la sirena de la cuca (1), con el tam tam de la batería alejada, con los llamados frenéticos de puerta en puerta y la voz de un histérico Jimmy Swaggart porteño.

Soy “un ciego frente al mar”, o quizás Jefferies, el indiscreto. El café me sabe amargo, pienso que es mi lengua o mi paladar o mis dientes, y no me importa. Ahora el Jimmy Swaggart grita un, dos, tres y cuatro, cantando una rumba plegaria a todos los vientos. Nada miraré, ya no soy Jefferies, sólo escucho, como el viejo Borges lo hacía mientras su madre dormía. Mi suegra duerme al final del departamento. ¿Nada del otro mundo?, pues no, todo del otro mundo, pues el barrio meado, sofocante de día, resucita su carne de hace un siglo en cuerpos físicos de lados cambiados y pupilas cuadradas de neón.

La mujer hombre, emplumada empalmada recorre la plaza, se sienta en los bordes de la pileta con zancudos y moscas, con su voz ronca llama al transeúnte que va con su diario envolviendo pescado, borracho a la casa vacía. Sus tacones cojos ahora retumban bajo mi ventana, en tanto el hombre que ruega se convierte de gelatina en acero, y ya no ruega, toma la mano temblorosa del otro que busca la carne, la dobla hacia el cuerpo que exhala vaho, y el escarlata chorrea el callejón, mientras la emplumada ahoga la voz con su mano enorme sobre los labios carnosos, y baila al ritmo de su corazón.

Es todo a la vez alegría y letargo, el cansino menear de caderas de la lolita del puerto o el culo caído de la dependienta de abarrotes, la risa prostibularia o la carcajada colisa, el gargajo bala dum dum, o la meada territorial del choro macho atribulado por días de rutina, la festiva nostalgia de la flora porteña que relaja su semana pobre de cuerpos contrahechos. Acá, nada es como en la infernal capital de la mercancía y de la usura parásita, acá, hasta el más malo o la más dura sudan arquetipos, ternuras, mohines, los humildes gestos del desesperado.

Y así, en multitudinaria procesión pagana que levanta dioses de mármol sin brazos, todos y todas se reunen en una gran columna callejera de vida y muerte; el Jimmy Swaggart grita niño en la mañana pascual, el trompetista y su boca pastosa llora al mar, el paco (2) y el rati (3) entierran sin ánimo las patadas en la llaga morada, el baterista golpea platillos con sus baquetas viscosas hacia los jorobados cerros, el vecino ciego se deja llevar por el vaivén de olas de la gran orquesta popular y nacional, la suegra duerme con su boca abierta como túnel en el fondo de la casa, la empalmada se burla del vecino de pichula lacia y pescado envuelto en diario, el hombre inhala exhala niebla en acto desafiante y su mano se dobla como chispa hacia el propio cuerpo, y así todos y todas, esqueletos danzantes, fantasmas de carne y hueso de rostros contorsionados frente a espejos cóncavos o convexos, estallan sincopados, chorreando su escarlata, cual prieta cruda sobre el callejón.


(1) Camioneta de Carabineros
(2) Carabinero
(3) Policía de civil


10 abr. 2015

La patria malherida

Fesal Chain
Publicado el 10 abril del 2015 especial para SITIOCERO

Es muy tarde ya. No puedo dormir. Y es que a pesar de que he sido una persona que en su vida ha realizado lo que ama y ha aprendido a no culpar al entorno por sus propios actos, es decir a no quejarme por las dificultades inherentes a mi condición de hombre de letras, no debo dejar de escribir esta carta. Quizás por lo mismo. Porque he tratado de ser un hombre libre. No soy un santo, a menos que se entienda que esos personajes han errado una y otra vez sus pasos y que en su momentánea ceguera no han visto al otro en su condición y humanidad. Pero bien, no lo soy en el sentido más común, de andar profetizando por los caminos una supuesta perfección.

Y por lo mismo entonces, estas palabras. Estoy angustiado. Estoy asqueado. Estoy perplejo pero no derrumbado, pero no ingenuo. La condición humana nunca me ha sido lejana, como para creer qué los demás no se caen, pues nada de lo que uno hace o deja de hacer es exclusividad de uno mismo. Pero estoy golpeado. Y no voy a decir que este escrito no tiene influencias, sí las tiene y que bueno que así sea. No somos tampoco inventores de la nueva vida, acaso meramente, buenos o malos cronistas de un pasado que en nuestro caso, no fue mejor...

Continue leyendo en SITIOCERO (enlace)




8 abr. 2015

Historias del Cristo Transpirado (Gloria a Dios, Gloria al Pulento)



Fesal Chain

Nicanor Parra tendrá su Cristo de Elqui
Mahfúd Massís su Cristo Negro
pero este pechito tiene a su Cristo sudoroso,
"Gloria a Dios, Gloria al Pulento"
predicando todo el día sin parar
saltando Biblia en mano
por todo el centro de Santiago
predicando no más,
saltando, saltando
sa sa saltando
como un Lucas Prodán del proletariado
sa sa saltando
Salmo entre los labios
honrando el nombre del Señor tardes enteras
entre vagabundos
oficinistas
travestis
escolares
prostitutas
dueñas de casa
militares retirados
narcotraficantes
señoritas de café con piernas
señoras de peluquería
jubilados y cesantes
dando de comer a las palomas
saltando, saltando
sa sa saltando
como un Lucas Prodán del proletariado
gritando a cuello hinchado
su "Gloria a Dios, Gloria al Pulento"
nervudo, atlético, frenético
Raúl Gutiérrez, "el Cristo transpirado
de Ahumada con Huérfanos".

7 abr. 2015

Yo escribo



Fesal Chain

Bueno,
que se maten
entre ellos,
los bárbaros,
yo
escribo.


El país y la palabra




Fesal Chain

El país y la palabra
la palabra y el país
pero qué?
la lengua
amarrada al sillón
y si quiere volar
la dejan
total vuela al callejón
y qué...


6 abr. 2015

Qué voy a inventar yo?

Fesal Chain

Qué mierda voy a inventar yo
nieto de tendero
si ya todo lo inventó Matta:
"en el patio de mi casa
hay un pájaro
que hace:
cu, cú,
cu, cú,
cu, cú",
lo dijo Matta, no te digo?
que lo dijo Matta,
que él lo dijo, no te digo?
Que mierda voy a inventar yo
nieto de tendero
si Matta dijo también:
"A, E, I, O, U".
Sí, sí, lo dijo y con micrófono
y pa' más recacha
todo esto ya lo escribió Carrasco,
así que díganme ustedes, a ver,
que mierda voy a inventar yo,
ah?


Virtualité

Fesal Chain

Los chilenos perdimos la confianza en las instituciones.
Las instituciones jamás han confiado en los chilenos.
La U volvió a ganarle a la UC y la aleja de la opción al título.
El párrafo anterior es de 1966.
Bachelet promulga ley que entrega bono.
El párrafo anterior es de 1998.
Difunden lista con 1500 agentes de la DINA,
entre los que se cuentan ex alcaldes, empresarios,
funcionarios de las FFAA y más.
La lista anterior es más vieja que el hilo negro.
Jorge Valdivia jugó su primer partido de la temporada.
Tacos en carreteras y peajes en Semana Santa.
El párrafo anterior es de 1952.
Organizaciones sociales marchan a la Intendencia
solicitando permiso para marcha.
Bachelet :"No nos vamos a apurar, pero tampoco nos vamos a detener".
El párrafo anterior es de 1992, elección de Concejales por Las Condes.
Nueva polémica visual: A quién ve usted?:
A. Albert Einstein B. Marilyn Monroe C. A su Madre con bigotes
tomando una piscola. D. Ninguna de las anteriores.
Debemos recuperar la ética en política !!
Debemos recuperar la ética en política !!
Debemos recuperar la ética en política !!


4 abr. 2015

Poema de la justicia


Fesal Chain

Tomó su fusil saltando como un puma
sobre la mundanal vaca triste de la historia,
corrió así bajo la noche caliente de la luna que llora
y aguzó la pupila entre la sudada maraña y la arboleda,
chupó la nalca y el barro en la oscura oscuridad de la garra
emboscando al corazón uniformado y a la joyería humana,
chorreó la musculatura y la grasa de la bestia en su boca como ñiachi
e hizo saltar las estrellas condecoradas como rayos
al fondo de la quebrada de la basura y de la sangre,
así fue la mordedura del gorrión en la yugular del yanacona.