Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo

31 dic. 2015

El último poema

Fesal Chain

"Cantaba como si me conociera
en mi oscura desesperación.
Y entonces vio a través de mí
como si yo no estuviera ahí.
Pero el siguió cantando,
cantando clara y enérgicamente".


Qué querías?
acaso atravesar el siglo, acaso
modelar la década al menos?
acaso levantar la tierra
alzar la tierra
madurar el fruto?
pero cuando escuchábamos a Roberta Flack
ya todo se derrumbaba sobre nosotros
y bajo nosotros, todo, todo
ya era tarde, suavemente tarde
de terciopelo y tarde
de seda y tarde
de algodón y tarde.
Qué deseabas?
acaso rasgar el día y la noche?
hacer aparecer entre tus dedos de cirujano
la vida que nos debíamos?,
pero ya todo se derrumbaba sobre nosotros
y bajo nosotros, todo, todo
ya era tarde, suavemente tarde
de terciopelo y tarde
de seda y tarde
de algodón y tarde.
Y sin embargo sobrevivimos,
fuimos madera y vino
fuimos ojo y soplo
memoria del crepúsculo
y risa a veces,
para ellos y ellas
para los cachorros de leones viejos
para ellos y ellas, que escucharán a Roberta Flack
sin saber nada de esto, sin saber
que para cuando la escuchábamos
ya todo se derrumbaba sobre nosotros
y bajo nosotros, todo, todo
que ya era tarde, suavemente tarde
de terciopelo y tarde
de seda y tarde
de algodón y tarde
crepúsculo y tarde
para los reyes de una selva en llamas,
papá.

28 dic. 2015

Así vivo



Fesal Chain

pupilo la cordillera de la costa y de los andes
huelo el barro y su contorno
palpito la greda y su redonda jugarreta
en minúscula el parpadeo de mi ojo
respiro el cielo y el graznar de la gaviota
repiqueteo la rebelde caminata
engreído en neblina y luz hilada
tímpano de la patria transpirando y en su risa
así vivo.


22 dic. 2015

Miguel Ángel y Salvador


Fesal Chain
(A Salvador Pastore)

Un poeta puede escribir
los más bellos versos
en la página en blanco o en el aire
con finas manos o con guantes,
solo en la penumbra
o entre la gente que ríe o llora,
así se puede llamar Miguel Angel
o Salvador,
así puede "ser en la vida romero,
romero sólo que cruza
siempre por caminos nuevos" (1)
o un pastor de espíritus
que deambulan por el viejo barrio,
un poeta puede ser dos o tres
o muchos o todos
"todos los pueblos
y todos los huertos nuestros".(2)


(1 y 2) Romero sólo, de León Felipe

Como si bajaran del cielo


Fesal Chain

Claro a los tipos los nombran como si bajaran del cielo, y los pobres y clasemedieros que no se la creen, igual les ven al menos muñones de alas, y resulta que no, que a los tipos y las tipas también, las nombran porque son amigos y familiares de los que los nombran, y porque en una pasadita de la vida estudiaron por ahí en una University tipo St. Thomas de Minnesota, un pieichdí como le dicen, y también hay otros y otras, pueblerinos y clasemedieros mechas de clavo, que estudiaron en el mismo lugarejo lleno de gringas provincianas, con beca de la santa y caritativa iglesia o del padre nuestro estado, y se llegan a creer que tiene alas o al menos que son iguales a los primeros, y ahí se pudrió todo.




21 dic. 2015

85 años

Fesal Chain

Tengo 85 años es largo de explicar
pero si naces de nuevo a los 35
en pocos años re vives los 35 anteriores
y entonces ya tienes 70,
a eso súmale los 15 que ya han pasado
desde que naciste de nuevo como Nicodemo,
pero no es una cosa aritmética, no,
pero ya tengo 85 años
entonces no me andes mirando
a huevo como si tuviera 50,
pues hoy no siento miedo ni dolor
y soy una nueva dimensión
de ti.

20 dic. 2015

La presa



Fesal Chain

Un tigre ríe
en medio del follaje
su presa es ciega.

17 dic. 2015

Soy inasible

Artista: Norton Maza


Fesal Chain

Soy inasible
no me quieran ordenar
en su doble acepción,
mandar, moldear
soy inasible,
ni yo me aprehendo
mi casa es esa misma pieza de niño o joven
mis juguetes en el lugar que yo elegí
como si desperdigados
se movieran solos
tuvieran vida
y tienen
tuvieron vida
el avioncito
el tren
la pelota de goma con su estrella
al centro
el camión de madera
la carretilla
mi amor
la niña de mis ojos
su transpiración arrebatada por el viento
sus muslos y el pelo estallando en la cama
mi pieza mi casa
mi boca
mi maravilla
mi pesadumbre
mi agonía
mi pena
mi alegría
no quieran ordenarme no
yo no soy de ustedes
ni de mi
ni de mi padre
ni de mi madre
ni de ti
ni de nadie
no soy del cielo
ni de la tierra
soy la niña de mis ojos
su transpiración arrebatada por el viento
sus muslos y el pelo estallando en la cama
mi pieza mi casa
mi boca
mi maravilla
mi pesadumbre
mi agonía
mi pena
mi alegría
y todo todo quedará ahí mismo
para que cuando yo no esté
ahí sí
ustedes podrán moldear las cosas
las palabras
las alas y estrellas
como greda cruda
amarlas odiarlas
recordarme u olvidarme
maldecirme o amarme

ahí sí.

No voy a parar

Fesal Chain

No voy a parar
no, no
no lo haré
mujeres y hombres
que me observan
dicen esto o aquello
pero yo no pararé
no es una carrera frenética
hacia el afuera
no existe el afuera
es la misión ineludible
de la conversación hacia mi otro yo
de ideas que bullen y explotan
de miradas hacia lo interno
la fiesta de la vida
los fuegos de la vida
los vientos huracanados
de esta vida
así además y con todo
converso con este y aquel
con ella y con otras
paseo largamente por las calles del puerto
vendo compro
hablo escucho
escribo o dibujo en el aire
dejo mis zapatos raídos
calientes
con hambre
mis manos que giran y mi cabeza
que se mueve como manos
no voy a parar
no, no
no lo haré
mujeres y hombres
que me observan
dicen esto o aquello
pero yo no pararé
y cuando muera
sobrevolaré sus nucas
y sus cejas.




16 dic. 2015

Podemos volver a jugar por San Miguel (a Jorge González)

Querido Jorge: 

Casi tenemos la misma edad, de hecho somos de la misma generación, y cuando naciste para miles y cientos de miles al mundo de la música, me fui caminando a la disquería Fusión con mis apenas diecisiete años, a comprar ese cassette numerado que sólo allí vendían: La voz de los '80, y lo compré, salí casi saltando a tomar la micro. Aún me acuerdo que lo puse en la casa de un amigo, nadie te escucho, creo que se extrañaron mucho o lo encontraron demasiado clase mediero como era yo, no lo sé, al menos eso sentí, entonces lo guardé para celebrarlo solo.

Pero si sé que al llegar por primera vez al puerto de Valparaíso, como estudiante de pedagogía (¡ah!, te cuento que hace pocos años pasaste por mi kiosco de libros caminando por Playa Ancha, y no te saludé, te tan vi feliz con una mujer conversando, que me pareció imprudente hacerlo), bueno como te decía, cuando llegué al puerto a estudiar con apenas dieciocho años, tu tenías veinte, ponía en una vieja radio el cassette aquel que compré, y me duchaba con la canción del invierno: Para Amar mirando por la ventana los cerros, y sus casas que se caen al mar. Pasaron algunos años, no demasiados, y en Santiago luchando contra la dictadura nunca dejé de escucharte, nunca. Incluso quise hacer mi tesis de sociología sobre Los Prisioneros, idea y ganas que se diluyeron en el fragor de la batalla por el día a día. En fin. Para la campaña del NO los vi a ustedes arriba del escenario entre millones que los coreaban y levantaban banderas de todos los signos y colores, y ahí estaban, ufanos, orgullosos, generosos, para nada prisioneros ni amarrados a convenciones, entonces supe que sí teníamos mucho que ver, como tímido lo intuí cuando saqué el cassette de esa casa extraña en que nadie los reconocía, cuando nadie te reconocía.

Al casarme por única y por primera vez, ya sabiendo que todo había sido un error, escuchaba Corazones camino al Cajón del Maipo, en un auto que subía, subía, subía hasta encontrarse con la roca negra de una Cordillera que parecía muerta en un país que también me parecía muerto como muerto estaba mi amor. En mi primer trabajo de periodista titulé en un diario Esta es para hacerte feliz, por una enorme plaza que se había construido para los pobladores en los inicios de la coja democracia, y nuevamente como en la casa de ese amigo, nadie entendió mucho la frase, la encontraron rara, se volvieron a extrañar y más encima creyeron que era invento mío.

Sabes Jorge, una breve infidencia, pasé por el mismo camino de sufrimientos y esfuerzos tuyos, en esa etapa de tu viaje a Cuba, sí, durante la misma época escuché en la soledad más absoluta tus discos, cuando muy solo eras un gato caminando sobre la nieve o te encontrabas con Allende en Citroneta. Viví con la misma alegría y esperanza tuya ese periplo por San Miguel, pues también la hice re' mal, pero ahí estaba, entero, muy entero con rasguños y heridas propias y de otros, pero entero, para seguir y volver a comenzar. Y lo hice.

Hoy te observé con gran detenimiento y emoción, en el reportaje-entrevista en el canal nacional. Te observé poco a poco, como cuando te escuchaba a los diecisiete, porque, Jorge, este escrito no es el mero periplo junto a ti, o junto a tu voz o a tus canciones, no. No se trata de eso. Pues nunca me importó tu voz, ni tus letras tan en la sangre de uno, ni tu música genial completamente nueva, o dicho de otro modo, todo ello fue siempre para mí el vehículo que manejaste veloz para expresar algo mayor, mucho mayor, acaso inasible.

Tu dices que eres hoy un escritor en ciernes. No es así, siempre has sido un escritor, que además brilló como estrella de rock y como el músico poeta de los que sobran, de los que hemos sobrado irremediables. Es que siempre has sido un creador, un sublime y fino creador, un hombre que ha hecho lo que ha podido y lo que ha querido, con lo que tiene a mano, como cuando tocabas guitarra con el escobillón. Eso eres, pero tú, chiquillo diablo, compañero de sabores y sinsabores, sabes mejor que nadie lo que eres, acaso lo más granado de los hijos del pueblo, con la inteligencia, la sensibilidad y sobretodo con un enorme amor a raudales que chorrea como mermelada de almacén encima del pan tostado que uno comía transpirado al llegar de la escuela o del Liceo, o después de la pichanga del barrio.

Es cierto que lloré al verte distinto, sí, pero fue una nostalgia pasajera de mi propio ayer, pues más lloré de emoción al verte renacer desde lo que eres ahora, con las escobas y tarros que ahora tienes a mano, porque al fin y al cabo nunca, nunca hemos estado dañados Jorge, pues ambos en este breve recorrido de treinta años, hemos encontrado la salida. Podemos volver a jugar por San Miguel...








14 dic. 2015

Valparaíso de mi amor


Fesal Chain

Llegue a la República Independiente de Playa Ancha
un abril de no se qué año, pero con aguacero
de esos que llueven la casa por dentro,
me instalé con mi mujer y los dos gatos
frente a frente al palacio de la risa
la iñora vendiendo pan en la calle de mi abuelo
y en la plaza o bajo el alero de un ciber café
de ese uruguayo que parecía triste por fuera
pero era alegre por dentro,
de ahí pasamos en el mismo barrio, a vivir a la calle del pintor
kiosco en ristre libro usado, frente al cine de Roberto
el padre de mi madre que me perseguía porfiado
como fantasma de buen agüero y como alma en pena,
ahora en pleno pleno Barrio puerto, entre las putas
el ambiente, el choro, el lanza, la vecina ciega
el obrero cotidiano, el golpeador de locos, el estibador
el travesti, el maricón, la juventud popular que baila
el botillero que escucha la Ritoque,
la Doris a la que se quieren comer con papas
el kiosquero profesor, el par de viejos bachicha,
a metros de la Plaza Sotomayor con el Arturo Prat
como mono de torta de novia, a pasos del Pato Chico,
cerca cerquita del Muelle, a metros de la casa de Rubén Darío,
llegué llegando a la República Independiente de Playa Ancha
un abril de no se qué año, pero con aguacero
de esos que llueven la casa por dentro,
y acá me quedo,
acá me vivo
y acá me muero.




12 dic. 2015

Adivinanza

Fesal Chain

Tres días entonces han pasado
tomo una concha e' perla
le saco filo y con sangre
de mi muñeca izquierda
escribo mi aventura
que paso a deletrear.

Camino largamente
sin que nadie me vea
entre el viento huracanado
entre quienes no conozco
sin ir ni quedarme atravieso el río
con la espalda curcuncha.

Al otro lado en un cerro seco
me siento en cuclillas
me pongo a hacer caldo e' cabeza
que esto es un sueño,
o acaso ya morí.

Entonces
tomo una concha e' perla
le saco filo y con sangre
de mi muñeca izquierda
escribo del ayer.

Como si nada pasara
a través
ni sangre ni agua
ni amor ni odio
como si nada
pasara.

9 dic. 2015

Casi tango

Fesal Chain

Yo que viví entre uniformes
en plena tiranía del perro mayor
vi a los milicos de medio pelaje
colocar piedra laja
en la imaginaria mansión,
rosadas las presuntuosas
muy regulares en su formación,
y entre ellas un caminito
que entonces estaba
pintado de negro
por el criminal y ladrón,
caminito una sombra serás,
del arribista
y del torturador.


7 dic. 2015

No cual Gregorio Samsa

Serie Metamorfosis
Homenaje a Kafka- Monocopias
Claudio Goldini


Fesal Chain 

No cual Gregorio Samsa
sólo similar
me convierto más bien en una araña
y miro con mis cuatro pares de ojos
panóptica paranoica a mi gata que duerme
leo a Fogwill como una obsesa
en este viejo departamento de 1903
esperando ansiosa nerviosa
el horroroso jueves 16 de agosto de 1906,
me faltan tres años
para que el terrible y sangriento terremoto
destruya todo el barrio Echaurren
y mate a los vagabundos
de la plaza,
eche abajo cada uno de los edificios
magníficos de los ricos
menos mi cuarto.