Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo
CUBO DEL ENCUENTRO Irarrázabal, Mario (1940-) 2003 Bronce Universidad de Talca, Talca, Chile

24 dic. 2018

Escribiendo muchacho

Fesal Chain 

Ahora que estás
y digámoslo de una vez
escribiendo seriamente
escribiendo y borrando
borrando y escribiendo
¿qué sientes muchacho?

Bien, por todos los indignados
que más bien son unos neuróticos
por todos los neuróticos entonces
que andan pateando la perra
pero salen poco, muy poco
para qué decir de si incendian cosas
o qué sé yo,
para el tipo que no desea
para la muchacha que desea pero sólo desea
para los nostálgicos de lo que no hicieron
para los que se hurguetean las muelas
las caries de sus muelas
y se tocan el nervio con un palito afilado,
para los que sueñan y sueñan y se la pasan soñando
y no despiertan nunca
para los histéricos e histéricas
maniformes del reloj
o los sociópatas que odian hasta su propia sombra,
para todos esos
no escribo ni borro
no borro ni escribo más.

Nada más que unas pocas palabras
indolentes
para ociosos y amantes.

22 dic. 2018

Una canción rock para plebeyos

Fesal Chain

Yo siempre quise una casa grande,
¿te acuerdas cuando te contaba
que tendría un castillo con osos?
bueno, para allá voy
y que todos se vayan a la mierda
menos mis amigos,
yo muy tranquilo
me falta el abrigo de visón americano
y estoy haciendo el camino inverso que hice,
ahora voy de la madre al padre
y del proletariado a la aristocracia terrateniente
después tendré esclavos
el camino de Rimbaud al final de sus días,
espérate que sea rico
porque seré inclemente.


17 dic. 2018

Tonto tú

Fesal Chain

Es impresionante como la reacción de un vasto sector contra el adversario se ha transformado en el "tonto tú" de la niñez. Tonto tú y así se abren las compuertas de una reacción impotente. No está de más decir que el origen de la palabra indignación viene del latín “indignatio”, que significa “irritación y enfado ante un hecho o situación...”. Tonto tú, claro está como metáfora de palabras más soeces, pero que esconden esa indignatio infantil. ¿Pero de qué se indignan los indignados del tonto tú? Bueno, sin saberlo, de algo muy profundo. De que aquellos que se suponía habían perdido en la guerra sucia, en realidad ganaron, (cuestión que se ha dicho muchas veces). Y triunfaron imponiendo la cultura del mercado por sobre la comunidad, el autoritarismo por sobre la comprensión de los fenómenos, la eficiencia, eficacia y el resultado por sobre la vida, y el conservadurismo integrista por sobre el espíritu. No hay chileno ni chilena que no viva en el espacio cultural de los triunfadores. No hay chileno ni chilena que no pueda más que maniobrar en dichos márgenes y que incluso le resulte. Y eso a algunos, los verdaderos perdedores, que se creyeron ganadores en algún momento, los enoja hasta el punto de empujar al otro y decirle en tono muy grave, tonto tú. Pero al parecer ese que se nos pone al frente agitando su imperio, de tonto no ha tenido un pelo. Ha impuesto más bien perverso sus términos y no sólo a sangre y fuego, sino con la seducción de quien puede cumplir, al menos en algún grado, con la promesa del progreso y del placer en la cual todos operan. Ni tontos ellos ni tontos nosotros. Sino todos hijos de una época, muy difícil de esquivar y mucho más difícil de cambiar.