Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo

19 sept. 2018

Septiembre

Fesal Chain 

¿Cuánto te cansa septiembre
los primeros veinte días, los primeros veinte años
cuánto?
y mientras tanto qué,
sudores encamados, caminata en calle seca
con esos perros en leva rondando
turbaciones, alergias, tos y cigarros
tu desnudez, lo que queda de mi cuerpo,
ya ves, ha pasado más tiempo todavía
casi medio siglo
y entre el comienzo y este día
qué,
más alergias, más tos y estos cigarros
masturbaciones endémicas
tu desnudez  y lo que queda de mi cuerpo
sin andamios.



2 sept. 2018

Ritual

Fesal Chain

Alrededor del retorcido quintral
absorviendo la savia del árbol ya muerto
me coloco la máscara Kollón
con mis dedos pinzas de niño
para beber en el cántaro Metawe
el ñiachi de todo mi sur acuchillado.



1 sept. 2018

Allende por Allende

Del libro Salvador Allende. Pensamiento y Acción. Coordinadora: Frida Modak.
(Elaborado con fragmentos de sus intervenciones. F. M.)



Pertenezco a una familia que ha estado en la vida pública por muchos años. Mi padre y mis tíos, por ejemplo, fueron militantes del Partido Radical, cuando este era un partido de vanguardia. Este partido nació con las armas en la mano, luchando contra la reacción conservadora. Mi abuelo, el doctor Allende Padín, fue senador radical, vicepresidente del Senado y fundó en el siglo pasado la primera escuela laica en Chile. En aquella época fue, además, serenísimo gran maestro del orden masónico, lo cual era más peligro que ser hoy militante del Partido Comunista.

Bien pronto, pese a pertenecer a una familia de la mediana burguesía, dejé la provincia, Valparaíso, y vine a estudiar medicina a Santiago. Los estudiantes de medicina, en aquella época, se encontraban en las posiciones más avanzadas. Nos reuníamos para discutir los problemas sociales, para leer a Marx, Engels, los teóricos del marxismo.

Yo no había frecuentado la universidad buscando ansiosamente un título para ganarme la vida. Milité siempre en los sectores estudiantiles que luchaban por la reforma. Fui expulsado de la universidad, arrestado y juzgado, antes de ser médico, por tres cortes marciales. Fui liberado, enviado al norte de Chile y después comencé en Valparaíso mi carrera profesional.

Tuve muchas dificultades, porque aunque fui un buen estudiante y me gradué con una calificación alta, me presenté, por ejemplo, a cuatro concursos en los que era el único concursante y, sin embargo, los cargos quedaron vacantes. ¿Por qué? Por mi vida estudiantil.

En Valparaíso tuve que trabajar duramente, en el único puesto que pude desempeñar: asistente de anatomía patológica. Con estas manos he hecho mil quinientas autopsias. Sé qué quiere decir amar la vida y sé cuáles son las causas de la muerte. Terminado mi trabajo de médico, me dedicaba a organizar el Partido Socialista. Yo soy el fundador del Partido Socialista de Valparaíso.

Me enorgullece haber mantenido, desde cuando era estudiante hasta hoy, una línea, un compromiso, una coherencia. Un socialista no podía estar en otra barricada que en aquella en la que yo he estado toda mi vida.

En verdad tuve influencia, en mi formación, de un viejo zapatero anarquista que vivía frente a mi casa, cuando yo era estudiante secundario. Además, me enseñó a jugar al ajedrez. Cuando terminaba mis clases, atravesaba la calle e iba a conversar con él. Pero como era un hombre brillante, no sólo me planteaba sus puntos de vista, sino que me aconsejó que leyera algunas cosas. Y empecé a hacerlo. Cuando fui a la universidad, ya había allí una inquietud mayor, y también en esa época los estudiantes de medicina representábamos al sector menos pudiente —no como los abogados—; los abogados, como estudiantes, formaban parte de la oligarquía. Aquí hay tres abogados chilenos, por eso lo digo.

Además, yo iba de provincia y desde esa época empecé a ver la diferencia que existía en la universidad y en la vida. Como médico, las cosas se me fueron haciendo mucho más claras. No soy un gran teórico marxista, pero creo en los fundamentos esenciales, en los pilares de esa doctrina, en el materialismo histórico, en la lucha de clases. Pero pienso que el marxismo no es una receta para hacer revoluciones; pienso que el marxismo es un método para interpretar la historia. Creo que los marxistas tienen que aplicar sus conceptos a la interpretación de su doctrina, a la realidad y conforme a la realidad de su país. Por ejemplo, yo era tan marxista como ahora, en el año 1939, y fui, durante tres años, ministro de Salubridad de un gobierno popular. Soy fundador del Partido Socialista, que es un partido marxista, y llevo dos años en el gobierno. Pero ya lo he dicho: no soy presidente del Partido Socialista, ni mi gobierno es un gobierno marxista.

Yo he sido candidato cuatro veces: en el ’51, para mostrar, para enseñar, para hacer comprender que existía un camino distinto de aquel que estaba establecido, incluso por el Partido Socialista, del cual yo, a partir de ese momento, fui expulsado por no haber aceptado esa línea. Expulsado del Partido Socialista, entré en contacto con un Partido Comunista que estaba en la ilegalidad. Y así nació el embrión de lo que es hoy la Unidad Popular: la alianza socialista-comunista. Un pequeño grupo socialista que yo representaba y los comunistas, que estaban en la ilegalidad.

En el ’51, recorrí todo Chile sin ninguna ilusión electoral, pero para decirle al pueblo que la gran posibilidad consistía en la unidad de los partidos de la clase obrera, incluso con partidos de la pequeña burguesía. La fuerza de esta idea, nacida en el ’51, se manifestó de manera poderosa en el año ’58.

En el ’58 yo perdí las elecciones por 30.000 votos. En el ’64 hubiéramos vencido, si hubieran sido tres los candidatos. Pero el candidato de la derecha, que era radical, prácticamente se retiró, y quedamos el señor Frei y yo. Y la derecha apoyó a Frei. Con esto quiero subrayar que por tantos años yo he tenido un diálogo constante y permanente con el pueblo a través de los partidos populares. Y en esta última campaña organizando los comités de la Unidad Popular en cada fábrica, en los cuarteles, en las calles, en todas partes habíamos formado comités; escuelas, liceos, industrias, hospitales. Estos han sido los vehículos, los contactos, los tentáculos del pensamiento de la Unidad Popular con el pueblo.

Es por ello que, aunque los medios de información eran tan restringidos, pudimos alcanzar esta victoria de hoy. Se puede usar aquí una expresión no política, pero clara: la cosecha de la victoria es fruto de la siembra de muchos años.

En el año 1958 el FRAP —que entonces se llamaba así: Frente de Acción Popular— venció en la votación masculina. Yo vencí en la votación masculina y perdí en la de las mujeres.

En 1964, pese a que Frei fue apoyado por los sectores de la derecha, en el voto masculino quedamos en igualdad. Pero él me ganó, por un porcentaje muy elevado, entre las mujeres. Después de eso, en el ’70, la verdad es que Alessandri y Tomic habían obtenido más votos que yo en proporción, en el sector femenino. Yo triunfé de lejos, entre los hombres.

Ahora, en el ’58, las condiciones eran distintas. La Unidad Popular, en aquella época, era representada sobre todo por socialistas y comunistas. Y aun si hubiéramos ganado —gracias al voto masculino— la composición del Congreso era distinta de la actual. Los partidos Conservador, Liberal y Radical eran la mayoría. No había ninguna posibilidad, aun con el apoyo demócrata-cristiano, de que yo venciese al Congreso.

Todo, absolutamente todo, estaba dispuesto en Chile de modo tal de asegurar la victoria de Alessandri. Además, existía una tradición según la cual el Congreso siempre ratificó a quien venciera en las elecciones. Se imagina cuan difícil era suponer que un Congreso en el cual no teníamos la mayoría hubiera podido romper con esta tradición, para elegir —en el ’58— un candidato socialista apoyado exclusivamente por el Partido Comunista. Si nosotros hubiésemos lanzado al pueblo a la lucha, se habría desatado una represión violenta. Aunque es cierto que el presidente Ibáñez personalmente expresó simpatía por mi candidatura, no intervino ni me apoyó decididamente. Ni yo le pedí eso. No había ninguna condición, ninguna posibilidad concreta.



Ahora, sí creo que hemos demostrado conciencia política. Aquella misma noche yo les dije a los trabajadores que habíamos perdido una batalla, no la guerra. Y debíamos seguir preparándonos. Creo que este precedente, entre otros, es lo que ahora me permite tener autoridad moral. La gente sabe que soy un político realista y que, además, mantengo las promesas.

Hace más de 30 años, me correspondió participar en forma activa en la erección del Frente Popular, movimiento unitario de izquierda que con el sacrificio de legítimas aspiraciones de los partidos de la clase obrera —como el Socialista—, hizo posible el triunfo del presidente Pedro Aguirre Cerda, en cuyo gobierno tuve el honor de ser ministro de Salubridad, como personero de mi colectividad.

En 1952, en momentos difíciles para la clase trabajadora y sus colectividades políticas, enfrenté la dura tarea de encabezar un movimiento de esclarecimiento ideológico, asumiendo su representación en una contienda sin posibilidad alguna de buen éxito electoral.

En 1958 y en 1964, fortalecido ya el proceso iniciado en 1951, me correspondió personificar al Frente de Acción Popular en dos campañas presidenciales, que si bien no culminaron en la conquista del poder, contribuyeron de manera decidida a esclarecer y ampliar el proceso revolucionario.

El esfuerzo para unificar los partidos populares tiene ahora importancia aún más relevante. La Unidad Popular se plantea como la alternativa de un gobierno diferente; es la conquista del poder para el pueblo, precisamente después que el país ha experimentado el fracaso del reformismo demócrata-cristiano y aún están a la vista los resultados del anterior régimen, inspirados ambos en el capitalismo tradicional.

El panorama internacional nos señala la urgencia de enfrentar la intromisión imperialista, cada día más insolente y traducida en el fortalecimiento de las fuerzas represivas y contrarrevolucionarias, y de la cual es gráfica demostración el informe del gobernador Rockefeller.

Bolívar decía: “Los Estados Unidos quieren sujetarnos en la miseria en nombre de la libertad.” Y Martí ha dicho frases mucho más duras. No quiero repetirlas, porque en realidad yo distingo entre el pueblo norteamericano y sus pensadores, y la actitud —a veces transitoria— de alguno de sus gobernantes; y entre la política del Departamento de Estado y los intereses privados que han contado con apoyo norteamericano.

En realidad, la doctrina Monroe consagró un principio: “América para los americanos.” Pero éste no ha sido efectivamente observado, porque en América del Norte hay un desarrollo económico que no hay en Centro y Sudamérica. El problema no ha sido resuelto sobre la base de igualdad de intereses, de comunidad de intereses. Defender el principio de “América para los americanos” a través de la doctrina Monroe ha querido decir siempre “América para los norteamericanos”.

Conocemos bien el drama de América del Sur, que siendo un continente potencialmente rico, es un continente pobre, fundamentalmente por la explotación de la cual es víctima por parte del capital privado norteamericano.

Nosotros luchamos fundamentalmente por la integración de los países latinoamericanos. Creemos que es justo el camino indicado por los padres de la patria, que soñaron la unidad latinoamericana para poder disponer de una voz continental frente al mundo. Esto naturalmente no impide que miremos no sólo con simpatía sino también con profundidad el significado de la presencia del pensamiento del Tercer Mundo. Podría sintetizar mi pensamiento diciendo que luchamos, antes que nada, por hacer de América un auténtico continente en sus realizaciones y por ligarnos cada vez más a los países del Tercer Mundo. Es claro que creemos que el diálogo es fundamental. Los pueblos como el nuestro luchan por la paz y no por la guerra. Por la cooperación económica y no por la explotación. Por la convivencia social y no por la injusticia.

Si el hombre de los países industrializados ha llegado a la luna, es porque ha sido capaz de dominar la naturaleza. El problema es que, si bien es justo que el hombre ponga los pies sobre la luna, es más justo que los grandes países —para hablar simbólicamente— pongan los pies sobre la tierra y se den cuenta de que hay millones de seres humanos que sufren hambre, que no tienen trabajo, que no tienen educación.

Por eso pienso que el hombre del siglo XXI debe ser un hombre con una concepción distinta, con otra escala de valores, un hombre que no sea movido esencial y fundamentalmente por el dinero, un hombre que piense que existe para la fortuna una medida distinta, en la cual la inteligencia sea la gran fuerza creadora.

Quiero decirles que tengo confianza en el hombre, pero en el hombre humanizado, el hombre fraterno, y no el que vive de la explotación de los otros.

La tarea que tiene ante sí la Unidad Popular es de tal urgencia histórica, que, si no se cumple con prontitud, incontenibles tensiones sociales arrastrarán a Chile al caos, como consecuencia del fracaso del sistema. Hasta un ciego puede ver las proyecciones y el significado que han tenido y tienen las huelgas del Poder Judicial y del regimiento Tacna. La hoguera de rebeldía juvenil no se apaga sino con su presencia activa y creadora en la construcción del socialismo.

Si los partidos que reivindican para sí la responsabilidad de vanguardia no son capaces de cumplir adecuada y unitariamente su papel revolucionario, surgirán en forma inevitable la insurgencia desesperada o la dictadura como proyección de la insuficiencia cada vez más notoria del régimen.

No es el camino de la asonada, sin conducción política responsable,la solución que puedan sustentar los verdaderos revolucionarios. Luchamos por crear el más amplio y decidido movimiento antiimperialista, destinado a que se cumpla la revolución chilena. Los emboscados que hubieran podido llegar hasta nosotros, serán aplastados por la clarividencia revolucionaria del pueblo. No somos sectarios ni tampoco excluyentes; somos y seremos, sí, exigentes, para que en Chile el pueblo no aparezca burlado en sus ansias de independencia económica y política. La dictadura contrarrevolucionaria no será capaz, por cierto, de abrir posibilidades al país ni de acallar, por el imperio de la fuerza, la legítima rebeldía de los chilenos altivos y combatientes.

El cuadro nacional nuestro es muy claro. La frustración se expresa desde el intelectual al campesino, y la juventud busca tácticas de lucha que señalan su decisión de desafiar resueltamente el actual estado de cosas, aunque aquellas no sean las más convenientes para el desarrollo orgánico del proceso revolucionario. Quienes tenemos serias responsabilidades en el movimiento popular y hemos fundido nuestra suerte con la suya, nos hallamos más obligados aún para sumir una actitud de desprendimiento y de consecuencia moral.

Personalmente, sólo aliento un anhelo íntimo: que vaya donde vaya, esté donde esté, seguiré siendo para el pueblo el “compañero Allende”.


12 ago. 2018

Nuestra aristocracia

Fesal Chaín

*
Tengo Cartas en mi casa llenas de borrones, un poco sucias, arrugadas y también ciertas Cartas, que forman mi propia aristocracia, la de haber combatido a la noche más oscura de Chile.

**
Somos seres humanos llenos de errores, pero tenemos algo precioso que guardamos como un tesoro en nuestro pecho,resistimos y luchamos contra el genocidio, por amor.

***
Nuestros muertos vuelan sobre las cabezas de sus verdugos.

****
¿Te acuerdas cuando niño que escuchábamos sobre chilenos y chilenas que desaparecían, así sin más, como evaporados de las calles? ¿Te acuerdas?

*****
Tener 12 años y encontrarte con una foto del gran Luis Navarro, de Hornos donde fueron enterrados campesinos chilenos, fue una de las experiencias mas duras de mi vida de niño, ahí me prometí que cuanto antes haría lo posible para que la dictadura acabase.

24 jul. 2018

El Peluquero

Fesal Chain

Durante dos semanas pensé que mi peluquero había muerto, pues iba y no estaba y se veían los sillones antiguos, las tijeras, las máquinas demasiado ordenadas. Luego el hombre del kiosco me dijo que sí, que efectivamente había muerto, que se lo habían contado los funcionarios de impuestos internos que trabajaban cerca y se atendían con él. Hoy fui de nuevo a la peluquería, para ratificar la historia y despedirme del lugar o algo así, a pesar que mi mujer me dijo en el colectivo que lo dejara descansar en paz. Pero al llegar, él estaba ahí, me abrió la puerta de vidrio y me cortó el pelo, como lo viene haciendo hace ocho años. Mientras lo hacía yo me sentía en Comala, y que el fantasma del peluquero había vuelto para despedirse de mi. Luego salí y me fui a comprar un libro y mientras le contaba todo la historia al librero, se acercó otro cliente y me dijo, no, el fantasma es usted.


23 jul. 2018

Un fusil o una bomba

Fesal Chain

Recordaba los tiempos en que iba al pueblito, ese de artesanos, a comprar libros, no todo tiempo pasado fue mejor, ese fue de mierda, pero había una mesa, se tomaba nescafé en el patio de tierra, no express y la librería estaba atiborrada de ediciones Era. La época, de mierda como te digo, plagada de muertos, pero en el aire se respiraban promesas, yo elegí dos libros: Imágenes de Lenin de León Trotsky y Nicaragua tan violentamente dulce de Cortázar, me los encaleté debajo del chaquetón y salí mirando para todos lados, como quien lleva un fusil o una bomba.



22 jul. 2018

No he cambiado ni lo haré nunca

Fesal Chain

"La vida no vale nada
si escucho un grito mortal
y no es capaz de tocar
mi corazón que se apaga".

Pablo Milanés

Los que quieran ver un cambio político en mí, les aviso que no lo es. Tengo los mismos valores y esperanzas que cuando tenía 15 años, más bien lo que he ido construyendo en más de tres décadas es el ser ser humano que deseo. No soy yo quien ha cambiado, sino ustedes. No sé cuando comenzó el tiempo en que los muertos, los torturados y los desaparecidos comenzaron a ser un fundamento de vuestra visión del mundo. No sé cuando una caravana de la muerte como en los pueblos y ciudades de Nicaragua, como así le llaman a los paramilitares, es más deseable que aquella caravana de la muerte que asoló Chile hace 45 años. No sé cuando fue que sobre las víctimas se comenzó a construir la justificación de vuestros sueños. Quizás empezó cuando los otros se convirtieron en gusanos, o en guarimberos o ahora en demonios terroristas, quizás fue en el gulag de vuestras buenas intenciones y añoranzas. Por mi parte les aviso que no he cambiado nada. Sigo creyendo en la soberanía del pueblo, en su alegría, en su potestad por sobre ustedes y sus ídolos con pies de barro. No he cambiado ni lo haré nunca para ser parte, desde el halo de vuestra superioridad moral y supuesta bondad, de la tropa podrida de los verdugos del mundo.

21 jul. 2018

Cancerbero

Fesal Chain

Oye niño cuerpo
siempre ha triunfado el cancerbero
oye niño, escucha como chasquea su cola serpiente
siente en tu nervadura el sonido
de su cola serpiente, quizás llegue a tu alma,
huele sus tres hocicos
que permiten bailar a los muertos
que permiten que los vivos se pudran,
oye niño material, aprende
el perro infernal ensangrentado
siempre gana.


18 jul. 2018

La vida de los otros

Fesal Chain

Porque la vida de los otros
es mucho más que un papel
timbrado
pon ahí tu firma, ahí, ahí,
porque la vida de los otros
es más que un rugir de gato mojado
desde un micrófono
en tu mullido sillón y cortinaje
declara, declara, así está bien,
porque la sangre de los otros
es más que un afiche y gestos
en tu pieza guarida pelo revuelto
al viento de la ventana
grita, grita entre cuatro paredes, bien,
porque la vida de los otros es bastante más
que sólo tus muertos y dolores
se trata de los otros
pupila al centro de los otros.


17 jul. 2018

Como si fuera Guillén

Fesal Chain

El indio
junto al mortero.

El carnicero
sobre Monimbó.

La tierra
bajo el cañaveral.

¡Sangre
que se nos va!


15 jul. 2018

Un gobernar bestiado en Belcebú

Fesal Chain

Las luces se prenden y se apagan
los cerros son un animal herido
tirado ahí lomo crepuscular
y yo pensando en ti Nicaragua
sueño mío "trenzado al habitar"
en ti que no has sido más
que "un gobernar bestiado en Belcebú"
un animal herido
con su hocico sorbiendo el mar Caribe
cual perro moribundo mojado el quiltro
cual gaviota por las calles reventada
tirada ahí
sin alas.





14 jul. 2018

Carta a los comunistas de Chile


Fesal Chain, escritor


"Un millón de horribles retratos
de Stalin cubrieron la nieve
con sus bigotes de jaguar. 
Cuando supimos y sangramos
descubriendo tristeza y muerte
bajo la nieve en la pradera
descansamos de su retrato
y respiramos sin sus ojos
que amamantaron tanto miedo...".
Pablo Neruda

Desde la década de los 80’ fui muy cercano a los comunistas. Me sentí solidario con sus derroteros y de sus luchas. En la medida de mis capacidades colaboré desde sus rebeldías para terminar con la dictadura. En plena caída del muro de Berlín, comencé a tener una relación más cercana, pues me parecía que realizaban el preciso contrapunto crítico a una centro izquierda incapaz de romper con la herencia ultra derechista. Y ya desde el año 2006, me uní formalmente a sus filas.

Nunca fui ingenuo con la posición del partido sobre los socialismos reales o los llamados socialismos del siglo XXI, pero valoré mucho más su proyecto de construcción en nuestro país, que lo distinguió por sobre cualquier intento dictatorial. Por otra parte, siempre me resultó paradojal que quienes junto a Allende y la Unidad Popular habían sido capaces de implementar nuestro proyecto en democracia, pluralismo y libertad, en el ámbito internacional se hubiesen apegado en los tiempos de la guerra fría a regímenes totalitarios y que, en situaciones de represión, los hayan justificado o analizado acríticamente.

Pero ha corrido ya demasiada sangre bajos los puentes de los estalinismos y de los fascismos, como para no tener hoy una posición clara y frontal en torno a la preeminencia de los derechos humanos y de la democracia en el mundo. No es permisible una dualidad valórica y política entre el proyecto democrático nacional y los apoyos internacionales. Nunca he estado y tampoco estoy en el presente, disponible a ningún tipo de silencio, justificación o racionalización de lo que considero políticas criminales de cualquier gobierno, sea cual sea su tinte ideológico, como han sido los casos de Venezuela y de Nicaragua con la represión indiscriminada a su población por parte de agentes del Estado y paramilitares. Frente a este terrorismo de Estado, el partido ha tenido una actitud ambigua o de llamados abstractos a la paz, al igual que gran parte de la izquierda chilena, incluyendo a los nuevos conglomerados.

Dado lo expuesto, he presentado mi renuncia al partido COMUNISTA DE CHILE en el Servicio Electoral, con la esperanza de que en algún momento del siglo que nos interpela, sus militantes y también los militantes de la izquierda, lograrán discutir sobre la coherencia entre el proyecto democrático en Chile y la obligatoria repulsa a cualquier socialismo autoritario, militarista o de corte estalinista y genocida, en un mundo donde la justicia contra los crímenes de lesa humanidad y el estatuto de la democracia se han globalizado. Como dijera nuestro Presidente mártir Salvador Allende, "pocas veces los hombres necesitaron tanto como ahora de fe en sí mismos y en su capacidad de rehacer el mundo, de renovar la vida".




9 jul. 2018

Simples cosas

Fesal Chain

Hablemos de algunas cosas
simples cosas
como las de hoy
cuando me subí al árbol
a sacar los frutos maduros casi podridos
y se desgajó una rama enorme
que al separarse del tronco
hizo un ruido similar
al de un hueso que se astilla
mientras el mar chocaba iracundo
contra pequeños botes multicolores
y la rama continuaba su curso
sola muy sola rodando por el abismo
mientras yo miraba todo en cámara lenta
colgando como un hombre que se despide
deseando olvidar las noticias
tú sabes, los muertos
la sangre estallando frente al lente
o el torso perforado de otro hombre
en una calle vacía.




8 jul. 2018

Ojos de Horus

Fesal Chain

Carlos Fonseca Amador
Pedro Joaquín Chamorro
Arlen Siu la chinita
se revuelven en sus tumbas
se desgarran en sus tumbas
lloran en sus tumbas
la ignominia del pedófilo y la bruja enjoyada
el matadero monumental que han hecho
de Managua, de la Masaya heroica
de Carazo, de Matagalpa, de Jinotepe
rodeadas de perros enmascarados
en camionetas Hilux bramando
discursos de paz y amor
envolviendo sus metralletas y risas sardónicas,
Fonseca, Chamorro y Siu
tirándose los pelos
comiéndose las uñas en sus tumbas libres
por los más de 300 asesinados
por los más de 160 desaparecidos
por los más de 2500 heridos en cabeza
estómagos y muslos
del marrano y su marrana
aferrados al poder de las catacumbas
al poder hediondo de la sangre
al poder pútrido de sus pellejos
declamando desde el azufre
el socialismo cristiano y solidario
que cuelga como tumor de los árboles metálicos
de la muerte,
con sus oscuros ojos de Horus
que todo lo vigilan.




6 jul. 2018

Escondido del mundo

Fesal Chain

Ha pasado poco tiempo desde la muerte de Parra, pero hoy dadas mis actuales circunstancias, lo entiendo cada vez más. Ayer me miraba en la cocina, preparando garbanzos y escondido del mundo con ropa vieja y un sombrero ridículo.También escribiendo, por cierto. Veía por la ventana los árboles, los gatos y el perro, y sobre todo el viento, aunque alguna gente crea que no se ve. Salí a comprar y un tipo borracho me habla del sombrero y yo le digo que lo encontré botado y me retruca "ah, ese sombrero le cayó del cielo".


29 jun. 2018

Nicaragua y la Izquierda

Fesal Chain

Especial para SITIOCERO y  CONFIDENCIAL de Nicaragua

Los mismos que ayer justificaron la represión madurista y que afirmaban que los más de 150 muertos fueron responsabilidad de los manifestantes, son los que ahora dicen que la represión orteguista con más de 200 muertos, sería producto de bandas de delincuentes armados por la oposición. No admiten que la policía y los grupos paramilitares armados por el régimen, son los criminales de un pueblo movilizado pacíficamente, o que usa como mucho, armas de fabricación casera y barricadas...

CONTINUAR EN EN ESTE LINK


Qué manera

Fesal Chain


Qué manera
de andar con botas de cuero y metal
con la mano marcando la mejilla del otro
sus espaldas y muslos
qué manera
de clavetear con tu martillo al niño
en madero ajeno
qué manera
de darle razón a los fariseos
a los señores de la ley
y a los que se lavan en vasija de oro
qué manera
cuando pudiste regar el jardín
hacer llover leche y pan
y acariciar
qué manera.


25 jun. 2018

Nicaragua tan violentamente amarga

Fesal Chain

Estoy cansado es tarde
muy tarde en Chile,
pero no puedo dejar de pensar
en Teyler Lorío Navarrete
de catorce meses.
“Era inocente
y lo mataron los malditos”,
sollozaba la abuela.
No puedo borrarme
de mi cabeza
la imagen de su cabeza reventada.
“Era un niño que no sabía nada.
No tenía culpa de nada y lo mataron”,
murmuraba su tía con dientes apretados.
No puedo dejar de verlo
en su pequeño ataúd blanco
abierto al cielo de Managua.
“Despertate. ¿No querés tu chichita?"
lloraba la madre acurrucada en el niño,
mientras el abuelo deseaba revivirlo
poniendo en su pecho
el peluche tigre de colores con el que jugaba.
“Justicia, justicia, justicia”, gritaban en barrio
durante el negro sepelio.
Y yo tan lejos, tan lejos
no puedo borrarme su imagen,
ni dejar de verlo en su ataúd blanco
abierto al cielo de Managua.


20 jun. 2018

Un tal Robert Allen

Fesal Chain

En esta casa que casi siempre anda mal de la cabeza
se ha sentado de nuevo en mi mesa el tal Robert Allen,
le comento sobre un mundo de paz y él me vomita
que no hay política,
entonces maldigo y él carcajea cerrando un ojo y con los codos sobre la mesa
me pregunta qué tanto me preocupa todo
que ya deje de hablar de miserias
que abandone los libros, en especial ese que tienes ahí muchacho
el del tal Malraux,
que no importan las tumbas ni los rufianes
ni los excéntricos o los delatores
ni el cómo deberían ser las cosas, deberían, deberían
estás atiborrado de deberes muchacho
no hay política y a ti te han estropeado la cabeza
me dice,
yo entonces pierdo la calma, aunque nunca la he tenido
y hablo de principios con el brazo en alto
con la palma sobre todo el rostro
de Robert Allen,
bah, bah no hay política me repite burlón
aunque la tierra esté baldía o plagada de pobreza
y me pregunta ¿qué eso de los cambios?
también existe la vaciedad sagrada ¿acaso no lo sabes?
sí, la santidad vacía muchacho,
y tu casa está sucia
tu pieza apesta
tu entrada se derrumba
y la sangre de los animales muertos
se está secando en la ladera del cerro,
yo le digo que nada es perfecto
y el me retruca que no hay política.


18 jun. 2018

Mi estadía

Fesal Chain

Cómo será mi estadía
mi muerte o mi triunfo,
sólo Lucifer lo sabe
sí, sólo él lo sabe,
camino recorrido entre diamantes
y óxido
como un semita más
que no adora a Satán,
en tanto en el castillo no hay osos
sí perros, gatos
y pájaros por doquier,
árboles que gritan al cielo
en busca de esos ángeles
que no llegan nunca,
que no arriban
al jardín de la fruta madura.