Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo
La Patria Dibujada. El Niño Rodríguez

26 nov. 2008

No cesaré

Nunca cansado
nunca desposeído
de toda la voluntad
arraigada acá
en el centro de este centro
capital
nunca encerrado
ya de alas rotas
o penas en una pieza
cerrada

Escucha/nos


Tu ahí,
cuánto camino 
brazos en ángulo recto
cabeza al lado no gacha
cuántos relojes en la cruz mayor
y tu desnuda transpiración
y la exhalación gutural
hiel del tiempo sin medida 
cubriendo al mundo
cuánta sangre recorriendo ríos
y tus ojos calmos
sobre la frescura de la raíz
y de  las algas
tu escucha/nos
esta es
plegaria para levantar la casa
sobre la roca más bella
escucha/nos
que nosotros ya en ti
y tú sin llorar






24 nov. 2008

Junto a la danza de las libélulas


Diles bribón

Que mientras tu en festines (…)
Pensativo, febril grave
Mi pan rebano en solitaria mesa
José Martí



Cuando veo
A la mujer
Con su sonrisa débil
En la sala repleta
De almas y materia
Cuando veo a aquel hombre
Que desea ordenar
Su vida, rehacer su vida
Que el número progrese
A los ancianos pequeños
A la Medusa y un ojo mágico
Que ríe sobre mi frente
Al carismático y al evidente
Buen hombre
Cuando alzo mi cabeza al azulísimo cielo
Y a la voz que viene
Graznando del Cernícalo fiero
Junto al viento
Del estrecho pasaje y su música
Abandonado a la bárbara ciudad
Cuando me veo
Enfrentándome a mí mismo
A mis reflejos en el suelo
A mis sombras y breves destellos
Vuelvo al niño que fui
Vuelvo a la provincia eterna buena
A las enormes rojinegras flameando
En la anchura de la morena piel
A los hermanos antiguos brillantes
Y a mi timidez escondida entre las voces
Y entonces callado en la sala repleta
Mirando al Santo de la pobreza
Y a todas las almas a rabiar
Retorno una y otra vez sin desearlo
Al tiempo de mis ojos redondos
Que como polcas de piedra
Miraban deseosos al pueblo
Caminar y caminar entre temporales
Y vuelvo, vuelvo, revuelvo
A esa Belleza que quiero olvidar
Que me llama y me viene a buscar
Y que me hace soñar…(1)



(1) De Mecánica Popular, La danza de las libélulas

22 nov. 2008

No proviene mi fé

No proviene mi fé
de preciosos altares
de cristos muertos
de funcionarios
de un dios estático
rodeado de joyas y vitrales.
No proviene mi ira
de la negación al diferente
ni a aquel que descree
de la comunión de los hermanos.
Insufla la ira mi cerebro
cuando los mercaderes
del templo en búsqueda ostentosa
y con cantos de sirena y rojas bocas
trocan el amor por tintineos.
Cuál es mi fé señor
no sólo en ti
no sólo en ti...

18 nov. 2008

Literaria




Acaso la literatura, es un viaje hacia uno mismo, un viaje a las contradicciones, a los dolores y logros también. Pero no es solamente eso. Es también una comunión con el otro, al decir de Vargas Llosa el escritor es un Hablador, la voz de la tribu. O como lo dice hoy el Subcomandante Marcos en relación a la actividad de la nueva política desde abajo, un Traductor. El hablador de la tribu, el traductor, el que viaja a su interior, pero no se queda allí, viaja como un periplo de todos y todas hacia sí mismo, para el encuentro de todas y todos en la comunidad. Porque la literatura no es meramente un Psicoanálisis o un ir y venir al padre y a la madre, fuga o constitución de la fortaleza central como lo afirma Deleuze. Viaje a la Mujer o al Hombre, viaje al Negro del mundo o al Blanco supuestamente elegido. Y también lo es. Un hablador, un traductor de la tribu, un viaje a sí mismo como viaje de cada uno para el encuentro final, un ir y venir desde la fuga a la fortaleza y de la fortaleza a la fuga. La literatura como subversión, la literatura como develación, la literatura como sacar el cadáver familiar, comunitario y social de la buhardilla de la casa antigua, como en las películas El Orfanato o La celebración.

Bueno esta reflexión es para situar/me y situar/nos. Escribiré sobre el Sur, sobre Liquiñe y Neltume como eje, como el niño que fui, como el hombre que soy, como el hijo que fui y soy, como el chileno que ha elegido su camino y a sus acompañantes en el dolor, en la solidaridad y en la construcción del mundo nuevo, desde abajo y a la izquierda, desde la palabra y el corazón. Escribiré sobre todo mi sur como una manera de venganza en la palabra, como una manera de amor  en la palabra, como una manera de destruir el pasado y construir el no lugar,la tierra prometida que existe en los pliegues del infierno. 

De a poco, las piezas de la obra en construcción irán calzando como pedazos de madera en una mesa cercana al fogón, tanto en este espacio de creación, como en mis obras desperdigadas, en cada poema, en cada novela en cada ensayo, en cada conversación. Porque si podemos sobre/vivir al intento de la disgregación social y del individuo en su unidad, podemos alzarnos sobre la barbarie y comenzar a andar, para llegar a la vida. Con la palabra y en ella, por los siglos de lo siglos, así sea.

17 nov. 2008

Todo mi Sur




Por el ventanal alargado
Todo mi sur
Golpeado por el granizo
Pequeñas esferas blancas
Que se manchan de barro
En el patio, sobre el limón,
sobre la huerta
Mi madrina en la cocina a leña
Rellenando zapallos,
Hojas de parra
Horneando el cordero
Con su silbido al respirar,
Sentada junto al mate
(Me acuerdo cuando echábamos
Cáscaras de pomelo a la chimenea
Y chisporroteaban como guatapiques
En año nuevo, mientras
Los hombres jugaban a las cartas)
Mi padrino, fuma, tose y camina
A lo largo del mesón
Se afirma en él, estira las telas
Y las recoge con sus manos enormes.
Sur, tiempo ido
No sabíamos que en él también vivía el malo
No sabíamos que cortaría músculos
Carne, huesos y enterraría
En la tierra mojada a los campesino vivos
En la fiesta de sangre y lágrimas
En la selva de nalcas y de monjas.
Sur, tiempo ido
Nuestra casa arriba del camión y los cuerpos
Flotando en las desembocaduras de los ríos
Apretados bajo los puentes
Y los soldados paseando sus tanques
Apuntando a los vecinos
Que ya no volverían más
Sur, a veces tan quieto
De comida con hormigas
De televisión en blanco y negro
Y jóvenes bailando en plazas
Con sus sonrisas ingenuas
Sur, de cordilleras negras
Minerales, llenas de musgos
Y saltos de agua
Sur de berridos de chivo
Presintiendo la muerte
De largo cuchillo
Y del perro lobo encerrado
En una jaula de madera
Sur del silencio de las noches
Y del humo en arreboles
Sur mi sur
Golpeado por el granizo
Pequeñas esferas blancas
Que se manchan de barro
En el patio, sobre el limón,
Sobre la huerta.

La matanza


Un malentendido. Como cuando me casé con aquella mujer y nos fuimos a vivir a una casona de adobe que sus muros transpiraban un oxido con olor a sangre. Una mañana salí desnudo con un cuchillo a matar a la rubia que sonreía detrás del espejo. La asesiné y limpié el cuchillo en sus pantalones que luego colgué en un patio de naranjos. Entonces corrí a nuestra casa de adobe y subí las escaleras y cerré la puerta fuerte y desperté otro con aquel portazo y mi mujer despertó otra con aquel portazo y entonces un humo azul nos cubrió por completo y nos penetró por ambas bocas y nos llenó de angustia y de un amor cómplice. El mismo malentendido, de aquel filósofo francés que comenzó a estrangular a su almohada mientras dormía y resultó ser su mujer y salió corriendo dando alaridos por las calles de París.

Acirralliv tiene un volcán y un campanario y un tanto lejos pero cerca, muy cerca de mi mente, está la selva de Eñiquil. Era sólo una casa, y un solo camino, todo lo demás, campesinos pobres que compraban mate, azúcar y harina. Cerca, muy cerca, esta vez de verdad cerca, un aserradero, caídas de agua que se veían desde la ventana de la cocina y rugidos de monjas y entretechos llenos de trigo sucio y arañas. Y Carmach llevando a su niño a la matanza, campesinos como ovejas en un camión, campesinos como ovejas en el barro pastoso, campesinos como ovejas desangradas en el barro pastoso, verde moco, verde caca de guagua, rojo sangre de narices, rojo menstruación, rojo mucosas, rojo cuerpos desollados, rojo sorgo, rojos culiaos, corderos rojos, corderos verdes, Carmach y primogénito, rugidos de monjas y ríos y ríos de ñiachi por Eñiquil. Un malentendido... (1)



(1)Fragmento de la Novela El Módulo de Fesal Chain
(2) La fotografía corresponde al Acto de inauguración de la cruz tallada en madera como homenaje a los obreros agrícolas ejecutados de Liquiñe. Escena rural en la montaña en día de lluvia.

A la izquierda le hace falta un Borges

Cuando Samarago
ya viejo
dice que la izquierda
no tiene puta idea
del mundo en que vive
yo
pienso en Borges
y me digo:
Grato es vivir en la amistad oscura
de un zaguán, de una parra y de un aljibe...

16 nov. 2008

Niño de Neltume



Y  la piedra que corriste
de un zapatazo
gira en esta tierra
negra en su periplo
cuando tus ojos
taladran lo microscópico
esos detalles
la maldad en ciernes
que ningún grande ve
cuando la lluvia
acompaña tu bototos
y te refugias en las zarzamoras
llenándote de oscuridad y de lila
temblando en los puentes colgantes
que se mecen
sobre la hendidura del mundo...




13 nov. 2008

Pena pueblo

Pena
pueblo
pena
y llueve acá
al final del mundo
y como en la canción
húmeda mi pupila
también llueve
pena
pueblo
pena

11 nov. 2008

Cuando caminábamos por las iglesias

A mis hijos
grandes pequeños compañeros de la vida.

Cuando caminábamos
por las  iglesias enanas
de techos de tejuelas
yo arrastrando  
mi genuino dolor
y sus manitos 
con miedo al abandono
cuando nos sentábamos
en los verdes bancos de la plaza
o nos acostábamos
en ese pasto amarillo
lleno de minúsculas florecitas
cuando eramos trinidad
y un sólo cuerpo solidario
forjamos
nuestra pequeña familia
en viaje a la estrella prometida
forjamos nuestra  humilde alianza
nuestro amor eterno e indestructible
y el compromiso de caminar
como fuera
cuesta arriba
en la verdad 
de mis errores e ideales
o encantados 
desde la fuerza de la búsqueda 
de ustedes
y asi día a día fuimos
como lobitos buenos
o piratas honrados
dando nuestros pasos
de gigantes
en el mundo al revés
y en la alegría de la vida...





8 nov. 2008

Vamos los señoritos a palacio

Vamos los señoritos
felices a palacio 
marchando encorsetados
camisas blancas y al viento helado
nuestros cabellos ensortijados 
vamos los señoritos tomados de las manos
dialogando a destajo, comiendo y celebrando 
nuestro electoral trabajo, tu me diste cuatro
toma estos cuatro por diez mi amado
tu me diste gran lugar en tus altares
yo te doy mi apoyo y el voto de mis lares
tu me abrazas como un oso
yo me dejo tocar 
y agradecido te encuentro hermoso
es que somos los señoritos
tomados de las manos
abrazados y encantados, 
los nuevos amigos amarrados.


Travesti 3

En el carrefour
me detengo a respirar
me acomodo 
estas medias caladas
que se giran solas
soy un fugitivo
mojado por el aire húmedo
con tus ropas
y tu pintura ajada...

Travesti 2

Me siguen los perros
me huelen los perros
me cuesta
caminar
con estas plataformas
la noche exhuda
un olor agridulce
el universo esta sobre mi
y no habra invitados
para este viaje


7 nov. 2008

Travesti con Amaral




"Una princesa
dormida
en un castillo vacío
al despertar comprendió
que era rodar su destino"



Entonces me pongo tu falda
y tus botas
me delineo los ojos
me pinto de rojo los labios
y arrastro mi traje
las joyas de mi corona
no sirven
para este viaje
...

6 nov. 2008

Postales de familia



A Same Chain, im memoriam

La mano en la cara,
el codo en la mesa
del jardín frío
leyendo a Frank Yerby
o tan sólo
mirando las ligustrinas
como muro amarillo y verde 
sin salida,
envuelto en tu pulcra camisa blanca
de corbata en el jardín
de las hermanas.
Desazón 
en tu frente oscura
de ayer
amargura
en tu vida de ayer
y yo ahí
empujando
fantasías
amante de la vida
creando modelos
para armar
y mientras hablo y hablo
en tu propia cabeza 
llena de canas
un adiós
un hasta siempre...




En la cárcel


Cuando el Ruffo estaba
en la cárcel, 
en ese  pozo de 2x1 
que se le decía cárcel
le llegó de milagro medio lápiz
la parte de adentro no más
de un lápiz
y escribió Cartas para mis hijos,
yo leí aquella de como andar en bicicleta
el Ruffo no podía andar ni 3 metros
en línea recta,
pero se soñaba en la bici con la piba
y le escribía cartas para enseñarle y
hacerla soñar a ella
a su niña de miel.
Yo escucho a Blagietto
un poco triste lo escucho,
yo 
que no estoy en un pozo
y puedo andar
todo el camino
que se me antoje
por la vida que se regala
ya no ando en bicicleta
con mis hijos...



5 nov. 2008

Un poema para Robert Allen Zimmerman


Mira el lago detrás de esta puerta
que no se abre para nadie
no sabes engañarte
mira el agua
que corre por abajo
quieta en la superficie
como el espejo de tu baño
no te puedes engañar
porque no entiendes lo que ves
porque no entiendes lo que hueles
lo que escuchas
no entiendes
y solo quieres creer en la promesa 
y detrás de la puerta 
afuera en la batalla 
no hay batalla 
no hay razones 
no hay palabras 
no hay actos 
y la hoja caerá amarilla 
y un pez tornasol se moverá simulado 
como una de tus manos bajo la llave del lavatorio
enjabonada con glicerina, 
mientras Robert Allen Zimmerman  
te susurra para que no entiendas
como siempre ha sido y será 
pequeño gusanito:
"y yo te digo otra vez
que no hay
política
"

Paráfrasis a Las puertas de la percepción de Moby y Amaral y Huxley


Abre las puertas de la percepción
ábrelas
y por el túnel de tu cerebro entrará
la gárgola reaccionaria
entrarán 
las hordas
de la noche
abre las puertas de la percepción
y sentirás por dentro que todos 
los ángeles se irán 
pensar 
que 
sólo 
quisimos 
vivir.

Textos del Diablo 1

Extracto del Capítulo 
“Éramos en fin, paja molida” 
De la Novela breve La mariposa y la Rebelión 


A veces se juntaban todos y todas, Cronopio, claro está, Araceli, Danielita, la Negrita, Mario, Ricardo, el Chico, Rodrigo, el Chofer, Alejandro y otras y otros, las bailarinas modernas, el indio, la Flaca, el Pablo, la otra Flaca, el Loco, el Cínico Sergio, la Loca, los cabros de la pobla, el Tuerto, la Carmen, el Ricardo, la otra Negra, la Brasilera y tantos y tantas, allá arriba en el cerro, haciendo un revival posmoderno, medio reviente, medio al peo de una Piedra Roja más parecido a un ladrillo rojo fiscal de un Estado que se caía a pedazos. Los del arte, los políticos, los milicos políticos, los volaos, los esotéricos, los clasemedieros, los popularicos, los negros, los rubios, los trigueños, las minitas del ojo, del peda, de valpo, los artesanos, los cesantes, los clandestinos, los públicos, comunachos, mirachos, socios, los mapu, los fulano, los mengano, los sutano, cristianos, ateos, los olorositos, los hediondo a pata, los rebeldes, los paranoicos, los autoritarios, los anarco, los mapuche, los mestizos, los huinca, los locos, los cuerdos, los estalinistas, los trotskistas, los blindados, los rosados, estudiantado de economía, de marxismo leninismo, de tarot y numerología, colocolinos, chunchos, todos arriba del cerro, llegando en Fitos 600, Citrolas, bicicletas, a pata, en micro, a deo, llegando digamos que llegando, llegando a quedarse en una mediagüa de tapas, entremedio de los yuyos, del pastizal quemado por el sol, con el sol pegando en la frente y el costado, tomando pisco, vino blanco en un melón, fumando yerba, cidrines, anfetas, cigarros Life amargos como la hiel amarga, leyendo a Rojas, a Ginsberg, a Lenin, escuchando a Los Jaivas, a Fulano, a los Electro, a Sumo, sobretodo a los Electro y a Sumo, “mejor no hablar de ciertas cosas…, salta en mi cama la mexicana”, a los Inti en el año decisivo, todos sabíamos que algo pasaría ese año, decisivamente ese año, tomando un sol seco alcohólico, “en el horizonte de mi mente se ha escondido el sol, como un recuerdo que me llega de su corazón, ella no existe más, ella es una nube que el viento conquistó” [10]. Entonces el Chico, bendito loco lindo, leía delirante el poema de Rojas a Miguel y el Aullido y el Oh maestro, de la Caída de América “chúpame la verga, maestro” del judío neoyorquino” y los ojos azules de aquella Lucía y el gato blanco en sus brazos y la luna alumbrándola una y otra vez y todos comiendo quequito de yerba y fumando y las tumbadoras del miedo y las “suaves caricias, tiernos desvelos”, y Lucía para todos “era una nube que un beso ardiente derritió”, y para todos “ella ya no existía más” y en el horizonte de la mente de todos y todas se escondía el sol y la Cordillera de los Andes era entonces un macizo negro y los cuervos graznaban sobre las cabezas de los lindos y lindas muchachas y el poeta Alejandro recitaba al endemoniado de turno, el que se quemó su mejilla y decía que era una santa, “te acuerdas chileno del primer abandono cuando niño, te acuerdas chilena del segundo a los veinte años”[11]. El abandono y la Bestia como un Padre del Infierno mirando todo omnisciente, la Bestia castigándonos una y otra vez y todos nosotros aullando una y otra vez, malditas noches, malditas fiestas, malditas huidas, malditos dedos en los malditos culos de las bailarinas modernas, maldita música del desgarro y malditas las tumbadoras y malditas las guitarras y maldita la yerba y maldito los cidrines y malditos todos nosotros, desesperanzados y desesperados y tristes y violentos y sanguinarios y ensangrentados y maldito lo maldito y la guitarra eléctrica que se enreda en tu pelo y malditos los populáricos que se caían de las graderías del Caupolicán y maldito indio empalado y maldito el que lo empaló y nos empalaba por los siglo de los siglos… En el horizonte de nuestra mente se escondía el sol, pequeños niños ricos y pequeños niñas pobres, dominadas todos, en el nombre del Padre, de la Madre, del Hijo y del Espíritu Santo.

[10] Los Jaivas.; [11] Raúl Zurita, de Canto a su Amor Desaparecido.

Textos del Diablo 2

Extracto del Capítulo 
“Parte 3 o Pesadilla de niño 2” 
De la Novela breve Tarde Quemada


Quemante UNO 

(PESADILLA EN DETALLE) METANOIA DE LOS NIÑOS EN NIÑO SAMSA Y METANOIA DE MUJERES DE LA VIDA VUESTRA EN UNA SOLA GÁRGOLA MALDICIENTE Y CÓPULA DE NIÑO SAMSA Y GÁRGOLA MALDICIENTE…

Mientras Padre 1 mira a Niño 1 de reojo, no le habla, no le dice si, no le dice no, no le habla. Y Padre 2 mira a Niño 2, y se cansa y está aturdido con su niño, y preferiría que todo fuera de otro modo, más ordenado, más fácil de sobrellevar con él. Y mientras Padre 3 mira a Niño 3 como un hijo más entre la muchedumbre de otros hijos. Y prefiere dejarlo con la abuela ahí detenido en el brocal o jugueteando en el patio de luz…, Niño 2 parpadea hacia el sueño en la pieza inmensa solitaria y fría de una casa de provincia, ha pasado largo día con el chirriar de la radio y la muerte de la patria en llamas y el sueño lo vence y el miedo lo vence y la triste serenidad que adultos vieron en él no es más que la incertidumbre de lo que le provoca lo que sabe que viene, nada mas, nada mas… Cierra los ojos el pequeño y ve: En la pieza obscura Niño 1 saca su brazo por la manga de la camisa y sale el brazo de Niño 2 con 25 años de antelación, saca Niño 2 su cabeza infantil de la polera de algodón y sale la cabeza de Niño 3 mirando el barrio de comercio y gritos de mujer en el desierto. Niño 2 saca su cabeza por la ventana de la micro aquella y salen los ojos de Niño 1 mirando la provincia llena de musgo y parapetos de hombres armados. En tanto Niño 3 se prepara para poner su pie en la cabeza del prójimo para no ser pisoteado nuevamente. Llegó el nuevo inmigrante llegó desde la franja seca al valle central, de ojos almendrados cabeza larga, pelo atrás ondulado, de nariz hispánica y labios tenues, de tez aceitunada y mimos de bella dama. Niño 1 saca su brazo por la manga de la camisa y sale la pierna de Niño 3 sobre la cabeza de un prójimo enano, abre la boca y su lengua sale por la boca de aquel de ojos almendrados, cabeza larga, pelo atrás ondulado de nariz hispánica y labios tenues, de tez aceitunada y mimos de bella dama, que abre sus piernas y defeca defeca defeca a Niño 2 en el calor de las calles vacías, donde el maldito sol recalienta el cemento, y en donde los árboles no se mueven, y en donde la radio AM chirría todo pasa todo pasará. En aquel sangriento verano del 76, cuando los pastos secos alrededor de los DFL2 no tan nuevos y la pelota vieja pelada, eran el decorado del silencio de las gentes en las calles vacías. Al mismo tiempo y trasponiéndose a las veredas secas de esas calles vacías, Ella sin miramientos, con el vivo temor fecundo a la ciudad grande. La soprano que paseará la voz por los palacios y errante sin padre ni madre, con ojeras nauseabundas marcadas por el primer abandono de padre y madre en sus ojos de hembra sola. Y así turbulenta en su castración, quebrada y rota desde la provincia, huérfana y sin tregua luchando por su pan y su belleza, escondiendo la vergüenza de su laceración que será la herida floreciente de una batalla donde resulte ¿vencedora? o vencida, probablemente vencida en tanto, en la pieza obscura Niño 1 saca su brazo por la manga de la camisa y sale el brazo de Niño 2 con 25 años de antelación, saca Niño 2 su cabeza infantil de la polera de algodón y sale la cabeza de Niño 3 mirando el barrio de comercio y gritos de mujer en el desierto. Niño 2 saca su cabeza por la ventana de la micro aquella y salen los ojos de Niño 1 mirando la provincia llena de musgo y parapetos de hombres armados. Niño no se qué aún, saca su pene-máquina–herramienta y lo hunde en los ojos de Ella u Otra o Mujer quebrada aún, que sin miramientos y con el vivo temor fecundo a la ciudad grande, lo soporta y lo engulle gritando con su voz por los palacios y errante y con ojeras nauseabundas marcadas por el primer abandono de padre y madre en sus ojos de hembra sola, y lo re/envuelve nuevamente entre rodillas y escupitajos. En tanto Niño 3 o no se qué aún, se prepara para poner su pie en la cabeza del Ella o cualquiera aún y con ojos almendrados, cabeza larga, pelo atrás ondulado de nariz hispánica y labios tenues, de tez aceitunada y mimos de bella dama, danza con la futura Gárgola el baile de la despedida y del inicio. Danza del amor/odio. Y entonces Niño 1 saca su brazo por la manga de la camisa y sale la pierna de Niño 3 sobre la cabeza de un prójimo enano y abre la boca y su lengua sale por la boca del de ojos almendrados, y metamorfoseado entra en Ella metamorfoseada en la lucha interminable de generaciones abandonadas y castradas y los dos, ambos en una sola danza de eyaculación y orgasmo se defecan a sí mismos, a Niño SAMSA y Gárgola MADICIENTE en el espejo de la vida, en el calor de las calles vacías, donde el maldito sol recalienta el cemento, y en donde los árboles no se mueven, y en donde la radio AM chirría todo pasa todo pasará, y el nuevo y sangriento verano del 2006, cuando los pastos secos alrededor de los DFL2 no tan nuevos y la pelota vieja pelada, son el decorado del silencio de la gente en las calles vacías. (FIN DEL MAL SUEÑO)

2 nov. 2008

No estoy

Que ya no estoy
que ya me fui 
al espacio 
sideral
de mi imaginación
y ahora
soy el que no soy
no me encontrarás
ni siquiera
me buscarás
porque  soy
el que no nací...




1 nov. 2008

Encarnación de Martí cuando canta Pablo

1
En el viejo barrio Mapocho
caminas
mirando al pueblo errante
y bajo tu paso
que arrastra tierra
y deja polvareda en el aire
piensas 
que vienes de todas partes
y hacia todas partes vas
y que ocultas en tu pecho bravo 
la pena que te lo hiere...

2
Cuando esa destartalada
máquina tomas
y entre la muchedumbre
aprietas tu destino
ves los rostros
mientras 
vas forjando 
los versos
donde crece la luz...

3
O te das la vuelta en la plaza
antigua del siglo
que ya muerto reverdece
y cuando los ojos 
lanzas de llamarada
al cosmos
y  a las manos
y a los pies 
de los que cansan su estadía
te rebelas
te rebelas
y los apareces como deben
como implacables
obreros
que a un féretro de bronce
clavetean.

4
Pero te descuidas
y rebanas seso
como ejercicio de la vida
y te comes las uñas a tarascones
por el siglo que mata
y te escondes
y te tiemblas
y te enfrías
pero sabes que tu verso
es del vigor del acero
con que se funde la espada.

5
Corazón 
que tienes corazón
y feliz expropias fundamentos
los entierras en la masa negra
del mundo,
que ya basta sólo amor
que flota
y sabes que nunca 
dejarás en el olvido
a aquel que nunca te deja.

6
Y te desnudarás 
por la  mañana
y no acapararás nada
no comerás
nada acumularás 
en la lucha que vuela
y vas corriendo
al sol veterano
porque de gorjas son 
y rapidez los tiempos
y amas de pie en las calles 
y entre polvo de los salones 
y plazas.

7
Las hormigas
y las moscas
en turbia
procesión de discursos 
murmullan,
son los que levantan
religiosas letras
y esperanzas banales
y tu desde la ventana 
que evaporada respira
sabes que lo que falta 
es que la aventura falta
y que como liebre asorada
el espíritu se esconde...

8
Porque de niño y joven 
y cuando camino a la vejez
caminas
y desde que en la cama fumabas
la angustia de la tirana vida
desde hace medio siglo
presientes
como intuitiva madre
que tienes sed
mas de un vino que en la tierra 
no se sabe beber
y que no has padecido 
bastante amor 
para romper el muro
que te aparta de tu viñedo...

9
Pero la vida giganta
de pecho duros
la vida se enmascara
en la diferencia
pero no se miente
no se miente
y tú en la empuñadura
tomada  hasta apretar 
uña y mano 
y en ti hecha cuerpo
se  enarbola como mástil
valiente
porque la verdad tiene cetro
y de espadines sabe tu verso.

10

Y entonces, 
niño has de nacer en tu piel dura
ojos de asombro 
para la invención que clama
tomarás la mano de la que amas
y la mano de la muchedumbre 
encabritada
y darás dura batalla
como el sol
quebrando las nubes negras
que en bandas de colores 
la sombra trueca.

11

Y no esperas nada 
trabajas en la organización 
de la vida que viene
que se mezcla con la antigua costumbre
mordida por aún dientes de leche,
poeta de la calle y de la sangre
gritas al mundo sordo
y hieres al enemigo brutal
que nos pone fuego a la casa
y gritas poeta al mundo sordo
entre  las dentelladas
vamos pronto vamos hijo
la niña esta sola
vamos...

12
Y cuando los ojos grises 
lloren de alegría
en plena procesión de besos 
y húmedas
lenguas de maravilla
entonces ese día 
en que este cielo se haga
fuerte para los débiles
que aún cansado el espíritu llevan
serás arpa
y salterio
y sabrás que vienes del sol
y al sol vas
que eres todo el amor
todo el verso.




* en cursiva: extractos de versos de José Martí