Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo
foto Fesal Chain

30 ago. 2009

Paráfrasis a "Pero ya no hay locos" de León Felipe


Fesal Chain

Acaba de resucitar
"aquel manchego,
aquel estrafalario
fantasma del desierto"
jinete imperfecto
vestido de blanca
radiante luz
recorre la comedia
recorre la tragedia
del hombre en ventolera,
y yo, no me callo, aquí,
no me callo
ni me quedo impasible
ni me quedo cuerdo ...

28 ago. 2009

TRES CANTOS A NUESTROS DETENIDOS DESAPARECIDOS


x Fesal Chain


LONDRES 38, CLASES POR LA MAÑANA
A los 96 hermanos y hermanas
de Londres 38



Hago clases al lado
de Londres 38
15 o 18 estudiantes
me escuchan por la mañana,
conversamos sobre el mundo real
conversamos de la vida escondida
tras el mundo imaginario
que nos venden,
mundo imaginario de palabras
mundo imaginario de sombras
y luces centelleantes.

Hago clases al lado
de Londres 38
en la vereda
frente al edifico
hay placas
muchas placas
que son una y otra vez pisoteadas
por los transeúntes,
con los nombres
de los 96 que allí desaparecieron,
la casa está muerta
una placa mayor oxidada
dice que es monumento nacional
lindo monumento abandonado
flor de monumento
mirad la casa muerta
mirad la casa vieja
mirad sus paredes húmedas
y el olvido que la rodea
y la embarga.

Hago clases en el número 46
o algo así
al lado de Londres 38
la casa de las torturas
y de los gritos en sordina
y entonces cuando hablaba
por la mañana
de la vida escondida
tras el mundo imaginario
que nos venden,
me acordé de todos ellos
de todas ellas y de los niños muertos.

Y me emocioné abruptamente
sentí un mareo y un viento frío
por mi espalda
y sentí un muerto que volaba,
sonó la campana
les dije a los que me escuchaban
que ya era hora,
que ya había que salir de esta sala
que volveríamos en un rato,
y entonces,
escondí mi pena
escondí mi humanidad
que quería salir dando gritos
por los ojales de mi camisa.

Y volví a sentir un viento frío
volví a sentir al muerto enorme
que volaba.

***

EL CALOR DEL VERANO
A Diana Aron

El calor del verano
Las calles vacías
El sol recalienta el cemento
Los árboles no se mueven
Y yo acá escuchando a Matt Monroe
En la radio AM
Todo pasa
Todo pasará
Recuerdo el verano del 76
Los pastos secos alrededor
De los DFL2 no tan nuevos
Y la pelota vieja
Pelada
Rebotando
Sobre las piedras
Y a Fillol y Cornejo
En la tele en blanco y negro
Las calles vacías
Todos mirando la tele
Las calles vacías
A las 2 de la tarde hoy
La gente esperando el nuevo año
Han pasado ya 30 años del verano del 76
Tres años de la matanza
Los hijos de los soldados jugaban
Conmigo en la cancha de trigo falso
Mientras sus padres
Torturaban a los que serían mis hermanas
Y siempre entre nosotros niños
Saliendo de aquella casa de azul
Entre los gritos de gol
Las canciones italianas
Del festival de San Remo
Eran los días de un lindo arco iris
Se iba el invierno...
Canciones que escondían
Los gritos en las mazmorras
De mis muchachas en el calor del verano
Por ejemplo
Me gusta la calle
El aire cansado
Quizás por las tardes
En el verano del 76 yo miraba a
Los hijos de los soldados
A veces desde lejos
Tan niños
Tan sin saber nada de nada
Y yo jugaba pero también
Ya jugaba a la guerra
Y callaba para ellos
Mientras de esa casa azul siempre
Salía a borbotones
La música de Nino Bravo
Hay una chica que es igual
Pero distinta a los demás
Y las distintas
Yo sabía donde estaban
Con sus almas hechas pequeños
Trozos de espejitos con sangre
Mi gran amor, has sido tú
Aurora cielo y paraíso de juventud
Mi gran amor te conocí
Pues siglos antes de encontrarnos te presentí
Y entonces llegaba la cansada noche
Y transpirado a la casa
Con olor a falso trigo
Lleno de polvo y tierra pegada a los tobillos
Presentía que las muchachas
Que gritaban y llenaban el cielo
Con sus vocecitas escondidas por la radio de la casa azul
Serían las novias de mi vida futura
Y entonces en la noche sin madre ni padre cerca
Yo las veía con sus pelos largos y blancas y delgadas
Corriendo junto a mí en un prado
Húmedo sin fútbol
Ni tenis
Ni niños torturadores
Yo las veía junto a mí
Bailando desnudas
En una ronda infinita
Con canciones italianas
Del festival de San Remo.

***

MARTA ERA SU NOMBRE
A Marta Ugarte,
A Don Neftalí y en su nombre
a todos los compañeros de la Exequiel



Era profesora
Marta era su nombre,
yo tenía 10 años
y nunca supe de su historia
hasta que llegué a esa pequeña célula
de la vieja población obrera.
Ese era su nombre
y bajo Marta Ugarte nos juntábamos
a luchar, a organizar
con los viejos y queridos compañeros,
de esos días siempre me acuerdo
de la tarde de verano de mi juramento
los sandwich de jamonada
entre las máquinas de coser
y las pausadas palabras de Don Neftalí.
Bajo el nombre de Marta Ugarte
nos juntábamos
te repito, era profesora
y fue la primera y la única
que el mar
el triste mar de esos días aciagos
el negro mar de esas noches tristes
devolvió a sus costas.
Mar justiciero y bonachón
Mar del lado de los pobres
y de los valientes de siempre.
Marta, nuestra profesora
la misma que nos enseño las tablas
o a lavarnos las manos
o a leer a Oscar Castro
en los libros de la escuela,
¿Te acuerdas?
Marta la primera
la única devuelta
por nuestro mar
a favor de los humanos.
Fue encontrada semidesnuda
y dentro de un saco
amarrado a su cuello
con un alambre.
Ese mar que ahora
tranquilo nos baña
la devolvió lejos de su casa
allá en Los Molles
en la playa la Ballena.
Marta Ugarte,
la conocí por la Exequiel
cuando bajo su nombre nos juntábamos
a luchar, a organizar, a soñar nuevamente
con los viejos y queridos compañeros.

Notas breves sobre Víctor Jara, el olvido y la memoria.


x Fesal Chain

Vengo llegando del recital del Quilapayún en homenaje a Víctor Jara. La primera parte que correspondía propiamente al homenaje, fue muy triste, muy triste. Me recordó los funerales. Es que al parecer los chilenos y chilenas, quienes lo conocieron y quienes no, pero lo han escuchado ya tantos años, tenemos clavada una espina de metal en el pecho, que no se puede remover, que no se puede sacar. No hemos enterrado a muchos de nuestros muertos, ni a Víctor realmente. Así, de verdad, con misa o acto recordatorio y recorrido al cementerio.

Tengo un anécdota tragicomica al respecto. Para el funeral y homenaje a Allende en la década de los noventa, yo seguí todo el acto con mi cámara fotográfica, de reportero. Me metí en cuanto tumulto y escondrijo, desde las alturas y entre los cuerpos apretados de la muchedumbre esperanzada. Saqué una carga en blanco y negro completa. Me fui al laboratorio y cuando abrí la cámara, no había rollo. Es cierto, fue un garrafal error de aficionado, pero también era un signo.

Escribí años después, un libro entero sobre y desde Víctor, un completo trabajo de investigación biográfico y de su obra poética, para luego a través de sus textos desarrollar mi poesía, un trabajo inter-textual y una larga paráfrasis. Una tarde, mi computador se echó a perder para siempre, perdí todo el material. No había respaldado el trabajo, otro error enorme, pero también un signo.

Acaso los dos hombres, junto a Miguel Enríquez que desde niño admiré y seguí siempre, fueron Allende y Jara,y a los dos, los perdí dos veces. Continuaron caminando sin pasar a través de mí, cuando más lo quise, cuando lo añoré más.Hoy cuando escuchaba las canciones de Víctor en la voz de sus amigos y al mirar las imágenes, verdaderas gigantografías de su vida, de su amor y sensibilidad profunda, no pude dejar de pensar que estaba en deuda con ellos y conmigo mismo. Pero no una deuda de trabajo, se trata de una deuda mayor.

Escuchando esta noche, una canción escrita por Eduardo Carrasco, apenas supo del asesinato de Víctor, algo me removió, algo me dio sentido. El autor decía que caminamos hacia el olvido. Es cierto,nacemos, nos desarrollamos, declinamos y morimos. Y como simple mortales, después de décadas o siglos,caemos en un olvido irremediable. Quedamos en fotografías o en el recuerdo de algún heredero de nuestros seres queridos.

Pero ellos, estos hombres magníficos de la historia, vencieron al olvido, caminan siempre en dirección contraria a nuestra existencia corriente. Y si bien, les hacemos funerales porque quedaron inconclusos en nosotros mismos y deseamos una y otra vez retenerlos, sobre todo, los llamamos a cada instante , para que continuen habitándonos y llenándonos de memoria, porque nosotros caminamos hacia el olvido.

En mi caso particular que es también el de muchos creadores y hombres y mujeres de la literatura y de todas las artes, pero que es también la interpelación de la energía universal, de la naturaleza y de la especie humana a cada hombre y mujer de este Chile abandonado, vivo la angustia real y compleja de querer caminar hacia Víctor y hacia Allende, de recuperarlos y reencontrarme con ellos, no en el cielo inexistente, sino en la materialidad de sus vivencias, por eso escribo y escribo, para correr rápido hacia ellos, que van a la velocidad del rayo hacia la vida eterna.

Es que ir hacia ellos, es caminar en el sentido contrario al que nos depara el irremediable destino humano, y es cierto, ya no quiero seguir solo y no poder compartir en plenitud mi amor y mi dolor de Chile, quiero reencontrarme en la memoria de todos y cada uno, quiero reencontrarme en la existencia de cualquiera, del vecino y de la mujer que vende especies en la feria del Camino de Loyola, quiero que sepan que existo cuando existen, que existen también cuando yo existo, que sepan que yo los veo más allá de sus mercancías y sonrisas de tienda y que me vean más allá de mi caminata, quiero llenarlos de belleza y que ella o él me abarroten de sus alegrías y penas, como lo hace Víctor siempre con todos nosotros. Pero quiero hacerlo ahora, aquí y que otros y otras lo hagan ahora, aquí, no hay tiempo que perder, para que todos y todas le ganemos al olvido del ser, al abandono irremediable en la soledad del individuo. Que nuestros muertos que viven eternamente y siempre nos sujetan a la vida eterna nos ayuden a construirla al menos un poco en esta tierra.

Cuando aquello pase y caminemos venciendo el olvido o tratemos al menos de hacerlo, y pasará, yo se los digo, entonces Allende y Víctor, y Miguel y todos nuestros desaparecidos y desaparecidas, serán carne y espíritu viviente entre nosotros el cuerpo de todos, y pasearemos todos, los vivos ya no solos y los supuestamente muertos por las calles, comprando en la feria, caminando entre los pasajes del barrio y cantando en nuestras casas, juntos como antaño.

20 ago. 2009

Nuestra vida juntos



Ya que no quieres que te hable,
escribiré como todas las tardes
como todas las noches
como todos los días
escribiré
este poema
que se arrastra
por la página
blanca
que son
palabras
palabras
tenues
como no soy
delicadas
como no lo soy
tranquilas
sin apuro
como nunca he vivido.

Un poema carta
un poema que quizás
se vaya por el caño
del lavatorio
o quede en tu retina
quizás
un poema pena
un poema
sin defensas
ni ficción.

Un poema que abre la boca
y muestra dientes
feroces dientes
y el hueco
del pecho
o una caricia
evaporada
en tu frente.

Nada preparado
nada estético
o corregido
ya no ordenaré
los elementos
y las reglas de
Lezama
de Valéry
o de cualquiera.

Este es un poema
como yo escribía
a los quince
acostado en mi soledad
mientras
la noche afuera
explotaba
y nos regalaba
ráfagas.

Las lágrimas no se pueden
escribir en su humedad
no se pueden dejar en el papel
mojadas tal cual corren
por la cara.

No se puede
plasmar el vacío
y el frío que vendrá,
Vinicius du Moraes trató
y le salió el horror
pero no el futuro
tiritando
en calle oscura.

Te vi hace algunos años
desde un afuera
desde la ventana
de un restaurant
pelo flotando
anchas caderas
y yo pobre y flaco
como un perro.

Me fui
sin embargo me fui
donde no tenía que ir.

El viento
y la lluvia
la soledad
sin templanza
me dieron duro,
el desamor
y las jugarretas
infantiles rutinarias,
y yo pidiendo a gritos
ternura y no
sábanas de motel,
viejos
campesinos
tan duros
como el pan
que debian ganar,
y una laguna
artificial.

De vuelta en
este Santiago
en el año más frio
del siglo
en el día más negro
del mes
yo andaba dando tumbos
desterrado,
y nunca te lleve las bolsas
cuando fuiste a comprar,
atravesamos el puente
el semi círculo
sobre el río
aquel peatonal,
y me quedé
esperando micro
mientras entrabas
a un edificio
agazapado
en la modernidad.

Luego
encuentros fugaces
en el restaurant
mis hijos
mi ansiedad
mi miedo
mi ternura
tu boca
en el tango,
con Syd Barret
y una copa
sobre la mesa de vidrio
en la noche de San Juan.

El puerto
cada fin de semana
nos recibía
con sus luces
colgando
de la bóveda del cielo
y una pieza
un fogón
nuevo
comprado a medias
para freir y vender
el sustento diario,
que más
se podía pedir
que más
se podía pedir
amor.

Canción desafinada
para no olvidar,
al puerto loco
envolviéndonos
en su mar.

Besos furtivos
y largos sueños
en la pieza con llamas
a ras de suelo
viajes veloces
subir y bajar cerros
para amar.

Y nuestras bocas
enredadas bajo la nieve
en la ciudad de noche
o conversando en un bar
bajo el cuadro de Allen
después del jazz.

Luego el barrio
la pieza del hermano
como préstamo
a los amantes
reedificados
volando
por la casa de la madre.

Y entonces
casi de milagro
nuestra casa
nuestros gatos
como hijos prometidos
nuestros esfuerzos
y las manos bailando
en la harina
y el cucharón de madera
flotando en el caldo,
nuestro sustento
nuestra
magnifica alianza
nuestra bella voluntad.

Y ahora amor
¿Qué quedará,
acaso tus correrías
como coneja por la casa
tu risa o tu ternura y suavidad
o mis palabras como balas
sobre las páginas blancas
como no había escrito
hace siglos,
o mis llamados a media noche
para que leas y releas
o tu cuerpo
tan nuevo
temblando
sobre mi cuerpo?

Ya sé
que no quieres que te hable
por eso escribí
como ninguna tarde
como ninguna noche
como no había escrito jamás.

Escribí
este poema
que se arrastra
por la página
blanca
y que no son
meras palabras,
ni una fría carta
sino
nuestra vida juntos
nuestra intensa vida juntos
amor
que ni tu ni yo
ni nadie en todo este mundo
lleno de demonios estridentes
podrá borrar.

18 ago. 2009

Poncho de castilla verde

X Fesal Chain

Cuando Temuco era un pueblo triste, los niños que jugábamos bajo su lluvia, sabíamos que Temuco siempre sería un pueblo triste, negras las cordilleras, rojo sangre los campos y sus cercos, por eso los niños de Temuco, tenemos siempre la mirada asombrada, despavorida, como viendo la muerte mucho antes de que llegue, porque siempre sabemos que viene, con su poncho de castilla verde.

17 ago. 2009

Una taza de café bajo la humareda y la metralla

Fesal Chain

Un taza de café, por favor,
una taza de café bajo la humareda y la metralla,
mientras el frío de la noche se marca en tu cara,
y el viento helado sopla sobre la espalda de un muerto,
en la frontera.
"Otra taza más de café para el camino, 
otra taza más de café, 
antes que me vaya, al valle de abajo"(1)



(1) Bob Dylan


16 ago. 2009

Si el poeta eres tú, Eduardo Vivian Badilla


Fesal Chain

Cuando recibí un email para colaborar en la edición de un Libro de poemas de Eduardo Vivian Badilla, comencé a conocer su situación. Es cierto que anteriormente había leído sobre su intento de suicidio, quemándose a lo bonzo en la cárcel de El Manzano de Concepción. Ese hecho me había impactado muchísimo. Pensé en ese momento, que más allá de las razones por las cuales un ser humano estaba preso, había que estar en una situación muy límite, de profunda desesperación, para acometer dicho acto. Me acordé de Sebastián Acevedo, en la plaza de Concepción, que dada su profunda angustia por la detención de sus hijos por parte de la CNI, se había inmolado, como una manera de visibilizar, mostrar a Chile y al mundo el rostro del horror y también, como una manera de exteriorizar su propio dolor.

Eduardo Vivian lleva 13 años preso. Cometió delitos graves y no me estoy refiriendo en términos jurídicos, el mismo lo reconoce, tal como lo dice Patricia su mujer: "Eduardo está muy consciente que cometió delitos graves, ni él ni yo consideramos que sea un "rehén de la democracia" como muchos se refieren en relación a los presos políticos mapuches y no mapuches".

"...Está recluido en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de Concepción, desde el 15 de noviembre de 1996, con libertad bajo fianza en un proceso por la Ley de Control de Armas y Formación de Grupos de Combate y una condena por Maltrato de Obra a Carabinero con resultado de muerte y Lesiones Graves y Robo con Intimidación en la Fiscalía Militar de Valparaíso (15 años).Además en Concepción está condenado a 10 años por robo con intimidación".

Sus motivaciones fueron evidentemente políticas, en una carta de Patricia a la presidenta Michelle Bachelet, fechada en Abril del año 2007, ella relata estas motivaciones: "Él se inició en la lucha política en la Universidad Católica de Valparaíso, en la Jota año 85. Con el tiempo llegó a formar parte del Destacamento Estudiantil del Frente Patriótico, ligado al Partido Comunista. Antes del plebiscito del 88 ya se había desconectado.(...) Empezó a vislumbrar nuevos caminos para seguir trabajando socialmente. Vivió en Curanilahue, cuestionando la profundidad de la pobreza de la zona y en esa búsqueda se encontró con personas que perseguían lo mismo. Esto lo hizo creer en un nuevo proyecto, este tenía como única finalidad el desarrollo de los trabajadores, de la clase obrera, la posibilidad de construir una organización obrera – política. Se embarcó en (...) un proyecto de organización, (...) quedó sólo en eso. El eclecticismo ideológico, no permitió que todo ese trabajo cristalizara en una orgánica que hiciera de trampolín de las ideas. Eduardo participó en recuperaciones, (asaltos) con las que se financiaron: programas de radio, periódicos, murgas, encuentros sindicales, ollas comunes, etc. Fue así como llegó a la cárcel..."

Son 13 años en que Eduardo ha desarrollado múltiples labores, proyectos personales y sociales, fue profesor de un Pre universitario en la cárcel, realizó un pos título de"Especialista en productos de la madera" Además estudió un post título en Educación Tecnológica. Se matriculó en la carrera de Ingeniería Civil Industrial y recibió la beca Juan Gómez Millas del MINEDUC para cursarla. Ha hecho cursos de emprendimiento, de sexualidad, etc., etc.

Y además Eduardo, es a mi juicio un gran poeta, yo después de haber conocido su dolorosa experiencia de intento de suicidio, creí y lo sigo creyendo, que era una cuestión de mínima humanidad, acceder a colaborar con él a editar su libro. Y me encontré con una sorpresa monumental, su poesía es de una calidad excepcional, de una reflexión profunda y de una expresionismo enorme. Y no es una poesía de agitación y propaganda o de frases hechas, es intimista y sutil.

Eduardo por lo que yo he sabido por intermedio de Patricia y sus amigos y amigas más cercanas, trabaja arduamente en este libro y tiene enormes esperanzas en que saldrá, yo no lo defraudaré y lo digo públicamente, haré lo posible y lo imposible para que salga un libro bello, bien hecho, como se lo merece Eduardo y su obra poética.

La palabra compasión, siempre ha sido muy mal entendida, algo así como lástima. No tiene nada que ver la compasión con la lástima. Compasión, en primer lugar es tener pasión con, acompañar en la pasión a otro o a otra. Pero en segundo lugar es en palabras de Pablo, reír con el que ríe y llorar con el que llora. Yo no elegí trabajar en el libro de Eduardo, sus amigos, amigas, su mujer y el mismo en su generosidad, me eligieron a mí, y yo junto a ellos, a todos ellos, voy a reír con la alegría de Eduardo y voy a llorar con su pena y desesperación también, porque soy Eduardo, soy Eduardo y no voy a mirar para el lado nunca, ni a dedicarme a la triste y cotidiana caridad teletonesca.

Que los puristas y tecnicistas, los mismos que tienen a los torturadores y asesinos libres por las calles o que devolvieron al dictador para no ser juzgado en el extranjero, esgriman todas las razones que quieran para tener preso a Eduardo y no darle ni siquiera los mínimos beneficios carcelarios que por derecho se merece. Salida dominical al menos.Para que hablar de un cambio de cárcel, un traslado para estar cerca de la mujer que lo ama y que ama. Todo ha sido negado. Las instituciones y sus funcionarios, con fundamentos técnicos o psicológicos, han negado los mínimos beneficios estipulados en la ley, a Eduardo Vivian Badilla.

Yo Fesal Chain, escritor, poeta por sobre todas las cosas, hago un llamado, no a las autoridades o a los profesionales y técnicos de las instituciones, sino a los chilenos y chilenas de buena voluntad, un llamado que ya parece un aullido. Si deseamos un Chile nuevo, más allá de consignas e ideologías no dejemos que en en este país se sobre castigue a quien, autocrítica y genuinamente asume sus errores, persevera en su propia rehabilitación, y que lo único que desea es una oportunidad de ser ser humano a cabalidad, después de 13 años de cárcel. Estamos hablando aquí de perdón, de compasión, de amor, de que nos convirtamos en este país, de una vez por todas, en una comunidad capaz de avanzar por el camino del humanitarismo, cuando son los propios actores, los que asumen sus faltas, piden perdón, son juzgados y castigados.

Nos podemos seguir siendo una sociedad que castiga y se ensaña con aquellos como Eduardo y no juzga a quienes nunca han sido capaces de asumir sus actos, pedir perdón, justamente para no ser castigados en consecuencia y seguir como si nada, dando vueltas por las calles y ocupando cargos públicos.

No podemos, no debemos, no es posible, que estemos más preocupados de perdonar y convivir con los asesinos y torturadores de Víctor Jara, de Salvador Allende, de los miles de detenidos desaparecidos y de los cientos de miles de chilenos y chilenas que pasaron por los campos de concentración y casas de tortura y no seamos capaces de escuchar el lamento, los gritos y la desesperación de un hombre capaz de pedir perdón, de cumplir presidio y de enseñar, estudiar, amar a su mujer y de escribir poesía, por la misma mierda, en que país no hemos convertido, en que maldito país nos hemos convertido!!

Así no construiremos un país sano, jamás, mientras los asesinos, torturadores y esbirros negadores de sus propias responsabilidades y actos, se enseñorean en los cargos públicos y los luchadores contra la dictadura y que persistieron, equivocados o no, en sus estrategias y tácticas en los comienzos de esta seudo democracia, sigan pagando los platos rotos del golpe de estado, ya sea presos, ya sea exiliados, ya sea negados en toda su humanidad para reintegrarse a la patria justa, que ya está bueno que comencemos a construir con valentía y amor al prójimo.

15 ago. 2009

La poesia, el fusil del corazón (1)




A Vera Schiller, agradecido profundamente
A Loly Cancino, con amor y admiración.


Hoy he recuperado mi fusil
la alegría que tengo
es inconmesurable,
como los granos de arena
de una playa cualquiera
donde lobos tranquilos
retozan al sol.

Quedó botado
en un patio de Temuco
en ese oscuro lugar
donde los habitantes
sin nada que temer
o cómplices del terror
se quedaron inertes,
mientras nosotros
mi tío Ramón, la hermana
y yo junto a mi madre
llena de temor,
llevábamos
la casa herida
arriba de un camión.

Cuando pasamos
los puentes
los ríos y pueblitos
los muertos flotaban,
aullaban aún,
se confundían
con las piedras negras
de todo mi sur
desangrado sur,
los muertos sin féretro
los muertos horripilantes
como bolsas de basura
infladas
por un ciclón.

Pero hoy
he recuperado mi fusil,
el juguete
que mi papá
me había regalado,
de madera y de metal
con un corcho en su cañón.

Hoy por la tarde
lo he recuperado
y disparé con él
porotos y lentejas
y me reí como reía ayer.

Y desde hoy también
con más valentía
de cara al mundo
que no cesa
de dar vueltas
en su negación,
disparo a diestra
y siniestra la palabra,
el artilugio fantástico
que no mata
que me da vida
que te devuelve
sutilmente
tu gran amor.

Así
con el fusil
de ayer
con el regalo de mi padre,
y con el de hoy
que me he forjado
a fuerza de trabajo
de lenguaje
de emoción y de sudor,
saldré al mundo
como nunca antes lo hice
como nunca imaginé.

Y con mi pecho desnudo
al viento bravo
dispararé
una y otra vez
una y otra vez
mi poesía
la poesía
como novia engalanada,
la de siempre
la poesía delicada
que devela
mi verdadero yo,
y que cuando es tuya
es también
el fusil del corazón.


(1) Frase "robada" a mi querido y sabio amigo, el poeta chileno Mario Aguilar Benítez.

14 ago. 2009

TRES CANTOS PARA LAS MUJERES Y HOMBRES DE LA TIERRA.



(Al pueblo Mapuche, a mi amigo Esteban Coñoman)



1. TANTOS LAUTARO

Lemún
Katrileo
(Enciende la hoguera
Lautaro en la noche)
Lemún
Katrileo
(Que ya sopla el viento
De nieve y de muerte)
Lemún
Katrileo
(Acecha la tierra
Que ayer fuera tuya)
Lemún
Katrileo
(Y corre los cercos
Prepara la estrella)
Lemún
Katrileo
(Tu Espíritu, hermano
Avanza con ellos
Avanza con ellos
Avanza con ellos)
Lemún
Katrileo
Lemún
Katrileo


2. EL LLAIMA

Aúlla socavón
Escupe fuego
Por Ranquil
Aúlla socavón
Escupe fuego
Por los muertos
De hace dos días
De ayer
De ahora mismo
Aúlla socavón
Escupe fuego
Por tu Arauco
Que ya tiene tantas
Y tantas penas
Aúlla
Socavón
Aúlla
Escupe fuego.


3. EN UN LIBRO

En un libro pequeño
que alguna vez
fuera de la biblioteca
del cura Puga,
que me dejó por la mañana
muy temprano
mi hermano, mi amigo
Esteban Coñoman,
en aquel pequeño libro
sobre la iglesia popular
me encontré un marcador
que dice:

"Tú mismo
floreces
donde
haz
sembrado".

Nada es simple
nada ocasional
nada es al azar.

Porque
el pueblo
de mi hermano
de mi amigo,
hoy martirizado
masacrado
asesinado
por mano policial
mandatada
por el estado criminal,
ese pueblo
florecerá
florecerá
porque ha sembrado,
porque cada mano
de la mujer
que se ha hundido
sobre la tierra
y que hoy grita
destemplada
sobre los cielos
de temucucui,
porque cada mano
de hombre viejo
de hombre joven
que se ha hundido
sobre la tierra
y que hoy hace zumbar
la antigua onda
en el viento
de temucucui,
recogerá el fruto,
del árbol de la memoria
y de la historia
y se erguirán los cuerpos
mutilados
de Galvarino
de Caupolicán
y de Lautaro,
de Suárez Marihuan
de Lemún
y Huentecura Llancaleo,
de Díaz Necul
de Collihuin Catril
y Catrileo,
de Cariqueo
y de Jaime Facundo
Mendoza Collío.

Nada es simple
nada ocasional
nada es al azar.

Ni que fuera
mi amigo Esteban
el que me dejara un libro
sobre la iglesia de los pobres,
ni que en su interior
el lenguaje
de la tierra
clamara esta mañana.

Porque renacerá
nuestro pueblo
milenario,
de Galvarino
de Caupolicán
y de Lautaro,
de Suárez Marihuan
de Lemún
y Huentecura Llancaleo,
de Díaz Necul
de Collihuin Catril
y Catrileo,
de Cariqueo
y de Jaime Facundo
Mendoza Collío

Renacerá
porque ellos y sus hijos
y los hijos de sus hijos
son la semilla
y son el fruto prometido.

11 ago. 2009

Carcelaria

Tras esa puerta
de metal
sellada
no como aquella
última carta
abierta y sucia
por mano ajena
que recibes de tu amor,
tras esa puerta
de metal
como de caja fuerte
o bóveda de banco,
que presiona el aire
hacia tu camastro
y a los espejuelos
trizados
de tus anteojos,
tú,
el encarcelado
por la pequeña historia
incorregible e inconclusa,
te adhieres
arremangado
a la palabra
que corre suelta
a la palabra
que corre
lejos más veloz
que tu vigilada
y castigada
caminata
de un extremo a otro
del patio de cemento,
en esas tardes
de ya rutinaria humedad
que se repite sobre sí misma
pegada a un barrote
a un zapato viejo
a un cigarro a medio terminar
o a una bandeja de comida
o a la misma llave que gotea
en medio de todos
los mismos lugares
en que te encuentras
siempre.
Ya por la tarde
por esas tardes
que en carcelaria
postura e impostura
son las noches de tu vida,
te envuelves a la palabra
como el pez
se rodea de espuma
y arena
en el mar
de su batalla.
Y esa palabra
tantas y tantas
y tantas veces
chasqueada por tu lengua
recibida por tu boca
cual vasija antigua
cual recipiente añoso
desde tu cerebro
que no ha muerto,
esa palabra
te hace correr
como niño en una plaza
abrir
esa añosa puerta
de metal sellada
y entonces
caminas soberbio
y gigante
toda la tierra del sur
el cielo de lluvia
y las charcas sucias
de tu calle,
con tu palabra.

TRES POEMAS ROJINEGROS

VARIACIONES EN TORNO A CABALLO UNO
A los de las tres letras.

Miguel, Bautista, Luciano
Bautista, Miguel, Luciano
Luciano, Miguel, Bautista
"A caballo comenzó el delirio
De esta carrera"
Da lo mismo el orden o el desorden
El desorden o el orden de los factores
No altera el producto
La trinidad se hace una
¿Cuánto ha pasado hermanas
Hermanos
Cuánto tiempo ha
Recorrido el cuerpo trinitario
Por las tres letras del amor?
"A caballo apagamos el frío
A caballo borrando ignominias"
¿Cuánto ha pasado amigos amigas
Cuanto tiempo ha recorrido el cuerpo trinitario
Cuanto ha pasado
Compañeras compañeros
Por las tres letras del amor?
Manos UZI,
Manos cohetes
Manos fuego
De tres letras
Trinidad infinita del amor
Frentes de la gente en el campo
Frentes de la gente estudiando
Frentes de la gente trabajando en la fábrica
Frentes y aparatos de la gente
Todos después silenciosos
Pero serpientes pero serpientes
"A caballo impartiendo justicia"
En la organización completa
De la nueva vida
¿Cuánto pasó hermanas hermanos
Sobre la fuerza de la energía trinitaria
¿Cuánto pasó el Padre
Cuánto pasó el Hijo
Cuánto el Espíritu
Cuanto pasó
El pueblo eterno que no acaba
Infinito el pueblo
Que no acaba
Cuánto pasó el fusil presionando la vida
Cuánto pasó la conciencia total?
No hemos muerto aún
Vivimos en las entrañas
De la encabritada Bestia capital
"A caballo
Vivimos
De tan necesarios"
Aún vivimos
Pervivimos.


CRÓNICA POÉTICA DOS DE LA ERA ROBÓTICA
(O Jécar peleándole a los equilibrios)

Acaso un café, un cigarro
Unos muslos blancos
Que revolotean en esta cama de madera
En la casa de madera en el siglo de madera
Y escuchando canciones ya sin asaltos
Sin marchas de hambre
En ninguna Perra plaza
Bulnes calle pequeña
No el Paseo militar
No detrás de ninguna llama
Un monolito en el frente de la pequeña calle
Un monolito para tropezar la historia
Un monolito que sacaron los de la basura
Qué combate no diste,
Qué computador soñado quedó sin retirar
De la casa comercial
Que sonrisa dejaste en el café,
En el cigarro
En esos muslos blancos
Revoloteando en la cama vieja de madera
Y como en la crónica robótica,
"Hoy la pregunta, luego el viento,
La hace un gesto
La hace un rol",
Qué es eso niños, qué es
Acaso toda respuesta
No es más que una relación
No tú niño ni mujercita sola
Peleándole a los equilibrios,
No una pequeña historia de familia
No una historia de tu sexualidad
Desperdigada y violenta
La pregunta la hace un rol, un rol,
Una relación
Social es Social y es Social
Por un fuego de ellos a tiempo
Un sol negro para los muchachos
Y mujeres orgásmicas de ayer.


OJO ROJO, NEGRO Y ROJO OJO
A Lolyta

Escucho acá, en el sur Palimpsesto
Mirando por la ventana, caleidoscópico ojo
El verde verde de este sur
Y recuerdo aquellos 80’ aquellos 80’
Cuando teníamos la bella y terrible ansia
"De echar la tierra a mugir, la luz a rodar"
Escucho acá en mi sur, Palimpsesto
Mirando por la caleidoscópica ventana
Desde este mi ojo de brillo ojo rojo,
Negro y rojo ojo, el verde verde
De este sur mío
Y como ayer, igual que ayer
Todavía se me va se me va
Y no se quema quema la esperma
Tu esperma la vuestra entera esperma
La que otros presumen muerta
Y la tan viva de esta mi carne
Toda la esperma
Toda la esperma
En el empeño.

10 ago. 2009

Desde Inva Mula-Tchako

Ahora miro
la tarde
como cae
en su ensueño
en su penumbra,
una niña
rodea con su brazo
la cintura del amante
y la vieja enferma
semi dormida
paga su pan
toma la bolsa de pan,
de papel rugoso
que acompañará
su soledad y su pobreza
en la pieza de la lámpara amarilla,
y en tanto yo escucho a la albanesa
Inva Mula-Tchako
cantando el aria
de Lucia di Lammermoor
mientras la tarde cae
y cae
con su follaje sobre el barrio
anunciando
acaso una explosión
un bombardeo
o un total silencio
sin que nada pase.

Son los amigos, las amigas

Son los amigos, las amigas
dos generaciones
y mis penas
mis rabias
hijas de mis penas,
mi ermitaño
desacostumbrado
al mundanal
mundo
de risas o querellas
mis oídos
que se llenan de líquido
para no escuchar y así
no discutir nada
de nada
pero son los amigos y amigas
antiguos compañeros
tan distantes a veces
tan distintos a veces
y sin embargo
cercanos
en sus derrumbes
y edificaciones,
dos generaciones
y mis penas
mis rabias
hijas de mis penas
y mi ermitaño
desacostumbrado
se rebela
como león enjaulado
que araña mi pecho
desde dentro
desde dentro
y entonces
quiere gritar
despierten
despierten
ya no colaboren
ya no lloren
ya no más quejas
ni recuerdos
despierten
del sueño
embrutecedor
yo
estoy solo
y no quiero.

9 ago. 2009

La muerte

Que en cada canción en su lamento
como una vieja quena
quemada en el desierto por el viento
que en cada fruta
y en cada árbol que la sostiene
hasta que al suelo cae
que en cada paso de un hombre
de una mujer en su calzado
y en sus pies al interior
como pescados de feria en un diario
o en su descansar en un cama
o en su mirar al mar
que va y vuelve
que en cada martillo golpeando
al clavo mohoso
y en cada cuerda de una guitarra
que ya no escucha nadie
alli
reina la muerte
en su escondrijo
la muerte que viene siempre
de adentro hacia afuera
como un polluelo
o un feto
la muerte
como un futuro prometido
el único futuro cierto
el único que ha de llegarnos
sin la duda inexorable
que nos viste cada mañana,
la muerte
blandiendo fría su poema
como el follaje húmedo
y musgoso
de un bosque del sur
que baila en mi pupila
cual hilo de agua
que cae tenue
en una cordillera negra
y abandonada
de Liquiñe.

5 ago. 2009

Soy el hombre elefante



Bueno, malo, bueno, malo
qué le vamos a hacer, qué le vamos a hacer
aquí estoy
mordisqueándome las uñas de nuevo
maldita costumbre
mal hábito
cuando camino
con las bolsas de las compras
pesadas o livianas
bolsas de alimento cotidiano
pienso en los lectores
y en las lectoras
sólo ven mis palabras
mis ideas
mis sueños
mis supuestas develaciones
pero no ven mis horribles manos
mis dedos carcomidos
mi nerviosismo habitual
mis rabias
que son mis penas
mis penas
mis horripilantes penas
y estatutos
y yo no le echo la culpa a nadie
lo prometo
lo juro
no culpo a nadie realmente
pero es insoportable
la nueva renueva suciedad
si salgo a la calle
a los pubs
a los restaurantes
a los paseos peatonales
todo indica que no hay tiempo
el tiempo a los seres
en veloz carrera
individual
los corretea
los asusta
les saca la lengua
o qué se yo
que les hace
pero corren
te tiran sus automóviles
encima
pero no es de esto que quiero hablarles
no es tan sencillo
lo anterior es un lugar común
la velocidad de los seres
en los tiempos cortos
que corren, es un mero lugar común
no es de esto ni mucho menos
de lo que quiero hablarles
soy hoy el hombre elefante
soy feo
horripilo con mis manos
y mis nerviosidades
con mi ansiedad que galopa
el trasfondo de mi silueta
enervante
con mis penas de nuevo
mi pelo demasiado largo
para esta edad
en que se comienza a envejecer
en que se comienza a dar
saltos de dolor por la espalda maltrecha
o en que se pierde el deseo
de lo que quiero hablarles
es de la suciedad nueva
que se inaugura a cada momento
a cada instante del tiempo
torturadores sebosos
que recorren las entrañas
de la cultura oportunista
del borracho
con un solo libro
publicado
en alguna imprenta
de San Diego
y prologado
por su amigo borracho también
esta suciedad nueva
individual y de guerrilla
de valor de cambio
de la sobre vida insoportable
del obrero cesante
en un carrito de madera
del narco
con su automóvil
celeste
recorriendo estas calles
por la madrugada
en busca de la puta
hecha un muñón entre la pasta
pero tampoco de esto quiero hablarles
esto ya lo saben
y lo miran a cada momento
a cada instante
y si no lo ven
lo saben de igual manera
soy el hombre elefante
hecho un mendrugo de
músculos flácidos
y de nervios saltantes
tengo las manos destruidas
por mi propia boca
que se destruye a su vez
con el paso del tiempo
se caen los dientes
se sueltan
soy el hombre elefante
con una pena vieja
que se renueva
que se renueva
al verme encerrado
en la suciedad nueva
moderna
que me atrae
como un imán al metal
descompuesto y carcomido
soy el hombre elefante
gritando por la ventana de esta pieza
que soy un ser humano
que soy un ser humano
mientras el victorianismo
de todos los días
y el libre mercado
y la lucha por el valor de cambio
y el esbirro sudoroso
que te hacía saltar en la parrilla
se toman de las manos
de esas manos perfectas
de esas bellas y cuidadas manos
y bailan
hacen la ronda
la misma ronda
que Kundera describía
en su viejo libro viejo
y dan vueltas
y vueltas
y vueltas
y se elevan
y se elevan
tomados todos de las finas manos
recién manicureadas
cubiertas con cremas
y perfumes
se toman de esas manos
y se besan
se besan en los rojos
y carnosos labios
y se meten la lengua
a través de sus dientes de porcelana
y se acarician nuevamente esas lavadas
y cuidadas manos
que es lo único pulcro que les queda.

Un trozo de mi poética o Mi vida y mi poesía

Fesal Chain

No es menor el Sur en mi vida. Viví en Temuco hasta el golpe Militar de 1973, desde donde junto a mi familia, literalmente arrancamos en una camión de las hordas fascistas, que sin contemplaciones arrasaron con los indios, con los campesinos, con los obreros y con la clase media de izquierda dejándolos como fardos flotando en el Toltén.

En lo que respecta a mi poesía, el territorio, la violencia de una derecha fascista y ultra católica más que oligarca y la lluvia y la soledad entre los campos de indios fustigados, fueron los elementos forjadores.

También mi palabra y mi propuesta están determinadas por lo individual y lo social, desde la existencia y la lucha de una generación, en un país difícil, duro y triste arrasado por la bota militar y la corrupción y la falta de valores de una clase media arribista, conformista y seudo izquierdizante.

De esta manera no puede ser mi poesía un divertimento en el lenguaje, mi vida y la vida y muerte de miles no me lo ha permitido.

Tampoco es una propuesta desde la raza de los escritores y escritoras profesionales asociados a gremios y fácilmente a partidos, que de alguna u otra manera esconden bajo el paraguas de instituciones, su mediocridad literaria y su falta de formación e imaginación en el lenguaje. Escritorcillos y escritorcillas que sólo quieren vivir como burócratas del Estado o bajo el amparo de laicas iglesias.

Equidistante de aquella oligarquía bárbara del poder financiero y sus juglares mercuriales, como del manual de la mala poesía de combate del pequeño burgués seudo rojo o concertacionista subvencionado, he tratado de escribir en la penumbra del anonimato como una exigencia del lenguaje, ética y ontológica para la lectura de los mayoritarios.