Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo
La Patria Dibujada. El Niño Rodríguez

14 dic. 2008

La cultura sin cultura

Fui a la Quinta Normal a ver a Altertango, gran grupo mendocino que ha renovado el tango bonaerense y la milonga. Son amigas de hace tiempo y bueno quería rememorar ciertos encuentros que bien valen para otra crónica. Eran las jornadas culturales del Consejo Nacional de la Cultura. Gratuitas. Más allá de los Alter, me fui a recorrer la Quinta. Me encontré con un amigo músico. Le comenté lo pobre del espectáculo, lo ausente de gusto en toda su extensión y la falta de público y de artistas. Me dijo que estaba durmiendo en la casa y lo habían llamado durante la tarde. Le habían ofrecido 50.000 pesos por cantar tres temas. Y como vivía cerca, él había accedido. Yo le retruque que a veces bien valía no ganarse unos pesos, si era para avalar pseudo jornadas culturales, que más bien parecían acarreo electoral para la tercera edad. Me miró con cara de sueño y me dijo que no le venían nadita de mal. Otro conocido de los tiempos de la Universidad andaba de fotógrafo "free lance" de la Ministra. Justo cuando ella abrazaba a una guagua, detrás se estacionaba un tremendo bus de pacos. Yo le dije, saca la foto ahora. Me miró y me dijo: ¿Tremenda imagen no? El recorrido por la Quinta fue cada vez más cancino. Entre los mismos "libreros" de siempre vendiendo las mismas "obras" universalmente viejas, el sanguche de potito, los banderines de los equipos de fútbol, pajaritos a cuerda,tiras de papel para acrobacias, alpargatas a 500 y cervezas, me fui hundiendo en el fango cultural concertacionista, hasta decir basta. La Quinta, por otra parte seguía siendo la misma: Los niños como siempre bañándose en las piletas barrosas, las parejas en el pasto abrazándose y besándose y los borrachos bailando al son de la cumbia neo, mientras el aparato cultural de agitación y propaganda del estado desplegaba equipamientos de última generación para escuchar a una Cecilia sin voz, a unos grupos de hip hop y rockeros desconocidos que electrificaban el aire, entre el griterío de los mercanchifles y de la Ministra, que voz en cuello presentaba como el señor Corales a: ¡La orquesta y coro de Melipilla y a nuestra querida Shlomit Baytelman cantando y recitando a Grabriela Mistral! Yo el ingenuo de siempre, buscaba alguna plazoleta de la literatura y que sé yo, a algún poeta recitando. De tanto buscar y buscar y de dar vueltas y vueltas repitiéndome los platos de la misma ensalada vinagre, me encontré con la puerta de salida y salí corriendo, poseído por una angustia que sólo se me ha quitado en la soledad de mi casa y escribiendo esta nota para ustedes.

Ejercicios con Viernes 3 A.M. de Charly

Acá en el calor
del viejo barrio Mapocho
acá, entre el fulgor
de la despistada marcha
de la despistada caminata
hacia todas partes
que es lo mismo que a ninguna,
acá entre el perro de siempre
y la manguera
como serpiente emplumada,
acá escuchando al emperador
de este rock verdadero
que nunca fue poder
y acá con el sueño de un sol y de un mar
y una vida peligrosa
cambiando lo amargo por miel
y la gris ciudad por rosas.

Acá marchitando la lengua
en el dolor de los demás
con una alegría que flota
como  pelusa
de álamo en casas de cartón
y en el portón de madera
de un antiguo campo
que fue cooperativa.
Y entonces acá,
el espejo de Borges me habla:
Cambiaste de tiempo y de amor
y de música y de ideas
Cambiaste de sexo y de dios
de color y de fronteras
pero en sí, nada más cambiarás
y un sensual abandono vendrá y el fin.

Acá con los falsos
y los verdaderos
todos en caminata
de harapos
entre el sol
que cambia el color
y troca el amor
por
nada.
Acá en la infeliz historia
de la máscara
armada
para el pequeño
carnaval
de un olvido perdurable.
Y en Singapur
o en Caracas
o en Nueva York
o San Salvador
en La Habana y en Managua
en La Paz y en Quito
y en cualquier parte
y en todas
mas tarde o mañana
o ayer
alguien o algo o ambos
lleva el caño a su sien
apretando bien las muelas
y cierra los ojos y ve
todo el mar en primavera
bang, bang, bang...

12 dic. 2008

Y esos violines de donde vienen

Y esos violines de donde vienen
y esos geranios 
por qué reptan sobre el vidrio...
La música o la arena
el azul que va corriendo
sobre nubes o bajo nubes
o los pies que la pupila
hace caminar sin cuerpos...
De donde vienen 
todos los recuerdos 
que uno cree muertos
o el pelo que flota
en el agua 
a través del sol
y la roca que ruge
de donde...

Poema del ayer

Miraba todo el barrio Matta
completo
desde una ventana de 10
por 2
un ventanal sobre los techos
de una casa vieja
en el barrio Matta.
De mes en cuando
con la más chiquitita de todas
con mi niña
salía a los techos y ella 
al ver el inmenso cóncavo azul 
y el calor revoloteando
se llevaba las manos a la boca
con sorpresa.
Pintaba  al óleo
unas también chiquititas
postales de los techos
de esas casas
y del abuelo
encorvado
en las alturas
poniéndole
tapa goteras
al antiguo latón.
Y escuchaba a Redolés
fuerte en una vieja radio AIWA
con toca casét.
Bello Barrio
Bello
mientras escribía en una máquina eléctrica
Underwood
que era moderna
porque tenía visor
y vomitaba todo el visor
sobre la hoja blanca
cuando uno le ponía enter.
Así era el pasado
con Redolés
y mi hija
tan pequeña
corriendo por la madera y el zinc,
eran los tiempos de lo que vendría
y de lo que vendrá
eran los tiempos
de la muerte
y la maravilla
eran los tiempos del amor
llenos de dientes
y de las futuras
lágrimas lascerantes.



5 dic. 2008

Paráfrasis libre a Llueve


Frío vaho desde la boca
de los lobos
vaho helado 
desde la boca de los lobos
de siempre
antigua jauría
de ropaje remozado.

Almas perdidas 
en los pliegues
de un cono sur 
de cruz retorcida 
cruz gamada...

2 dic. 2008

Expropiado

De niño
mirando la escarcha pegada al suelo
expropiado el tiempo de ayer
expropiado el tiempo de hoy
mirando
la escarcha pegada al suelo

Tarde en la Quinta

Tarde en la quinta
tarde en la hojas flotando
y el cielo cóncavo arriba 
de árboles antiguos
luego en motocicleta
veloces a Lourdes,
breves momentos junto a ti
la laguna sucia y los niños
también flotando,
y las veloces  plegarias
entre cantos gregorianos
grabados y a nuestra casa,
breves momentos junto a ti
mi amor
ya no hay tempestad...