Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo
La Patria Dibujada. El Niño Rodríguez

29 oct. 2016

Nosotros

Fesal Chain

Las fotografías del ayer
nunca fueron capaces de capturar
el vacío en el pecho
ni las ideas flotando aún dentro cada uno
cuando nuestros ojos
miraban la lluvia caer sobre el agua revuelta,
tampoco las viejas canciones
ni las cartas roídas inclementes
por los dientes de la humedad del tiempo
pudieron rescatar el calor gaseoso
que nos unía bajo aquel cielo gris,
pero mis palabras sí lo han logrado
pues he vencido al tiempo
agachando mi cabeza,
dejando que el peso de los años
reine sobre nuestros cuerpos.

Confesiones

Fesal Chain

Negarse a uno mismo es cosa muy seria
me dijo el hombre con una cicatriz
que le atravesaba la cara desde la ceja derecha
hasta la parte izquierda del mentón,
si muchacho a ti te hablo, negarse a uno mismo
es la cosa más seria que uno puede cometer,
¿un cigarro?,
la celda como baño sin luz rezumaba un vaho color violeta
el vaho del elefante sentado en el lago
barroso de su muerte,
la cárcel completa era el barco de fitzcarraldo
sobre la montaña llena de niebla con su proa
ardiente y celeste mirando el mar,
el ronco me dijo que había acuchillado a una mujer
que no quiso entregarle la cartera
y el más delgado nervioso risueño
como un idiota que saltaba sobre los juegos
infantiles de la plaza
me dijo que no sabía nada
que nunca sabía nada
que para ser honesto no vio si era una niña
o un perro que por esta noche no sabía nada
que mañana el juez le diría,
negarse a uno mismo es cosa muy seria
me repitió el mismo hombre con una cicatriz
que le atravesaba la cara desde la ceja derecha
hasta la parte izquierda del mentón,
y yo ahí callado pero atento
con el clavo enorme en mi bolsillo
fumándome el último cigarro,
pensando que alguna vez
había escuchado en un mullido asiento
Homeward Bound de Simon y Garfunkel
y que ahora en este torrente sin fin
y entre estas caras extrañas
aún deseaba como ayer
estar de vuelta en casa
de vuelta en casa.

26 oct. 2016

Antiguos Poemas de Juan del Mar


- ¿Y piensa escribir sobre esto?
- Sobre lo que ha pasado en Chile, NO.
- Sobre lo que ha pasado en mí, SI.
Floridor Pérez
Cartas de Prisionero


Transhumano

Hoy transhumano,
de mueca y de casi nunca lloro.

Hoy transhumano, de diez a doce
débil de andar
o harto fuerte si me da la gana.

Hoy transhumano,
me miro para adentro o de reojo
me escudriño un poco viejo
un poco niño.

Hoy transhumano me conozco
y ay cuando melancólico
me yergo entero,
me nostalgio.


El único camino del pueblo

El único camino del pueblo
que conduce al mar tan extenso
está lleno de semillas y cardenales
me siento en una piedra
y dejo caer la cabeza
mirando el suelo
cambio mi cigarro de mano en mano
y miro a lo lejos el vuelo de un pájaro.

Pienso que si mi amor
se ha resquebrajado como un espejo
ahora no soy un hombre triste
nada más que un tanto remecido
por la realidad compacta y porfiada.


Tengo una pena vieja

Tengo una pena vieja
que camina sola
como derrumbe de habitaciones.

Cuando divago por el centro de Santiago
mirando un lomo palta arrinconado
o un schop de vidrio que transpira
esta pena me mira
poniendo sus ojos sobre mis hombros
y me susurra
que este tiempo no fue mi tiempo
que cayó Lenin de cabeza
contra el cemento
que no podía ser que la gente
se arrimara a mis deseos
que los actos propios nunca son suficientes
que por lo mismo
me hice en corto plazo
pasto de siquiatras.


Trazos de la tarde

El viento remueve trazos de la tarde
por las esquinas del barrio
vacías de estanques de agua
y mis pies rozan el suelo
de veredas hinchadas vacías
como tinajas de roble tiradas
en una bodega.


Hoy recorrí el forestal

Hoy recorrí el forestal
y alrededor de la fuente de Darío
los niños jugaban con el agua
y sus madres solteras
paseaban el dulce perfume triste del fin de semana.

Dormí la tarde en el parque
y al despertar a regañadientes
se escuchaba una guitarra eléctrica
que daba mil aullidos
mientras un hombre de voz ronca
leía en voz alta algunos versos
en la fuente de soda.


Estación Central

Recorro 5 de Abril con Las Rejas.

Un árbol seco sin jardín
un gusano arrastrándose bajo el sol del verano
sin los amantes
una vereda rota atravesada por raíces
espinas locas de un arbusto
caminos de la estación.


Un ocaso

Hay un ocaso que entrelaza mis palabras
las vuelve tenues
un ocaso que estrecha mi garganta
y aprieta mi lengua al paladar
un ocaso que enrojece mi sombra
que la alarga
un ocaso de flores secas de cementerio pobre
que surca mis manos abiertas
un ocaso que porfiado
hormiguea sobre mi pecho
y hace saltar mi sangre
contra la calle.







17 oct. 2016

Vengan todos ustedes que caminan los senderos

Fesal Chain

Vengan todos ustedes
que caminan los senderos
del pueblo fantasma en el desierto
que ocupan las plazas
y los comercios derruidos,
vengan
les contaré la historia del hombre
que encontró el portal
para pasar al mundo de los muertos.
Fue un once de noviembre
de un año lluvioso
cuando el águila sin cuerpo
deambulaba por un cielo negro
entonces el espíritu
que no era aún un hombre
ni siquiera un niño
entró a la tetera roja
donde su futura madre
preparaba el té de las cinco,
y allí se depositó en el vientre
de la mujer joven y risueña
para nacer a los siete meses
pues quería salir al mundo
antes de tiempo.
A los siete años casi ocho
estuvo a punto de despedirse
en un hospital público de mala muerte
donde las mariposas de metal
volaban por las piezas comunes
y se enterraban en sus brazos
como zancudos rabiosos
como moscas carnívoras
de filudos dientes.
A los nueve a los diez
a los once ay
y a los doce años
lo rodearon vampiros
seres de grasa y sangre purulenta
entre las mismas calles
en que deambulan ustedes en silencio,
a sus quince recorrió los caminos de Arguedas
mucho después de que el mismo Arguedas
recorriera los caminos chilenos
y mucho después de que el mismo Arguedas
acabara con su propia vida
aterrado y malherido de recuerdos
de su danza niño barro con los cerdos.
A los veinte veintiuno veintidós o más
ay el encuentro
con una bala que rozó su sienes
sus parietales, sus ojos estallando
de las cuencas de su alma
el temblor de su escalera
el terror visitando tantas veces
su estadía.
A los treinta y cuarenta fugitivo
frente al enrejado mental de su desidia
de su tintinear sin corazones
de su armadura de papel
de su nervio como flor de cementerio.
Vengan todos ustedes
que caminan los senderos
vengan.
Así como si todo y nada
a la hora de su cincuentena
el hombre se encuclilló para oír
el sonido del gusano
arrastrándose entre espinas
y escuchó a cambio el aullido del perro
atrapado en el alambre púa de la vida
diciéndole
oye tú semita parado y acostado
déjate ya de dar vueltas entre aquellos
que no entienden ni su propia vida
comienza a mirar
la quebrada del viento y el mar en sus orillas
a poner oído atento al águila sin cuerpo
a la mariposa de metal
a la danza yawar fiesta en tu pupila,
agarrate de una buena vez
con dientes y con muelas
al lomo encabritado del toro que resopla y que patea
sobre la tierra seca de la tribu
y salta ya tonto porfiado
de la quebrada putrefacta entre montañas
al alto cielo fiero de tus días.
De este modo y no de otro
el hombre encontró el portal
para pasar al mundo de los muertos y no entró
pues aún no era su tiempo.


12 oct. 2016

Leica

Fesal Chain

Ayer miraba tus fotos
y escuchaba a Elis
ayer mi ojo era mágico
pupila retráctil
y escuchaba a Elis
dedos juguetones
en la lente leica,
ayer escuchaba a Elis
como cuando eramos
tan jóvenes
oh sí
tan jóvenes.

9 oct. 2016

Vamos a poner las cosas en orden

Fesal Chain

Vamos a poner las cosas en orden
pues las palabras y las cosas
tienen un orden
entonces manos a la obra:
si te sientes desesperanzado
es porque te has esperanzado,
si te sientes involucrado
en algún engaño colectivo
es porque te has involucrado,
una mente enferma
no piensa sino cosas enfermas,
una mente sana
no piensa sino cuestiones sanas,
si el todo está en crisis
y piensas dentro del todo
piensas en crisis
no darás un paso sin estrellarte
contra la pared del mundo que se cae,
quién te antecede hombre
tu padre, y a tu padre tu abuelo
quien te antecede mujer
tu madre, y a tu madre tu abuela
quien te sucede hombre
tu hijo
quien te sucede mujer
tu hija,
vas y lloras por las calles
pues has actuado
con aquellos que no sólo
no te han dado nada
sino que te lo han quitado todo
y sigues y prosigues
por la ruta del creyente,
ya vas a cumplir medio siglo
o tienes más de medio siglo
y tomas la sábana
con tus manos rugosas
y tratas de estirarla
como una mortaja,
pero no te han quitado todo
no desesperes
es cuestión
de que des un paso al costado
"transido entre la intemperie y la muralla"
y observes la calle
detrás del jardín de los amantes
detenido
como se muerden los lobos
y se dan de dentelladas,
unos contra otros
hocicos rojos de sangre
hocicos blancos de baba
hocicos mojados de muerte.


7 oct. 2016

Ustedes creerán

Fesal Chain

Ustedes creerán
que no tengo un canto general
que no tengo una obra gruesa
que mi megalomanía
es también general y gruesa
ustedes creerán
que mi vida a los 50 años
no es más que un crepusculario
una mera cueca larga
una tentativa de hombre finito
metido en una camisa de fuerza
que no tengo residencia
sino meros versitos de salón
en este pobre y triste país
del fin del mundo,
bueno
crean
lo que quieran
allá ustedes
con sus dioses
¡idólatras!


Me cago


Fesal Chain

Me cago en vuestro racionalismo exacerbado
me levanto me limpio y me encuclillo
sobre vuestras cabezas
y me vuelvo a cagar sobre sus habladurías
de café, de bares mareados, de salones
me cago sobre sus indignaciones
rabietas
emociones bárbaras
me levanto me limpio y me encuclillo
sobre vuestras cabezas
y me vuelvo a cagar
sobre sus análisis y lamentos
y vuestra inacción de estatuas
cubiertas de huano.


4 oct. 2016

Violeto y Parro

Fesal Chain

Yo parro
cuando me dejo caer pan
a la calle de la playa
y violeto si hablo
amasado
con el hombre
de las tortillas
que viaja y vende en su carro
por la ancha ruta.