Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo
Un hombre improvisa un solo de saxofón al paso del cortejo fúnebre de Gerald Vázquez. Fotografía de HECTOR GUERRERO

19 ene. 2012

Como una gárgola


Me sentaba como una gárgola en el borde de un gran ventanal, en una pieza hoy inexistente, que arrendaba con mi trabajo de garzón. Y frente al Parque de hojas amarillas y siempre húmedo, escuchaba a Caetano Veloso, comiendo pizzas caseras hechas con pan amasado y queso. Eran los tiempos en que pintaba óleos y el mundo me parecía un enorme horizonte a a escudriñar, una promesa.

Y algunas veces junto a ese Pedro, caminábamos por el otro Parque, para leernos nuestros textos, conversar con Pepe Donoso o Alfonso Calderón que montaban una pequeña Feria con mesas sobre el pasto. Y sobretodo para robarnos algunos libros y mirar el sol tenue. El mundo era para trasgredirlo sin miramientos y en alegría, a pesar de la muerte rondando, te acuerdas Pedro?