Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo
foto Fesal Chain

28 ene. 2013

Cuatro aforismos/especial para SITIOCERO


Fesal Chain

Especial para SITIOCERO http://sitiocero.net/2013/cuatro-aforismos/


1. No hay claridad porque la oscuridad es reina del mundo, porque debemos trabajar con el sudor de nuestras frentes y parir con dolor, y nuestra violencia física y verbal crece en la medida que nos exaspera esta realidad arcaica de las cual unos pocos son sus administradores. Pero debemos creer que el estado histórico y actual de cosas es posible de transformar, debemos hacerlo para no sucumbir al encanto de la noche. Lanzados a la vida somos trapecistas entre dos polos, la exasperación y la esperanza.

2. La vida, la vida…no son los sucesos externos a nuestra propia biografía e historia sino aquellos que nos golpean como el martillo al yunque.

3. El mundo me parece una extensa y delgada capa de externalidades, aunque sé que no lo es, que es la manifestación del interior de las personas y que a su vez el interior de las personas es polvo de estrellas, pero el lenguaje que todo lo expresa, también todo lo encadena y se yergue en su señorío por sobre la natural y social materia, sobre el núcleo sagrado y sobre el cóncavo azul. Podrá ser la casa del ser, pero también es su cárcel.

4. Desde que tengo conciencia del yo y de la polis sé que inconscientemente siempre estoy pidiendo perdón por expresar mi mirada, esto que podría leerse como una especie de trauma psíquico infantil, de huella digital familiar sobre la red neuronal no lo es, es simple y llanamente el vivir, pertenecer y crecer en una organización maquínica como la chilena. Sociedad del chantaje democrático o dictatorial, pero del chantaje. No es mi padre el culpable sino un Padre Maquínico mayor del cual mi padre, yo y mi hijo somos sus hijos. Una especie de Moisés chileno: no haga esto no haga lo otro, no haga aquello. No diga esto, no diga lo otro, no diga aquello. Manténganse en el consenso de la culpa, que no es sino el consenso del tabú chileno. Por mi parte no me he auto censurado pero esa culpa inconscientemente perdura, muy minimizada pero perdura. Y la lucha fundamental es contra ella, la lucha contra la cultura ya sea burguesa o proletaria. Me digo: Yo no soy el culpable que la sociedad no acepte la verdadera diversidad, la de aquel o aquella que está profundamente en desacuerdo con su tabú primordial.