Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo
El pago de Chile. Artefacto de Nicanor Parra

5 jun. 2010

98 AÑOS


Fesal Chain

No hay espacios de luz
ni destellos de mañana,
nos han obligado
a observar detrás de siete rejas
la obscura pieza de la reforma y el concilio
y a beber el ánfora de la amarga cicuta del maestro,
nos han impelido a forjarnos sin la fragua derritiendo
los metales del siglo que ha pasado fragoroso,
no hay entonces clavel, rojo clavel
ni enredaderas con espinas
horadando los laberintos de la historia,
ni estrella, ni lucero
lanzado al azul incandescente,
ni martillo en yunque, ni hoz segando
la mala hierba de la tierra,
nos han obligado a caminar solitarios
sin más herramientas que la vida
y la palabra como daga,
nos han quitado al partido enamorado,
como quien te roba
de noche el sueño más preciado,
pero ellos, ellos,
los abúlicos socialdemócratas,
los que han perdido la esperanza,
los de antifaz y ganzúa en emboscada,
los que parlamentan en la putrefacta ágora
de los asesinos y señorones de la polis,
ellos, los que reptan
por el camino de la muerte,
ellos, no serán jamás semilla
en el fértil pueblo del mañana,
y mientras ladren los perros de la noche
jamás florecerán con él
como el copihue de Angelita,
en cambio nosotros
los desalojados de la década,
volveremos con el mar y sus espumas
desde Recabarren y Lafferte
desde Corvalán y nuestra Gladys,
desde Neruda, De Rokha y Víctor Jara,
junto a la mujer de ojos como rayo
y al hombre de torso de acero en la batalla,
volveremos a crecer y a ser gigantes
como se ensancha el Roble Pellín y la Araucaria
como explota el Pimiento, rojo entero
y estallan las hojas carnosas del Canelo,
así, echaremos raíz duradera en los surcos de la sangre
ondearemos las banderas honradas y sencillas,
y alzaremos el cuerpo del pueblo
hacia los cielos.