Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo
La Patria Dibujada. El Niño Rodríguez

20 jul. 2010

Por qué Isabel Allende SI


X Fesal Chain

Yo defiendo, aunque no lo requiere, a Isabel Allende. Quiero que se gané el Nacional de Literatura. Quienes crean que la escritora nació recién en 1982, no tienen idea de la historia del periodismo de reportajes desenfadado y liberador en Chile. Quienes crean que la escritora chilena y latinoamericana más leída en Chile y en el mundo, nació con Carmen Balcells, andan muy perdidos, por decirlo menos.

Desde mediados de la década del 60 fue una importante colaboradora de Revista Paula, esa que dirigió la gran periodista Delia Vergara entre 1967 y 1974, y mientras Hernán Millas y otros ilustres, afilaban sus cuchillos contra la Unidad Popular en la Revista Ercilla, la Allende realizó reportajes verdaderamente revolucionarios para la época, la píldora, la infidelidad femenina y otros. Publicó una colección de artículos titulada "Civilice a su troglodita" y además trabajó en dos canales de televisión. En 1973 estrenó su obra de teatro "El embajador" y en 1975, en el exilio, su primera novela, "La Casa de los Siete Espejos". En 1982 obtuvo un éxito sin precedentes, en Chile y en el mundo con su novela "La Casa de los Espíritus".

Para el conocimiento de aquellos y aquellas trogloditas escribidores que sólo son celebrados por un grupo reducido de seguidores y por su familia, les recuerdo que durante su trayectoria, Isabel Allende ha obtenido 27 premios:

Novela del año (Chile, 1983). Panorama Literario (Chile, 1983). Autor del año (Alemania, 1984). Libro del año (Alemania, 1984). Grand Prix d’Evasion (Francia, 1984). Grand Prix de la Radio Télévision Belge (Point de Mire, 1985). Mejor Novela (México, 1985). Premio Literario Colima (México, 1986). Quality Paperback Book Club New Voice (Estados Unidos; nominación en 1986). Autor del año (Alemania, 1986). XV Premio Internazionale I Migliori Dell’Anno (Italia, 1987). Premio Mulheres a la Mejor Novela Extranjera (Portugal, 1987). Nominación al Los Angeles Times Book Prize (Estados Unidos, 1987). Library Journal’s Best Book (Estados Unidos, 1988). Before Columbus Foundation Award (Estados Unidos, 1988). Premio Literario XLI Bancarella (Italia, 1993). Independent Foreign Fiction Award (Inglaterra, junio-julio de 1993). Brandeis University Major Book Collection Award (Estados Unidos, 1993). Feminist of the Year Award, The Feminist; Majority Foundation (Estados Unidos, 1994). Critics’ Choice (Estados Unidos, 1996). Books to Remember, American Library Assoc. (Estados Unidos, 1996). Hispanic Heritage Award for Literature (Estados Unidos, 1996). Malaparte Amici di Capri (Italia, 1998).Donna Citta Di Roma (Italia, 1998). Dorothy and Lillian Gish Award (Estados Unidos, 1998). Sara Lee Foundation (Estados Unidos, 1998). Premio Iberoamericano de Letras José Donoso, Universidad de Talca (Chile 2003). Premio Honoris Causa ,Università di Trento en “lingue e letteratura moderne euroamericane” (Trento,Italia , mayo 2007).

En relación a la calidad literaria de su obra, que tantas veces se le impugna por moros y cristianos, a mi juicio todos los análisis que se puedan realizar, no deben dejar de lado, que Isabel Allende pertenece a la ya antiquísima y vilipendiada tradición del periodismo literario, que se entronca con las Novelas de Entretención, esas que nacen con las Novelas de Caballería y se extendieron en el tiempo y en la historia de la literatura mundial con las Novela de Viajes y Aventuras, con las Novelas de Anticipación, con las Novelas de No Ficción y por supuesto con el Realismo Mágico latinoamericano.

Pertenecer a dicha tradición, no es de manera alguna un pecado literario, sino una apuesta consciente y un aporte innegable a la masificación de la lectura por parte de amplias capas, grupos y clases sociales de Chile y el mundo, y especialmente en este país de incultos y arribistas, plagado de lectores que no entienden lo que leen y de escritores y escritoras que no los lee nadie o que son a lo sumo los regalones inverterados de los "agentes" literarios de las escasas y pituteras editoriales existentes. El famoso boom chileno de los 90 en adelante, no ha sido sino, con las escasas figuras de la talla de Hernán Rivera Letelier, Pedro Lemebel y Carlos Franz, y anteriores a ellos de Diamela Eltit, una suma de escritores y escritoras mediocres que escriben al estilo de los Best Sellers, pero que no logran, en modo alguno, vender sus obras como si lo logran los Best Sellers de verdad.

Quienes se han transformado en enemigos enconados de la Isabel Allende, a excepción de Roberto Bolaño o Elena Poniatowska, son en gran parte escritorcillos desconocidos o viejos carcamales que lo único que desean es obtener el preciado premio. Más de alguno de ellos, en todo caso, se dedicaron durante la dictadura militar a escribir desde espacios oficiales sobre temas muy "vendedores" pero que no ponían en peligro su vida o su continuidad escritural en los medios más reaccionarios del país. Fue bastante fácil para Jorge Edwards escribir Persona Non Grata, cuando era un protegido de Allende y la Unidad Popular y más fácil republicarlo cuando al momento del Golpe Militar, ese tema era caldo de cultivo para la avanzada fascista neoliberal en la Patria. Mientras Isabel Allende en pleno año 1982, es decir a sólo a 9 años de la entronización de la barbarie y en pleno exilio, se atrevió a escribir la Historia de Chile en clave mágica, rescatar la figura de Víctor Jara y en el último capítulo de la Casa De Los Espíritus, describir crudamente los centros de detención de la DINA,y la tortura con pelos y señales a las mujeres chilenas, amigas y compañeras que defendían la libertad y la vida.Y valga el detalle, cuando los partidos políticos tradicionales y amigos de los escritores de salón al estilo Lafourcade, ni siquiera salían a la calle y la verdad del Informe Rettig, aún no despertaba del sueño embrutecedor en que la mayoría de los periodistas, escritores mercuriales y místicos lo mantenían.

Finalmente, una cuestión no menor desde mi muy personal perspectiva. De la totalidad de las obras de Isabel Allende, yo rescato poco, no me gusta su literatura realmente, sin embargo la sola existencia de La Casa de Los Espíritus, la coloca como una escritora de calidad y con capacidad enorme de seducción, y emplazo a todos quienes andan mirando en menos a Isabel, a escribir al menos una parte ínfima de ese libro, de lograr lanzarlo en el imaginario nacional e internacional como ella lo ha hecho y a vivir tan dignamente y con tanta paz interior cuando sean discriminados dura e implacablemente como lo ha sido ella. Aseguro, sin temor a equivocarme, que andarían arrastrando sus pies por las calles, pidiendo conmiseración y favores al estado y a los partidos políticos, para que los apañaran en su terrible travesía y dolor de supuestas víctimas del "pago de Chile".

Que Isabel Allende gane el Nacional de Literatura haría por lo demás plena justicia a su capacidad creativa, y especialmente a las mujeres escritoras de mi país, que desde su creación en 1942, de cuarenta y nueve galardones sólo ha premiado a tres: a Gabriela Mistral ( y nada menos que después del Nobel) a Marta Brunet y a Marcela Paz.