Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo
El pago de Chile. Artefacto de Nicanor Parra

15 ago. 2010

Poema ficción

Fotografía de Pedro Meyer


x Fesal Chain



Si hubiésemos triunfado
todos y todas
quienes escriben en la virtualidad solitaria
de la pantalla sin sol,
estarían leyendo sus poemas
gritando sus poemas
en los barrios
en las poblaciones
en los campos
en las fábricas
en las escuelas
en el edificio mayor
del poder popular
con una asamblea rebosante
de risas y canciones,
las banderas rojinegras
flamearían al viento
en casi todos los hogares.
no en todos por supuesto
(nunca fuimos totalitarios),
los viejos combatientes marcharían orgullosos
por las avenidas de las grandes ciudades
reluciendo también viejos fusiles
y los sucios uniformes verde oliva,
que vistieron en la última batalla
contra el opresor y sus esbirros,
los niños y las mujeres
con ropas de colores
comerían en los parques
huevos duros y presas de pollo
y elevarían enormes volantines,
mientras los padres y maridos
rebosantes de orgullo
beberían ese vino
que hoy en la tierra no se puede beber; (1)
si hubiésemos triunfado
nuestros mártires
serían héroes y heroínas de la patria igualitaria
y sus fotografías colgarían
de enormes paredes y ventanas,
y llenarían las miles de portadas
de los diarios y revistas populares,
si hubiésemos triunfado
las calles principales de los pueblos
se llamarían
Jecar Neghme
o Miguel Enríquez
o Lumi Videla
o Diana Aron
o Bautista Van Shouwen
o Jackeline Droully
o Luciano Cruz
por nombrar a algunos
y también los hospitales
y las plazas llevarían esos nombres,
si hubiésemos triunfado
los pobres y perseguidos de Chile
celebrarían este 15 de agosto
como el día de la libertad de Chile
y del pan tibio alimentando a la familia,
si hubiésemos triunfado
tu no estarías vendiendo en la calle
ni pidiendo las monedas siempre esquivas,
y yo no estaría escribiendo
en esta soledad virtual
de una pantalla sin sol,
acaso los dos tomados de la mano
mezclados en el fragor
y en el sudor de la alegría
abrazaríamos a los muertos
y a los que aún no aparecen
y a los amigos tan lejanos
para celebrar nuestra victoria,
la victoria de todo un pueblo tierno
que supo orgulloso y fuerte
que era posible
tan posible
construir un mundo nuevo.


(1) Paráfrasis a José Martí