Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo

1 may. 2016

Brevemente, mi oficio, mi trabajo

Fesal Chain

El trabajo de escritor debe ser uno de los más difíciles del mundo, probablemente no tanto como el de buitrero en una mina, o taladrador; yo de taladrador de calles de cemento trabajé, también de ayudante del ayudante eléctrico, estirando cables bifásicos y trifásicos de 50 metros o arriba de un andamio poniendo varios letreros de empresas en plena noche, también de repartidor de pan amasado y de pan de pascua, de amasador y horneador, de ese mismo pan que alguien se llevó a la boca, en fin. Pero el trabajo de escritor es bien difícil, en serio. Porque uno se sienta frente al computador, o en el pasado, frente a la máquina de escribir y el que te mira cree muchas veces que estás algo así como divagando, no es como sentarse frente a un piano, pues del piano salen notas, sonidos. Del computador o de la máquina no salen palabras, o sea quedan ahí en la página o en la pantalla o luego en la página impresa como originales, (antes de ser un libro me refiero), pero las palabras no resuenan en el aire y no llegan a los ojos de un lector de modo inmediato. De pequeño o joven te dicen que bonito tu hobbie, de más viejo si te preguntan en qué trabajas y dices soy escritor te quedan mirando como si dijeses me rasco los sobacos por las tardes, o sea que algunos piensan que eres un vulgar ocioso o en el fondo te dices escritor porque estás desempleado. En cuanto a los sobacos, yo me los rasco y me rasco varias partes del cuerpo y a toda hora, pero eso no tiene nada que ver con escribir. Escribir es un trabajo difícil como proceso y como identidad, pues el proceso antes de cualquier producto que quizás no saldrá jamás al mercado, es intelectual y no se ve como cuando alguien amasa u hornea el pan, o como aquel que empuja rocas en la mina, taladra calles de cemento o estira cables bifásicos y trifásicos de 50 metros, o se balancea arriba de un andamio. Da la impresión que ese hombre y mujer si trabaja, y del escritor da la impresión que no. Bien, ambos trabajamos y a veces el escritor debe hacer también trabajos manuales, para tener tiempo y recursos para pensar y escribir para todos los tipos de trabajador, en especial para el que anda en micro o metro y de vuelta de la larga y extenuante jornada, todavía le quedan energías para leer.