Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo
El pago de Chile. Artefacto de Nicanor Parra

29 mar. 2009

EL ESPEJO DEL ESPEJO DE LOS DIOSES



Cuando partía yo
por las mañanas
con el pasa montañas de niño
y con los ojos vidriosos de frío
y la escarcha se pegaba a las veredas
formando espejitos y diademas,
y mi madre me miraba
desde la casa girando
ese espejo del espejo de los dioses
me reflejaba como
la bruja del cuento
con su mueca
llena de multitudes varadas
y tu Gitano mío, me hablabas en susurro
hombre de un cerro lejano
escuchado por mi padre
en cintas magnetofónicas:
"...yo andaba enamorando el aire,
trazando un mapa de pájaros y arañas
en esa tierra donde se pierde el ojo
en horizontes como un abismo de agua."
Y cuando las calles
de aquel Temuco
errabundo
gris y con la rabia en la garganta
se me perdían en los zapatos
y daba vueltas mi cabeza a cada esquina blanda
y veía la rojinegra furibunda
en los muros de cemento
y mi madre recibía mis pisadas
con el mismo pasa montaña
lleno de baba
y con la lana picando
en las sienes transpiradas
mi padre en sus cintas
en la pieza de cristal
que derretía las lágrimas
con la mano en la cabeza
te escuchaba:
"...Tierra, horizonte,
juguete del cristal
del terremoto..."
Eras en mi vida
de entonces
gitano mío,
el espejo
del espejo
de los dioses.