Valparaíso

Valparaíso

26 de ene. de 2015

Y entonces



Fesal Chain

Y entonces
arrendé un departamento
frente a las putas
ahí, en la entrada adyacente al Cuervo
en el lado izquierdo del viejo cine y te esperé,
días
semanas
meses
te escribí cartas
me tomé un ácido lisérgico y te busqué
por todas las calles del barrio
y más allá de esas calles
y no apareciste jamás,
luego de vagabundear bajo los demonios y gárgolas
colgando de los edificios
luego de ser yo mismo uno de esos demonios
luego de convertirme en gárgola
arriba del techo
de aquel edificio de las putas
adyacente al Cuervo y sobre el Normandie
me fui al Forestal
a mirar una gordas que jugaban con globos de colores
y a reírme con la loca de los taco aguja,
mientras escuchaba a lo lejos
el ulular de las sirenas
de las bombas rojas como mi sangre
que apagarían el incendio
de aquella pieza a la que jamás llegaste.

Me comparo


Fesal Chain

Me comparo a los hombres
y entiendo esta mi vida
de tantos años,
ellos los que funcionan
los que sí logran
los que se acoplan
lagrimean, ríen sin más,
pero para mi
nadie especial, ni sobrehumano
el mundo es un lago
de viento norte y nubarrones
que nacen en el horizonte
tras el peñón aquel
donde el bote de madera
en su vaivén
me anuncia la tormenta,
y así es, qué se le va hacer
así es, sin más
no es triste ni alegre
no hay nostalgia ni euforia
de lo que fue
o vendrá en mí,
es, ¿cómo decirlo?
un modo complejo
una disposición inicial y detenida
un gesto
una mueca por ustedes
sumidos en aquel huracán,
en tanto converso
sentado en la tierra
con mis muertos
con mis amados muertos.




25 de ene. de 2015

Ya no basta


Fesal Chain

Debo salir
no bastan las palabras impresas
qué importa que pueda o no pueda publicar
panfletos
cartillas
dípticos
trípticos
folletos
libros
qué se yo,
debo salir
vocear mis versos
ya no en sordina
ni en el maleficio del silencio
debo gastar mis cuerdas
mirar cara a cara al invisible
latigar con mi lengua a que domina
acariciar la piel rugosa de mi pueblo
no debo perder tiempo
que no esté hecha mi vida
de perder la vida
que sea para cubrirme de sol y de noche
de arena y de cordilleras
de hielos y selvas
de sindicatos
de poblada y de números que progresan
ya no más tristeza
ya no más nostalgia de futuro
sino suelas y medias suelas
voz ronca en la muchedumbre
o en la pequeña sala
debo salir
ya no basta la escritura
machacada en cualquier página
ya no basta,
no basta
"porque mañana
a lo mejor hay un entierro"

Adonde van

Fesal Chain

Y El Castillo
y nuestra amiga la Stella
pegándole combos al poeta
ese, esmirriado, enclenque?,
y las mesas con ajedrez o damas
y las cervezas de a litro y los poppers
y tu risa entre carcajada y vergüenza?,
y el pasto del Bustamante
frente a esa casa que ya no existe
o los maderos botados
que dividían mi pieza de la entrada
y tu parándolos como fuese
diciéndome, esta hueá no tiene arreglo, chico,
y mis manos enguantadas de gasa
y tú mano en mi frente
en la mesa entierrada?,
y la visita que no fue
y tu boca antes del hospital
preguntando por mí?
adonde van
adonde van
dime
adonde?

En estos días


Fesal Chain


La muerte del salvaje detective
fue un zarpazo de la vida
para ti
mira qué coincidencias del mundo
en estos días
tu muerte ha sido una zarpazo en el alma
para mí,
y así es esta posta, grotesca posta
de la vieja huesuda pasándonos la guadaña
anunciándonos la próxima morada.


Moris - 30 minutos de vida Album

24 de ene. de 2015

Volvamos


Fesal Chain


Volvamos a los 80'
ya?
cuando estábamos a pasos del ayer
a pasos de esos 70' que removieron
el piso
el cielo
la sangre
la pupila,
entre gredas
entre móviles
entre conchitas e hilos
entre óleos del pintor
entre antiguedades
y libros usados,
ahora volvamos, te parece?
entre los viejos cigarros Life
y el bolso de lana
la melena revuelta
las alparagatas
el chaleco chilote
juntos, abrazados
riendo y tarareando a los blops,
"porque yo vengo aquí a cantar
la pena de mi dolor
que es una pena tan chiquita
que ni puedo entender yo"
volvamos ya?




Lemebel



Fesal Chain

Neruda decía de Alberto Rojas
que volaba entre magnolias,
de Federico que andaba de ángel
vestido de durazno,
pues yo te digo Lemebel
nada de alas para ti
que chancleteaste la tierra
y hundiste tus tacones en el barro
como Run – Run
sabiendo que la vida es mentira
que la muerte es verdad.


23 de ene. de 2015

No viajaré


Fesal Chain


No viajaré,
iré solo al cementerio
cuando ya nadie te nombre
cuando ya nadie te llore
cuando ya nadie nos mire,
iré solo
cualquier día de estos
solo
con un vestido y una flor,
y bailaré nuestro último bolero
y leeré nuestro último sol.

Pedro y un seminiño asombrado

Fesal Chain

Para Eduardo, Marta, Mirna, Cecilia y Cristina los amigos y amigas "del pueblito"

Ciertamente el muerto es Pedro, y yo no sé cómo explicarlo a ustedes. Para mí no se ha muerto el escritor, toda la noche no he dormido, toda la noche he llorado lágrimas de sal. Tener 16 años, vivir en dictadura y en barrio militar, ya no aguantar la vida un minuto en esos días de mierda (y no es metáfora) y entonces ir a refugiarme a lo que se le llamaba "el pueblito" un centro artesanal para pitucos, pero mucho, mucho, mucho más que eso para mí.

Allí con mi adolescencia dando tumbos y arrancando de la barbarie, conocí a Eduardo, un hombre que se suicidó de desesperación (y que pasó la noche anterior durmiendo en mi pieza), y a Marta, ambos una pareja jipi que había decidido vivir de artesanos. También a Mirna y Cecilia con sus antigüedades. Todos los días después del colegio, yo me iba a fumar mi cigarro al interior del taller de barro, todos los días durante cinco años buscando la esperanza.

Y entonces conocí a Pedro Mardones, desde el primer día conversamos, nos peleamos, y sobretodo nos quisimos muchísimo, fumando como chinos. Allí yo era el "chico", el cabro rabioso y clase mediero. Mi primera militancia se la conté a Pedro, mi primera polola de verdad, mis primeros poemas serios, que una vez me pidió para mostrarlos a sus amigos, como si fuese mi hermano mayor, mi hermano mayor. Allí me recibió después de grandes caídas mías diciéndome que no me asustara de mi fragilidad, allí él me contó sus penas, sus fracasos, sus marginaciones. Allí conversamos en el pasto frente a un ajedrez gigante, compartimos pan con mortadela, nos reímos de tonteras. Ahí lloramos juntos la pérdida de Eduardo, allí pateamos la perra entre antigüedades y corbatas con el logo de la Unidad Popular. Allí yo sentí que él se refugiaba en mí y yo en él, porque era poco lo que podíamos esperar en esos tiempos, recién comenzaba la rebelión y la dignidad.

Después, cuando me fui de mi casa, siempre tuvo gestos, ir a mi pequeña pieza, llevar pan con mantequilla, invitarme a caminar. Para una Fiesta de Los Abrazos, ya en la década del 2000, donde yo leía mis poemas y él se aparecía como invitado estrella, llegó y me abrazó muy fuerte, la gente que no me conoce como escritor, se extrañaba que este hombre me diera besos tan latigudos y risueños, como si yo fuera una celebridad en el escenario y lo que no sabía es que en realidad el me abrazaba como “el chico” del "pueblito". Eran los recuerdos que nos llegaban al alma, era la historia de un hombre de 30 años y de un seminiño asombrado de 16, que se habían hecho amigos en la noche más negra de Chile.

Hasta hace poco y si bien no nos veíamos, conversábamos por mail. Su pregunta hermosa y delicada: ¿"cómo están tus letras, chico"? Me invitó a su departamento y nunca pudimos coordinarnos, en fin. Como les explico, no es el escritor, es Pedro para mí, mi Pedro, mi amigo que me mostró otra vida, otro mundo. El mundo de los muchos que somos diferentes a la medianía, que tenemos determinaciones de distinto tipo y modos que no gustan a mayorías circunstanciales e ignorantes, que luego nos toman como modas. El mundo de la pérdida del miedo. El de la valentía de ser uno mismo.

Y yo aprendí. Por ello seguiré escribiendo siempre en su memoria, no en la del escritor exitoso, sino en la del hombre de 30 años que no veía horizonte alguno, que nadie reconocía, que todos rechazaban, hasta los izquierdistas de ese tiempo y los transeúntes que se alejaban como si tuviese tiña. En nombre de mi amigo, profesor de arte echado de todas las escuelas y que no podía más que ser vendedor de artesanías. Y en nombre de ese chico de 16 años, que no tuvo miedo a nadie y que caminó a su lado tan orgulloso como él por las calles de un Chile degollado.




Algunos recuerdos con Pedro


Fesal Chain


-Que voy a hacer Fesal. No tengo donde caerme muerto.
-Haz clases pues Pedro.
-Clases, clases, claro si me han echado de todas las escuelas por maricón pues Fesal.
-Pucha Pedro no sé, vamos a almorzar a la casa.
-Bueno chico, pero antes deja leerte esto cuentos que saqué en unas cuartillas.
-Son re güenos Pedro, son güenos...
-Si tú lo dices chico, si tu lo dices...Ya vamos a comer algo. Esa carta tuya a la pololita es media siútica.
-Sí, en realidad es como muy sufrida.
-Oye y yo de falda, no te complica que te vean conmigo en el barrio?
-Porque me van a complicar los huevones Pedro, milicos de mierda, que se la coman. (Verano del 83)

Este disco me lo regalaste en el Verano del 84 querido Pedro



Y cuando me ibas a ver al departamento del Parque Bustamante y entonces comíamos pizza en pan y después nos íbamos a fumar yerba al forestal? Mirábamos a unas gordas enormes que jugaban con unos globos y nos reíamos mucho, te acuerdas Pedro querido?

Nadie creería que robábamos libros en la Feria a la orilla del Mapocho, y que todos esos viejujos que firmaban autógrafos no te conocían, pero llegábamos a mi pieza y tocábamos las portadas como si fueran tesoros...

O que a veces te quedabas en otra parte, en la casa de Eduardo, porque en la población cuando llegabas muy tarde te tocaban el poto y te gritaban maricón culiao, y me contabas que la homofobia de los tuyos era descarnada... (Verano del 86)

***

Puta' que fuiste bien hombre pa' vivir Pedro, en dictadura andabas como tú eras, y cuando la izquierda te negó, te paraste en tu orgullo, y después en democracia siempre igual. Nunca te negaste a ti mismo.


22 de ene. de 2015

Mi homenaje a los 95 años de Marcos Ana

Fesal Chain

Entre muchos y muchas artistas tan querid@s como Luis Eduardo Aute y Pilar Bardem, entre otr@s, mi homenaje a los 95 años de Marcos Ana: "Noventa y cinco"en el Blog del poeta http://www.marcos-ana.com



18 de ene. de 2015

Qué cae

Fesal Chain

Qué resbala de los dedos?
gotas caen
de pintura
de sudor
de almíbar
caminamos desde la UNCTAD
al barrio Merced
y nos tomamos un café
muy cerca de Los Asesinos
allí donde las librerías
se pudren o brillan
allí donde los actores
salen con frío por la noche
o mirando los adoquines,
allí donde el sobrino viejo
guarda las pinturas del Rulo,
qué resbala de las manos?
gotas
de pintura
de sudor
de almíbar
caen...

Pasan los años


Fesal Chain

Es que requiero tormentas
llamaradas
y entonces tras de mí
derrumbe y polvareda
y pasan los años
y requiero tifones de uñas
temblores de piel
explosiones de dientes
y así, sin que nada pueda hacer
incendios del alma
tras de mí.


17 de ene. de 2015

Mi tarea





















Fesal Chain

Es simple,
ahora no lo creerán, pero no importa,
llegué como vuestro espejo a la vida
más ese que esconden en el viejo armario,
de tan craquelado que casi no es espejo
y así he rondado entre ustedes,
también como el cadáver que esconden las familias
por ello me olvidan
justo en el mismo instante en que me ven,
lo sé
es mi tarea,
estar frente a frente
mirándolos al blanco de sus ojos,
cuando distraídos buscan la vieja marina
o el libro infantil ya desteñido
o la pequeña escultura de yeso saltado,
objetos peligrosos
que arrinconaron
en la obligatoria pieza de guardar.