Valparaíso

Valparaíso

27 de feb. de 2015

El camino

Fesal Chain

El camino no se fotografía
mis pies caminan sobre mis huellas
no hay lente ni obturador posible
no hay piano sin dedos que bailen
sobre las negritas y blancas
y si viene el pordiosero vestido
como Tom Wolfe
con voz parsimoniosa
moviendo los brazos
pues que se quede ahí
sus ampulosos gestos
no me desviarán
pues sobre mis huellas camino
y en medio de todo cielo
dejo estampada
mi burla.


Belleza




Fesal Chain

Si tuviera
que vender mi alma al diablo
lo haría para que la belleza
le quitara su lugar
en el trono de este reino para siempre
luego lo arrastraría al infierno
con la alegría del condenado
que le ha devuelto al mundo
su tesoro más preciado.



Desde aquel día

Fesal Chain

Desde aquel día
en que arrancamos en camión a la capital
y mi padre deambulaba por la costa
desde aquel día
que dejé mi rifle
el manzano
y el cordero pastando en un jardín de cera
no he vuelto a ser el mismo,
desde aquel día "en que lo dividieron todo"
no he sido más que un sueño
que quiere volver
a las manzanas
al rifle
al cordero pastando en el jardín de cera,
desde aquel día.



26 de feb. de 2015

Tú o la sencillez. Crónica quebrada de un Festival.

Fesal Chain
Especial para SITIOCERO


Mi padre y mi madre en la cama y nosotros con mi hermana también, hasta el perro, la tele en la pieza y el Festival, antes de eso recuerdo haber visto a Zegers en plena Unidad Popular, luego al parecer por los acontecimientos, y vaya qué acontecimientos, un salto hasta el 75′, con un histérico Roberto Viking Valdés que me causaba mucha risa. En fin, esta no es una seguidilla, año a año del certamen.

Continuar leyendo en SITIOCERO


Crónica de mi otro yo (O comienzos de la novela que no vendrá)



Fesal Chain
Especial para SITIOCERO

En aquella época me encerraba en mi pieza, a escuchar a Los Beatles en mi radio Aiwa, al compás de Oh Darling apretaba los dientes y los puños y miraba una ventana con barrotes pero no, no era una cárcel, no. Era mi pieza, la del planchado, la de la tele, el comedor de diario, la de la puta que los parió. Así era.

Continuar leyendo en SITIOCERO


22 de feb. de 2015

Viña tiene festival (parafraseando a Prodán)

Fesal Chain

Farkas regio pelo, dientes de neón
el ego maníaco, maníaco brillando
con su Rodin con frases de auto ayuda.

La alcaldesa tarada, bronceada, chupada
tuerce la boca, y baila, besitos
y el cola fascista ahora es un buen tipo.

Basta! Me voy, rumbo a la puerta
y después al boliche a la esquina
en la plaza los perros se mean, culean.

Esta sí que es bien chilena !

19 de feb. de 2015

Delfina

Fesal Chain

Yo creo que realmente hay que ser un pueblo pensante, como sea, desde donde sea, eso es detenerse a comprender. Lo que más o menos viene a significar “atrapar en forma unitotal algo, en forma previa". Así lo que fácilmente es aclamado como escándalo, debe ser comprendido. Dicho esto vi la entrevista a Delfina Guzmán. Ella fue y es una gran actriz, un aporte indiscutible no sólo al teatro chileno, al cine y a la televisión, sino a la cultura. El desarrollo de un modo sarcástico, inteligente, incisivo de comprender Chile durante tantos años. Para ello ha cultivado un modo de pensar, que justamente se hace preguntas, sin miedo, se da respuestas, sin miedo, y acierta y se equivoca miles de veces sin miedo. Usted podrá estar de acuerdo con ese modo, que se hace público, uno podrá escandalizarse o no, ciertamente escandalizarse es muy fácil. Pero usted y yo debemos comprender. Sino se hace juez, y anda uno sopesando sin “atrapar en forma unitotal algo, en forma previa" y bueno queda uno tranquilo con uno mismo sopesando, y poniéndose del lado correcto o incorrecto según la personalidad propia o los intereses que cada uno tenga, pero no entendiendo nada de nada del personaje, de su época, de su modo, de su historia, de sus aportes, de sus quiebres, aciertos y desaciertos. Indignarse con Delfina Guzmán es es como volver al siglo XIX. Ustedes o yo, ángeles del cielo diáfano donde sólo vuelan las plumas e iluminan con destellos las aureolas. En definitiva, dejen tranquila a Delfina Guzmán que se equivoca tanto como le apunta, pero al menos se ha atrevido durante décadas, sin miedo.


El que aparece

Fesal Chain

Yo, el que aparece como el más público de sus privacías, no soy sino un tímido y un extraño, a todo lo que debe guardar el espíritu en su seno, un vergonzoso púdico de mis penas, un delirante callado de mis congojas, un mudo enterrando sus alaridos, y así, viviendo me muero por los minutos y por los días, que escondo en el entrecejo de mis pupilas...



18 de feb. de 2015

Estas ahí




Fesal Chain

A nuestro gato Petunio

Ahora estás ahí
en el bosque acurrucado
entre raíces y piedras
sumergido en la tierra salada y gredosa
como cuando dormías enrollado
en nuestra cama como un hijo,
ahora estás en el mejor lugar
de todo este puerto abandonado
con el mar y el molo de abrigo
a tus pies o a tus patas tendría que decir,
ahí estás, en tu calle de siempre
donde nosotros ya no habitamos
en la casa del ciudadano más luminoso
de Valparaíso, el que no pregunta
sino que abre sus puertas sin más,
ahora estás ahí, rey de la península
tú, tenue habitante, entre pinturas
de mujeres tristes y pescados
junto a la legendaria perra Mali,
ahí estas tú, el gato más observador
el hablador, el más ilustre
de toda la República Independiente
de Playa Ancha
para siempre.



Qué puedo hacer yo?

Fesal Chain

Qué puedo hacer yo?
qué
si soy una piedra
una hoja
soy un árbol, o la rama del árbol
soy un gato o la oreja o su pata
qué puedo hacer yo
si nací sin poder
sin tu puto apellido
sin tu puto dinero
qué puedo hacer yo
qué
solo,
nada puedo hacer
solo soy como una rueda
de parque de diversiones
que gira abandonada
sin niños
qué puedo hacer yo?
si nací con palabras
nada más que palabras
nada mas que con inocuas palabras
que puedo hacer yo?
nada
nada puedo hacer
soy una piedra
una hoja
una rama
mi gato
mi niño
y sus ojos que se van...


14 de feb. de 2015

A veces



Fesal Chain

A veces creo que estoy deprimido, o un poco cansado, pero en realidad, no es eso. Es que ando apenado, pero porque me he dado cuenta de ciertas cosas, que al principio dan tristeza, pero luego dan oportunidades de construir de un mejor modo el mundo.

Cumpliré 50 años, quizás para algunos signifique ser joven, para otros un tanto viejo, pero el tema es que ya no tengo 20, ni 30, ni 40. Y que los amigos se enferman, se van irremediablemente o uno deja de ver personas porque esta lejos o no se da el tiempo. Muchas situaciones de este último año con amigos queridos me han hecho reflexionar.

Que estamos hechos de minutos nada más, que lo que uno cree que se repetirá, no se repite. Que lo que uno cree que vuelve, no retorna necesariamente. Que no somos inmortales, que no tenemos la verdad, que no nacimos ni vivimos para sufrir. Y entonces empiezas a comprender que todo tiempo, época y encuentro tiene un valor en sí mismo, que no es bueno decir " te voy ir a ver" y no llegar, que no es bueno sólo recordar a los amigos desde lejos, que no es bueno pelearse por huevadas, que uno está hecho de los otros también, y que se debe al otro porque se debe a uno mismo con toda la fuerza y el amor a la vida que nos ha tocado vivir. Hablar de más, hacer de menos, es tiempo perdido.

Quizás he viajado muy velozmente. Es así. A mi edad, y lo supe desde niño, he vivido el doble, en riesgos, en errores, en amores, fui un bólido. Así como escribo, como obseso, he vivido. No me arrepiento. Pero ahora sé que debo parar un poco, a contra natura quizás, pero parar. Visitar a mis amigos y amigas, quererlos, conversarlos y rescatar en ellos los tiempos en que fuimos más sol que hoy, más esperanza que hoy, pero también rescatar el hoy irrepetible. Amarnos, eso es lo que importa.Que otros se dediquen a odiar al mundo y a sí mismos. No yo en ustedes, amigos y amores de mi vida.


11 de feb. de 2015

No esperes nada de mí

Fesal Chain

No esperes nada de mí
nada,
me prefiguras hombre
de pecho en torbellino
de piernas fuertes
y mandíbula apretada
indicando en verbo tu camino,
pero soy yo el que te espera
aparecida en muchedumbre
soy yo el que te clama embanderada
soy yo el que transpira
su propio tiempo y deambula
en ti, temblando,
soy yo, el niño tras el vidrio
que mira detenido la lluvia
y las millones de sombras
que proyectas,
soy yo, el hijo de heridas indelebles
quien lucha contra tu olvido,
quien busca entre tus millones de células
y anhela en tus enormes cordilleras
el mismo obsesivo insistente amor
que te prodigo.





No a la razón ni a la sinrazón

Fesal Chain

No saber cosa alguna
ni comprender la mínima partícula,
no hacerme preguntas
ni tenerme respuestas,
no hurguetear raíces o seres
ni desear estrellas o arcillas,
no a la razón ni a la sinrazón
no al logos ni a la nada,
para antes de comenzar a morir
velozmente,
sólo amar.

9 de feb. de 2015

Los días

Fesal Chain

Qué es lo que tienen los días
contienen materia?,
acaso a las mismas mujeres u hombres
de estructuras dislocadas
segundo a segundo?,
o a los mismos, a las mismas...
que caminan por exacta vereda?,
la plaza gira sus ángulos
el borracho se embriaga diferente?,
los nombres se repiten o su vocalización
los transforma en llamadas para otros?,
la sorpresa y la aventura
acaso no se hacen idénticas
a la sorpresa y a la aventura
de un tiempo ido o de uno que vendrá?,
te levantas y te acuestas en camas disimiles
o el hueco tibio se reitera entre tus sábanas?,
tu espejo refleja al viejo de la mañana
o al joven de ayer
o a una mujer que se vuelve hombre?,
qué es lo que tienen los días?


Crónica del Mar Caliente

Fesal Chain

Observo a la gente acostumbrada, inclusive arraigada en la protesta. A todo. Caminan maquínicos, regularmente, como en ese poema de Vinicius de Moraes "Porque hoy es Sábado". Pero no son las personas las que me llaman la atención, sino yo. Desarraigado de los otros, divorciado, separado. Como quien mira piedras, tierra de patios deshabitados. Soy yo, a quien las cosas ciertas, las sin alma me alimentan más que un ser humano. Es en ellas donde buscó el placer, en ellas hago caer el deseo como una estrella fugaz sobre un campo de trigo. Soy yo a fuerza de desamparo. Pero no el apenado, no el miserable, no el que aúlla comprensiva caricia. No. Soy yo, como quien construye a aquel que luego borrará su cara frente a un público que aludirá con aplausos al amortajado en vida. Y todo pasará. Pasarán las páginas, las palabras en el aire o en la visualidad, pasará mi voz, los ojos volarán, no habrá paisaje, ni pintura, la nada pasará a su vez y el ángel y el llanto o la risa de ayer o de mañana. Como pasan los hombres y mujeres, arraigadas en su respiración, en sus rodillas aceitadas o secas. Pues faltan cien años para el movimiento, para que Cézanne acabe de una vez y llegue el holograma, para que la muerte de millones sea sólo energía fundante, para que él y ella ya no sean más que uno y juegue el caballo sobre el mar caliente, cien años más faltan.

8 de feb. de 2015

La parca



Fesal Chain

A Eduardo, Jecar, Marco, Pedro y Mauricio


Anteayer un amigo
podría haber muerto,
ayer un amigo dejó su estela
su sonrisa y nada más,
y mucho antes, el dolor,
el llanto de madrugada y la mirada perdida
de tres que desaparecieron
más allá de las órbitas que giran
sobre nosotros,
no es mi colección personal
es mi futuro
el vuestro, el inexorable
el que siempre viene,
que me dejaron todos ellos?
el que no partió, su alegría
su deseo
su mirada al jardín colgando del cerro
y sus manos sobre el durazno,
el que recién emprendió el viaje
su palabra, que no el personaje
su caminata, que no su sarcasmo,
y antes
antes
antes mucho antes de este presente
el de barba rala, los óleos de la desesperación,
el combatiente, la mirada fija sobre las estrellas,
el pensador, la inteligencia y su risa burlesca,
y así me quedo
esperando la parca,
con mis manos sobre la flor
con mis ojos mezclando primarios colores
o luminosidades de ligero temblor,
y con mi boca salvaje, haciendo muecas sobre los idiotas.


3 de feb. de 2015

Oh Mamy, oh Mamy Mamy Blue







Fotografía de Koen Wessing

Fesal Chain

El balancín amarillo sobre el pasto
moviéndose solo con dos niños fantasma,
milicos camuflados recorriendo las calles estrechas
mientras mi perro ladraba a un camión de madera
a la pelota de goma con una estrella en su centro
y al rifle triste como un zapato abandonado.

Largo mi viaje de sonidos sin monólogo interior
con Nicoletta y Joël Daydé en mi cerebro espantado de niño,
mirando la mancha de sangre en el pavimento
y a la manzana ácida en el cielo girar sobre su órbita
como un sol verde lejano lanzado por un gigante.

Oh Mamy, oh Mamy Mamy Blue
oh Mamy Blue, sin mi padre,
en aquel septiembre húmedo de muerte.




A mano y sin permiso

Fesal Chain

Me tomé muy a pecho
eso de que el sueño
se hace a mano y sin permiso
y ahora que mierda hago
con tanta página escrita
abarrotando la casa?
el maestro me dice
que el papel no sirve
para empapelar
que es de mala calidad
que si lo ponemos al revés
con la cola
quedará todo traslúcido
que si lo ponemos para leer
una hoja tapará parte de la otra
que parecerá un cadáver exquisito
que no es buena idea
que mejor enyesar y pintar
y que las hojas las use para ponerlas
en el suelo
así no manchamos el piso.


El mundo en vertical

Fesal Chain

Cajas y más cajas
todo en cajas,
qué vendra?
acaso algo vendrá?
mucho acumulado
y nada a la tumba
demasiado polvo
la underwood
el sombrero de 1928
el cuerpo que pesa
la mirada en horizontal
el mundo en vertical
y cajas
y más cajas.

2 de feb. de 2015

Pasantía


Fesal Chain


Acabo de ganarme una pasantía
del Consejo Nacional de la Cultura y Las Artes
a Tombuctú, para estudiar a los tuareg, a los askia,
a los bereberes y a los árabes, y de pasadita,
y si me alcanza el tiempo me dijeron,
estúdiate a los mauritanos y a los bambas.
Debo transcribir al castellano algunos relatos
Malí y Songhay, sin dejar de lado algo de los marroquí
y de los propios franceses que co-pagarán mi estadía.
Me dieron una semana pues los recursos son escasos
y las necesidades múltiples,podré extender mi visita
de investigación y de intercambio fraternal entre Chile y Malí,
en tres maravillosos días, con la estricta condición
de vestirme de egipcio tal como lo hizo René Caillié
en pleno siglo XIX, así me lo hizo firmar la Ministra
quien me insistió "con parte de las doscientas lucas
que con gran esfuerzo te entregaremos,
tráeme alguna cosita de por allá y si no podí,
al menos del duty free".


1 de feb. de 2015

Me despido de la casa



Fesal Chain

Me despido de la casa
de su largo pasillo
con pinturas baratas
de su pieza del fondo
donde el fantasma con monóculo
se sentaba afirmando su rostro
entre índice y pulgar,
me despido de la casa
que me dio el pan y la cebolla
mis juegos con el gato
nuestra alianza nueva y eterna,
me despido de la casa
con su papel de flores
sus habitantes irregulares
sus escaleras de caoba
y las cruces de palque
colgadas de la esperanza,
recojo mis cosas
las tuyas
nuestras riquezas y pobrezas
la olla del puchero
la sábana tibia y sudorosa,
me despido
como tantas veces
como siempre,
pues soy el inmigrante
el que deambula
el beduino
la caravana.


30 de ene. de 2015

Contigo en la distancia

(O un bolero con la mariquita linda) 



Fesal Chain

Caminar con un abrigo ruso por Avenida Matta en el invierno seco de Santiago era para llamar la atención de cualquiera. Todos y todas se daban vuelta a mirarme, mientras me enfrentaba con un dejo de nostalgia a ese torreón decrépito, y tú ahí parada en la puerta, con tu ceja arriba y tu pañuelo en la cabeza. Del ojo de buey lleno de luz salía una canción, mientras uno de tus pies en punta alzaba el taco levemente que movías de un lado a otro. “No hay bella melodía/ en que no surjas tú/ ni yo quiero escucharla/ si no la escuchas tú.”

Al acercarme, todo ese aire de casa de Hopper, en penumbra, casi exacta en sus ángulos y de pintura descascarada, se fue a la mierda. Las escaleras olían a un pichí viejo, en un rincón dormía un vagabundo entre diarios, y tú no jugabas con tu pie alado ni nada, sólo cojeabas por una espina incrustada en el talón. Tan incrustada como se nos había metido el diablo post dictadura a nuestros cuerpos trajinados. Hola chico, me dijiste, cómo van tus días. Y para ser sincero, te mentí, me hice el duro, bien, bien, porque mis días eran una soberana mierda. Ya no era ni la sombra de aquel que creía que “cada momento era un río sin fin; de cigarrillos y revistas”. Mis bríos de ayer, de joven rapado, aro en la oreja y lengua viperina, lo que te había deslumbrado tanto, se habían ahogado en copas rotas y en amores trizados. Exudaba mi remedo.

Los peldaños al segundo piso, desclavados, crujientes, eran nuestro camino al cielo sin luz. A mano izquierda una pieza llena de gasas lilas colgando, y frente a mí un gran salón sin muebles, sólo cajas y más cajas y un gran David pegoteado en la pared despintada. El pañuelo al suelo, los tacones al aire, la mirada de ojos caídos. ¿Qué nos había pasado? El piso no era el pasto, las cartas del bolso no eran de amor, las pelusas que rodaban no eran hojas, y el agua que corría no era el Mapocho sino el silencioso del baño, con su goma quemada.

-Aquí estamos pues chico, parecemos putas tristes por la mañana.
-Sí, tú con la pintura corrida y las patas hinchadas. Yo tarareando las notas del piano, en el sofá de la Carlina, lejos de mi mujer. Y esa radio funciona?
-Ya, chico, ya, si no es pa’ tanto, me estai’ lateando. Sí, funciona, tengo un casete maravilloso.
-Escuchémoslo mientras hago estos petí buché de mortadela con margarina, traigo tazas?

En realidad la voz de Gatica nos hizo aún más tristes, y la cerveza tibia me recordó la espuma de aquel mar que nunca vimos juntos.

-Mejor bailemos, que con esa cara de funeral no le ganai’ a nadie y además te relajas, lindo, no te vai’ a hacer el cartucho ahora o me tení' miedo?
-¿Miedo yo? Tai’ tonta, nunca te tuve miedo, no te acordai’ que te discutía como endemoniado? Que te abrazaba en el parque. Me encanta bailar pero pa’ celebrar, y ahora qué fiesta?
-La fiesta del encuentro pues chico, la fiesta de estar vivos. Ay, no sé, que tenemos radio. Que aprendiste echarle margarina al pan, ya párate
-Bueno, pero yo te tomo la cintura.
-Claro y voy a quedar colgá' como ropa vieja
-Bueno, tómamela tú, aunque me queda poca.
-Sí, tení' tanta como yo tersura en el cuello…
- Ya, si no es pa’ tanto, si no estai’ vieja, oye, y a ese quién lo invita? Al de la pared…
-Ahh, ese mancebo, nunca me deja, nunca, pero es quieto, frío, no baila, como tú…

Entonces, apenas tocaste la tecla del play desvencijada, y divertida me abrazaste riendo y subiendo tu ceja, de la pieza llena de gasas salió la luz, cual chispas de disparos en la noche, el pañuelo voló a tu cabeza, a la vez que uno de tus pies en punta alzó el taco levemente. El piso fue el parque del aquel verano, las cartas del bolso se llenaron de novias y novios de primaveras pasadas, las hojas amarillas del otoño se pegaron a nuestra piel y el Mapocho invernal volvió a ser bramido sordo y tempestuoso. Así, en un chic tu chic se mezclaron nuestros ímpetus y ayeres, entre lágrimas de sal que corrían por los pliegues de tu rostro, el mío, y el del David de Miguel Ángel, mientras el Pitico con voz asmática y lastimera nos decía al oído: “Es que te has convertido/ en parte de mi alma/ ya nada me conforma/si no estás tú también”.


No te quejes






















Fesal Chain

Sí, la vida, la vida
de qué te quejas?
acaso no has elegido Chain?
acaso no has escogido?
cuando a chancletazos
recorriste Santiago
cuando te paraste en cada esquina
cuando hiciste explotar la ignominia
cuando besaste desnudo la boca de la muerte
de qué te quejas Chain?
no recorriste acaso el río
los canales
las veredas
los pozos de áridos
las muecas y sonrisas
los torsos y caderas
los muslos del deseo,
no lo hiciste?
no tienes un peso
no tienes propiedades
no tienes inversiones
no tienes ni pa' la micro Chain
pero acaso tuviste antes?
lo necesitaste en el pasado?
no te quejes Chain
no naciste para tener
no naciste para llorar
naciste para volar
aunque el ojo miope no vea tus alas
sobre el cielo de Chile.


26 de ene. de 2015

Y entonces



Fesal Chain

Y entonces
arrendé un departamento
frente a las putas
ahí, en la entrada adyacente al Cuervo
en el lado izquierdo del viejo cine y te esperé,
días
semanas
meses
te escribí cartas
me tomé un ácido lisérgico y te busqué
por todas las calles del barrio
y más allá de esas calles
y no apareciste jamás,
luego de vagabundear bajo los demonios y gárgolas
colgando de los edificios
luego de ser yo mismo uno de esos demonios
luego de convertirme en gárgola
arriba del techo
de aquel edificio de las putas
adyacente al Cuervo y sobre el Normandie
me fui al Forestal
a mirar una gordas que jugaban con globos de colores
y a reírme con la loca de los taco aguja,
mientras escuchaba a lo lejos
el ulular de las sirenas
de las bombas rojas como mi sangre
que apagarían el incendio
de aquella pieza a la que jamás llegaste.

Me comparo


Fesal Chain

Me comparo a los hombres
y entiendo esta mi vida
de tantos años,
ellos los que funcionan
los que sí logran
los que se acoplan
lagrimean, ríen sin más,
pero para mi
nadie especial, ni sobrehumano
el mundo es un lago
de viento norte y nubarrones
que nacen en el horizonte
tras el peñón aquel
donde el bote de madera
en su vaivén
me anuncia la tormenta,
y así es, qué se le va hacer
así es, sin más
no es triste ni alegre
no hay nostalgia ni euforia
de lo que fue
o vendrá en mí,
es, ¿cómo decirlo?
un modo complejo
una disposición inicial y detenida
un gesto
una mueca por ustedes
sumidos en aquel huracán,
en tanto converso
sentado en la tierra
con mis muertos
con mis amados muertos.