Ando en Alto Cielo

Ando en Alto Cielo
foto Fesal Chain

7 abr. 2009

POEMA TEOLOGICO MATERIAL (LIBRO COMPLETO)


Poema Teológico-material y encarnación de Martí en el pequeño poeta cuando canta Pablo; Dos capítulos de Novelas
---------------------
Carta para los hermanos, a través de Pablo
y dos poemas


Mi vida y mi poesía


Fesal Chain, es poeta, narrador y sociólogo. Nació en Santiago a mediados de los años 60, vivió su niñez en el sur de Chile, en la Araucanía. El año 1985 estudia castellano en la Universidad Católica de Valparaíso. Desde el año 1986 hasta el año 1989 estudia Sociología en la Universidad ARCIS. Durante los años 2001 al 2004 fue impulsor y colaborador de la Revista Calíope del Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, medio de los estudiantes de la Facultad de Letras. El año 2006 edita el Libro La sociología como arma de la resistencia, junto al artista visual y curador Mauricio Bravo. Durante su trayectoria ha escrito 18 libros, todos ellos editados como e-Books en la editorial Lulu.com de la red Internet y en Book and You: Catorce libros de poesía, un ensayo, dos novelas breves y un libro de crónicas de época. Actualmente trabaja en la Novela Trilogía de Chile, una suma integrada de sus tres novelas breves: La Mariposa y la Rebelión, El Módulo y Tarde Quemada y en el Libro Obra en Construcción, el anteproyecto de su poesía completa.

“No es menor el Sur en mi vida. Viví en Temuco hasta el golpe Militar de 1973, desde donde junto a mi familia, literalmente arrancamos en una camión de las hordas fascistas, que sin contemplaciones arrasaron con los indios, con los campesinos, con los obreros y con la clase media de izquierda dejándolos como fardos flotando en el Toltén.

En lo que respecta a mi poesía, el territorio, la violencia de una derecha fascista y ultra católica más que oligarca y la lluvia y la soledad entre los campos de indios fustigados, fueron los elementos forjadores.

También mi palabra y mi propuesta están determinadas por lo individual y lo social, desde la existencia y la lucha de una generación, en un país difícil, duro y triste arrasado por la bota militar y la corrupción y la falta de valores de una clase media arribista, conformista y seudo izquierdizante.

De esta manera no puede ser mi poesía un divertimento en el lenguaje, mi vida y la vida y muerte de miles no me lo ha permitido.

Tampoco es una propuesta desde la raza de los escritores y escritoras profesionales asociados a gremios y fácilmente a partidos, que de alguna u otra manera esconden bajo el paraguas de instituciones, su mediocridad literaria y su falta de formación e imaginación en el lenguaje. Escritorcillos y escritorcillas que sólo quieren vivir como burócratas del Estado o bajo el amparo de laicas iglesias.

Equidistante de aquella oligarquía bárbara del poder financiero y sus juglares mercuriales, como del manual de la mala poesía de combate del pequeño burgués seudo rojo o concertacionista subvencionado, he tratado de escribir en la penumbra del anonimato como una exigencia del lenguaje, ética y ontológica para la lectura de los mayoritarios.

Que este libro sea como lo he deseado siempre, un regalo a la clase obrera, a los pobres del campo y la ciudad, a la clase media consciente y a los trabajadores intelectuales de Chile y América Latina. Y también un homenaje a las poetas y poetas del continente, seres hermosos y con poquísimas oportunidades de una vida digna. Y que sin embargo son por lejos el mayor valor de la identidad y de la cultura de los pueblos”.

Fesal Chain, Barrio Mapocho, Santiago de Chile año 2008.


Poema Teológico-material

transitamos
los adoloridos del amor
sin la calculada

racionalidad
sujeta a fines
luego

(que es el génesis)

devenimos
en horrorosos golpes
recibidos
pactos mortuorios

hilachas
de piel
jirones
de
musculatura

(boca torcida hacia ninguna parte)

el efecto de todo lo anterior
que conforma nuestro cuerpo

es la agitación
y propaganda
de una ideología seca

repetición
de una
formula gastada
para cumplir
con la maldita obligación

de responder al pragmatismo
que nos abofetea la mejilla

una especie de mecánica
de los cuerpos
a fuerza de sangre y lágrima

pero
volveremos
volveremos
volveremos
a nosotros mismos
a dotar nuevamente
a la idea
de su emoción
fundacional

porque
la ternura nos pertenece
y no olvidamos
el amor
al semejante

el sueño de abrazarnos
y mirar los pájaros
en picadas hacia el mar

y la húmeda garúa
y el sol fuerte
sobre nuestros rostros

e incluso
sobre los de aquellos
que nos hirieron
y que nos fustigaron
duramente,

volveremos.


Poesía del bienaventurado
o variación de volaba lejos
tu pensamiento...

Acá abajo
no se mira
la promesa
siempre incumplida
de los otros.
Acá abajo miramos
con el propio ojo
con el único ojo
el que nos queda
ya no quemado por asombro
la vida misma
el hogar,
el hombre con la mujer,
el hombre con el hombre,
la mujer con la mujer,
y a nuestros niños y niñas,
y el árbol de la cuadra
y el gato o el perro
que duerme a la berma
del camino de Samaria
y a las cosas que denominamos
por costumbre y uso.
Acá abajo, forjamos la emoción
la disposición corporal
a la acción
y forjamos la acción misma
con el sueño cubriéndonos enteros
con el sueño,
que nos permite sobrellevar la vida.
Acá abajo vivimos
de continuo
abandonados a la utopía,
que hemos construido
porfiadamente
en nuestros
500 años de soledad
y abandono.


Ya no como antes

Caminamos lentamente
ya no como antes
ya no como antes
caminamos pausados
nos detenemos en cada risco
en cada flor silvestre,
en las formas
de las piedras
y en el cielo
que se junta
con el mar,
en el sol que violeta
pintarrajea el horizonte
y en la luna con sus anillos,
en la palabra dada
con lengua cuidadosa
en el oído
perceptivo y recipiente.
En tanto
nos rehacemos
nos edificamos
nos ocupamos
de nuestros cuerpos
que nacen del ser.
Caminamos con pie firme
sobre la roca
juntos sobre la roca
unidos sobre la roca
amándonos
y luchando si es necesario
contra los de afuera y los de adentro
contra el ajeno que nos expropia
contra los oportunistas que se apropian
caminamos lentamente desde nosotros
entregando
y atentos a los lobos de siempre.


Cáliz

ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE,
SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA,
QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS
Y POR TODOS LOS HOMBRES…

y antes de terminar la frase
parapetado
en la vieja bodega

le volaron el mentón
con una ráfaga de la
Avtomat Kalashnikov
modelo 1947.


El alma en la historia

Si corro tras un trozo
de madera
que se suspende en el aire
o enarbolo la imagen
del que nos da esperanza
si vuelo en el cielo
de una luna brillante
que alumbra
la calle del que camina
la nueva ruta
y fuma en una esquina
si lo hago
es para que el alma
cuente
para que el alma
despierte
desde mi cuerpo
que tiende a detenerse
para que el alma
cuente y despierte
a todas las almas
a todos los cuerpos fatigados
a los ojos de la derrota
y de la pena.


Amor de vida plena

"…es escribir en el libro del pueblo
con sangre y fuego..."
Amparo Ochoa

Si te pones de pie
y limpias tus duras rodillas
hermana, hermano
y te sacas los clavos
los duros clavos
y comienzas a mover
el nervio, la carne
los cartílagos enredados
y tus ojos
llenos de lágrimas,
se limpian
en un paño cualquiera
de esos
que están botados en la calle,
y comienzan tus ojos a observar
el movimiento de esas manos,
si comienzas tú a mirar tus manos
y las de quien está a tu lado,
si dejas ya de comerte
la rabia
dejas ya de tragarte
la amarga rabia
y no continúas tan callado,
y te levantas a obtener
lo que es tuyo
porqué es tuyo,
si tú pelo
lleno de aire y lluvia
flota en el día alegre,
y tus labios
se acercan a esos labios
que siempre claman,
si te pones de pie así
de esta manera,
hermana, hermano
y te sacas los duros clavos,
es el amor que te viene
como llega la madre al nido
de los polluelos con hambre,
es el amor y la vida
que te vienen
como un torbellino de sangre
vamos hermano
que no hay tiempo que perder
ni enemigo gigante.



Encarnación de Martí
cuando canta Pablo


1
En el viejo barrio Mapocho
caminas
mirando al pueblo errante
y bajo tu paso
que arrastra tierra
y deja polvareda en el aire
piensas
"que vienes de todas partes
y hacia todas partes vas
y que ocultas en tu pecho bravo
la pena que te lo hiere..."

2
Cuando esa destartalada
máquina tomas
y entre la muchedumbre
aprietas tu destino
ves los rostros
mientras
"vas forjando
los versos
donde crece la luz..."

3
O te das la vuelta en la plaza
antigua del siglo
que ya muerto reverdece
y cuando los ojos
lanzas de llamarada
al cosmos
y a las manos
y a los pies
de los que cansan su estadía
te rebelas
te rebelas
y los apareces como deben
"como implacables
obreros
que a un féretro de bronce
clavetean".

4
Pero te descuidas
y rebanas seso
como ejercicio de la vida
y te comes las uñas a tarascones
por el siglo que mata
y te escondes
y te tiemblas
y te enfrías
"pero sabes que tu verso
es del vigor del acero
con que se funde la espada".


5
Corazón
que tienes corazón
y feliz expropias fundamentos
los entierras en la masa negra
del reino del mundo,
que ya basta sólo amor
que flota
y sabes que nunca
"dejarás en el olvido
a aquel que nunca te deja".

6
Y te desnudarás
por la mañana
y no acapararás nada
no comerás
nada acumularás
en la lucha que vuela
y vas corriendo
al sol veterano
"porque de gorjas son
y rapidez los tiempos
y amas de pie en las calles
y entre polvo de los salones
y plazas".

7
Las hormigas
y las moscas
en turbia
procesión de discursos
murmullan,
son los que levantan
religiosas letras mágicas
y esperanzas banales
y tú desde la ventana
que evaporada respira
"sabes que lo que falta
es que la aventura falta
y que como liebre azorada
el espíritu se esconde..."

8
Porque de niño y joven
y cuando camino a la vejez
caminas
y desde que en la cama fumabas
la angustia de la tirana vida
desde hace medio siglo
presientes
como intuitiva madre
"que tienes sed
mas de un vino que en la tierra
no se sabe beber
y que no has padecido
bastante amor
para romper el muro
que te aparta de tu viñedo..."

9
Pero la vida giganta
de pecho duros
la vida que se enmascara
en la diferencia
no se miente
no se miente
y tú en la empuñadura
tomada hasta apretar
uña y mano
y en ti hecha cuerpo
se enarbola como mástil
valiente
"porque la verdad tiene cetro
y de espadines sabe tu verso".

10
Y entonces,
niño has de nacer en tu piel dura
ojos de asombro
para la invención que clama
tomarás la mano de la que amas
y la mano de la muchedumbre
encabritada
y darás dura batalla
"como el sol
quebrando las nubes negras
que en bandas de colores
la sombra trueca".

11
Y no esperas nada
trabajas en la organización
de la vida que viene
que se mezcla con la antigua costumbre
mordida por aún dientes de leche,
poeta de la calle y de la sangre
gritas al mundo sordo
"y hieres al enemigo brutal
que nos pone fuego a la casa"
y gritas poeta al mundo sordo
entre las dentelladas
"vamos pronto vamos hijo
la niña esta sola
vamos..."

12
Y cuando los ojos grises
lloren de alegría
en plena procesión de besos
y húmedas
lenguas de maravilla
entonces ese día
en que este cielo se haga
fuerte para los débiles
que aún cansado el espíritu llevan
"serás arpa
y salterio
y sabrás que vienes del sol
y al sol vas
que eres todo el amor
todo el verso".


Entre comillas: paráfrasis o extractos de versos de José Martí


También hay que decirlo
A propósito de cómo será
de Feliú y Rodríguez

Porque también
hay que decirlo
yo, el pequeño
de grandes huesos
en vosotros,
en todos nosotros
junto semillas
camisas ajadas
bocas de fresa
y cielo de explosiones
con amor
y en vosotros junto ideas
como máquinas que vuelan
y se expanden sin medida,
porque hay que decirlo,
somos los de siempre
de toda estirpe y condición
los que juntamos
vigor de maravillas
fugas veloces
y palabras de valor
y sin remilgos
ni vergüenzas
nos preguntamos
cada día que nacemos
nos preguntamos
ritmo en marcha
y marcha en ristre
cómo será
cómo será
ese día
prometido
ese día iluminado
ese día
almas mías tiernas
carnes de mi carne
cuando al fin, al fin
flamee sin medida
y ondee rutilante
nuestro rojo
y pobre emblema
en el balcón.


Extracto del Capítulo “Éramos en fin, paja molida”
De la Novela breve La mariposa y la Rebelión



A veces se juntaban todos y todas, Cronopio, claro está, Araceli, Danielita, la Negrita, Mario, Ricardo, el Chico, Rodrigo, el Chofer, Alejandro y otras y otros, las bailarinas modernas, el indio, la Flaca, el Pablo, la otra Flaca, el Loco, el Cínico Sergio, la Loca, los cabros de la pobla, el Tuerto, la Carmen, el Ricardo, la otra Negra, la Brasilera y tantos y tantas, allá arriba en el cerro, haciendo un revival posmoderno, medio reviente, medio al peo de una Piedra Roja más parecido a un ladrillo rojo fiscal de un Estado que se caía a pedazos. Los del arte, los políticos, los milicos políticos, los volaos, los esotéricos, los clasemedieros, los popularicos, los negros, los rubios, los trigueños, las minitas del ojo, del peda, de valpo, los artesanos, los cesantes, los clandestinos, los públicos, comunachos, mirachos, socios, los mapu, los fulano, los mengano, los sutano, cristianos, ateos, los olorositos, los hediondo a pata, los rebeldes, los paranoicos, los autoritarios, los anarco, los mapuche, los mestizos, los huinca, los locos, los cuerdos, los estalinistas, los trotskistas, los blindados, los rosados, estudiantado de economía, de marxismo leninismo, de tarot y numerología, colocolinos, chunchos, todos arriba del cerro, llegando en Fitos 600, Citrolas, bicicletas, a pata, en micro, a deo, llegando digamos que llegando, llegando a quedarse en una mediagüa de tapas, entremedio de los yuyos, del pastizal quemado por el sol, con el sol pegando en la frente y el costado, tomando pisco, vino blanco en un melón, fumando yerba, cidrines, anfetas, cigarros Life amargos como la hiel amarga, leyendo a Rojas, a Ginsberg, a Lenin, escuchando a Los Jaivas, a Fulano, a los Electro, a Sumo, sobretodo a los Electro y a Sumo, “mejor no hablar de ciertas cosas…, salta en mi cama la mexicana”, a los Inti en el año decisivo, todos sabíamos que algo pasaría ese año, decisivamente ese año, tomando un sol seco alcohólico, “en el horizonte de mi mente se ha escondido el sol, como un recuerdo que me llega de su corazón, ella no existe más, ella es una nube que el viento conquistó” [10]. Entonces el Chico, bendito loco lindo, leía delirante el poema de Rojas a Miguel y el Aullido y el Oh maestro, de la Caída de América “chúpame la verga, maestro” del judío neoyorquino” y los ojos azules de aquella Lucía y el gato blanco en sus brazos y la luna alumbrándola una y otra vez y todos comiendo quequito de yerba y fumando y las tumbadoras del miedo y las “suaves caricias, tiernos desvelos”, y Lucía para todos “era una nube que un beso ardiente derritió”, y para todos “ella ya no existía más” y en el horizonte de la mente de todos y todas se escondía el sol y la Cordillera de los Andes era entonces un macizo negro y los cuervos graznaban sobre las cabezas de los lindos y lindas muchachas y el poeta Alejandro recitaba al endemoniado de turno, el que se quemó su mejilla y decía que era una santa, “te acuerdas chileno del primer abandono cuando niño, te acuerdas chilena del segundo a los veinte años”[11]. El abandono y la Bestia como un Padre del Infierno mirando todo omnisciente, la Bestia castigándonos una y otra vez y todos nosotros aullando una y otra vez, malditas noches, malditas fiestas, malditas huidas, malditos dedos en los malditos culos de las bailarinas modernas, maldita música del desgarro y malditas las tumbadoras y malditas las guitarras y maldita la yerba y maldito los cidrines y malditos todos nosotros, desesperanzados y desesperados y tristes y violentos y sanguinarios y ensangrentados y maldito lo maldito y la guitarra eléctrica que se enreda en tu pelo y malditos los populáricos que se caían de las graderías del Caupolicán y maldito indio empalado y maldito el que lo empaló y nos empalaba por los siglo de los siglos… En el horizonte de nuestra mente se escondía el sol, pequeños niños ricos y pequeños niñas pobres, dominadas todos, en el nombre del Padre, de la Madre, del Hijo y del Espíritu Santo.

[10] Los Jaivas.; [11] Raúl Zurita, de Canto a su Amor Desaparecido.

Extracto del Capítulo “Parte 3 o Pesadilla de niño 2”
De la Novela breve Tarde Quemada


Quemante UNO

(PESADILLA EN DETALLE) METANOIA DE LOS NIÑOS EN NIÑO SAMSA Y METANOIA DE MUJERES DE LA VIDA VUESTRA EN UNA SOLA GÁRGOLA MALDICIENTE Y CÓPULA DE NIÑO SAMSA Y GÁRGOLA MALDICIENTE…

Mientras Padre 1 mira a Niño 1 de reojo, no le habla, no le dice si, no le dice no, no le habla. Y Padre 2 mira a Niño 2, y se cansa y está aturdido con su niño, y preferiría que todo fuera de otro modo, más ordenado, más fácil de sobrellevar con él. Y mientras Padre 3 mira a Niño 3 como un hijo más entre la muchedumbre de otros hijos. Y prefiere dejarlo con la abuela ahí detenido en el brocal o jugueteando en el patio de luz…, Niño 2 parpadea hacia el sueño en la pieza inmensa solitaria y fría de una casa de provincia, ha pasado largo día con el chirriar de la radio y la muerte de la patria en llamas y el sueño lo vence y el miedo lo vence y la triste serenidad que adultos vieron en él no es más que la incertidumbre de lo que le provoca lo que sabe que viene, nada mas, nada mas… Cierra los ojos el pequeño y ve: En la pieza obscura Niño 1 saca su brazo por la manga de la camisa y sale el brazo de Niño 2 con 25 años de antelación, saca Niño 2 su cabeza infantil de la polera de algodón y sale la cabeza de Niño 3 mirando el barrio de comercio y gritos de mujer en el desierto. Niño 2 saca su cabeza por la ventana de la micro aquella y salen los ojos de Niño 1 mirando la provincia llena de musgo y parapetos de hombres armados. En tanto Niño 3 se prepara para poner su pie en la cabeza del prójimo para no ser pisoteado nuevamente. Llegó el nuevo inmigrante llegó desde la franja seca al valle central, de ojos almendrados cabeza larga, pelo atrás ondulado, de nariz hispánica y labios tenues, de tez aceitunada y mimos de bella dama. Niño 1 saca su brazo por la manga de la camisa y sale la pierna de Niño 3 sobre la cabeza de un prójimo enano, abre la boca y su lengua sale por la boca de aquel de ojos almendrados, cabeza larga, pelo atrás ondulado de nariz hispánica y labios tenues, de tez aceitunada y mimos de bella dama, que abre sus piernas y defeca defeca defeca a Niño 2 en el calor de las calles vacías, donde el maldito sol recalienta el cemento, y en donde los árboles no se mueven, y en donde la radio AM chirría todo pasa todo pasará. En aquel sangriento verano del 76, cuando los pastos secos alrededor de los DFL2 no tan nuevos y la pelota vieja pelada, eran el decorado del silencio de las gentes en las calles vacías. Al mismo tiempo y trasponiéndose a las veredas secas de esas calles vacías, Ella sin miramientos, con el vivo temor fecundo a la ciudad grande. La soprano que paseará la voz por los palacios y errante sin padre ni madre, con ojeras nauseabundas marcadas por el primer abandono de padre y madre en sus ojos de hembra sola. Y así turbulenta en su castración, quebrada y rota desde la provincia, huérfana y sin tregua luchando por su pan y su belleza, escondiendo la vergüenza de su laceración que será la herida floreciente de una batalla donde resulte ¿vencedora? o vencida, probablemente vencida en tanto, en la pieza obscura Niño 1 saca su brazo por la manga de la camisa y sale el brazo de Niño 2 con 25 años de antelación, saca Niño 2 su cabeza infantil de la polera de algodón y sale la cabeza de Niño 3 mirando el barrio de comercio y gritos de mujer en el desierto. Niño 2 saca su cabeza por la ventana de la micro aquella y salen los ojos de Niño 1 mirando la provincia llena de musgo y parapetos de hombres armados. Niño no se qué aún, saca su pene-máquina–herramienta y lo hunde en los ojos de Ella u Otra o Mujer quebrada aún, que sin miramientos y con el vivo temor fecundo a la ciudad grande, lo soporta y lo engulle gritando con su voz por los palacios y errante y con ojeras nauseabundas marcadas por el primer abandono de padre y madre en sus ojos de hembra sola, y lo re/envuelve nuevamente entre rodillas y escupitajos. En tanto Niño 3 o no se qué aún, se prepara para poner su pie en la cabeza del Ella o cualquiera aún y con ojos almendrados, cabeza larga, pelo atrás ondulado de nariz hispánica y labios tenues, de tez aceitunada y mimos de bella dama, danza con la futura Gárgola el baile de la despedida y del inicio. Danza del amor/odio. Y entonces Niño 1 saca su brazo por la manga de la camisa y sale la pierna de Niño 3 sobre la cabeza de un prójimo enano y abre la boca y su lengua sale por la boca del de ojos almendrados, y metamorfoseado entra en Ella metamorfoseada en la lucha interminable de generaciones abandonadas y castradas y los dos, ambos en una sola danza de eyaculación y orgasmo se defecan a sí mismos, a Niño SAMSA y Gárgola MADICIENTE en el espejo de la vida, en el calor de las calles vacías, donde el maldito sol recalienta el cemento, y en donde los árboles no se mueven, y en donde la radio AM chirría todo pasa todo pasará, y el nuevo y sangriento verano del 2006, cuando los pastos secos alrededor de los DFL2 no tan nuevos y la pelota vieja pelada, son el decorado del silencio de la gente en las calles vacías. (FIN DEL MAL SUEÑO)


Carta a los hermanos a través de Pablo

Ya no podemos callar, no podemos callar. Porque grita en la médula de cada uno y retumba este hombre grande y bello, grita en nuestra médula Pablo, Pablo Milanés. Sí, el mismo de "Yo pisaré las calles nuevamente" y no me vengan ahora con la sordera habitual y la ceguera de la ignorancia y la idiotez.

Nosotros, chilenos y chilenas conocemos a la bestia capital, vivimos en sus entrañas, nos duele el dinero como un yugo en el cuello. Como bueyes andamos tristes por la arena negra de un mar sureño. Y este país clama revolución aún cuando no esté, al parecer, a la orden del día, al parecer.

Y conocemos a la social democracia tan "buenita" esa que quiere, como tanta veces he dicho, y también gritado, maquillar, embellecer la explotación, la marginación y acallar la voz del mundo inteligente y bueno, del mundo pobre y triste en su derrota temporal.

En la maldita televisión del régimen, bailan las prostitutas de los ricos, como ayer bailaba Maripepa, la que se acostaba con el mismo esbirro que mataba a nuestros hermanos, la bestia CNI, el ensangrentado Corvalán.

¿Y hoy donde están mis hermanos, donde están, donde Luis Le Bert, donde Francisco Villa y Elena Varela en las pantallas del pueblo que tendría que bailar la belleza y el amor, donde están? ¿Donde el poeta, el líder sindical, el poblador con sus alas que se despliegan al atardecer, donde el pueblo mío eterno, donde en que canal, en que radio o altavoz. Donde los libros, las pinturas del pueblo, la pelota que rebota en los tierrales hermoseados de este Chile asesino de conciencias y de mapuches y del obrero en el montacargas, donde están los muertos de hoy?

Y en Cuba, grita Pablito, si, el que nos ayudo a sobrevivir, a soñar y a amar en los tiempos de la rabia de la Bestia Militar, burguesa plagada de salas de tortura, ese mismo Pablo que se escuchaba en las mentes y en las lenguas de las hermanas y hermanos de Villa Grimaldi, en José Domingo Cañas, en Londres 38 y en tantas y tantas partes más. Ese que nos ayudó a vivir y a luchar.

¿Ahora lo vas a abandonar? El no te deja ni te olvida hermano, hermana.

Pablo clama al cielo y también dice: "Donde están, los amigos que tuve ayer, los amigos que tuve ayer, qué les pasó, qué sucedió, adonde fueron, que triste estoy". Y sigue junto a nosotros cantando "donde están , quiero verlos para saber, que soy humano que vivo y siento por mis hermanos y ellos por mí, donde estén, un saludo para decir, que los he amado y he deseado, más de una vez, verlos conmigo aquí morir". En esa Cuba hoy tan militar llena de aparatos y de exilio.

No podemos callar, gritar la verdad no es volver atrás o estar en la derecha ni en la social democracia eunuca, NO, NO, NO es eso. Gritar y vociferar y actuar es amar, es volver a la izquierda que debemos SER, a la izquierda de la justicia y del poder popular, esa SI. A la izquierda radical y libertaria, no la liberal, la de la lucha armada si es preciso, pero en participación real, en fraternidad, en la igualdad real. No más dirigentes sobre el pueblo mismo, aunque parezca una ficción, una ilusión. No más mal menor para justificar y defender procesos. En ninguna parte, ni aquí, ni en Cuba, ni en Nicaragua, ni en Venezuela. No más.

Y Pablo miren a Pablo llorar la libertad: " La libertad es una niña hermosa y pura que nos violan al cabo de los años cuando crece por encima de los árboles, sabemos que no va a sobrevivir...Es un feo retrato destruido por la fuerza del tiempo en su interior, es un lindo fracaso sostenido de una buena mirada con amor...La libertad se va poniendo vieja, la libertad ya no puede parir, la libertad como todo en la vida nació para morir...."

Y ahora lo vas a acusar, lo vas a hacer tu enemigo? No seas ciego o ciega, no seas burdo, burda en tu pensar. Y termina Pablo " Ha valido la pena, respondo, no sé, respondo no sé".


La realidad no alberga nuestros sueños

En la casa aislada
aislado también,
bello niño
bello.

No ver la realidad
de los mutilados
de los reventados
en bicicleta por una bomba
de los quemados
o atravesadas
sus gargantas por un corvo
era tan criminal
como su barbarie al por mayor
frecuente y a granel
pensaba...

Salir a la realidad
el niño pega y bufa
el primer resoplido
el primer
batallón de la sangre
en sus venas.

¿Y ahora
y ahora hermanos
hermanas
brillantes del lucero
de esta madrugada
que pretende
correr por rieles
de viejos trenes de acero,
y ahora
en que
encierro
estamos?

¿Donde están las nuevas
cárceles
donde el exilio solitario
en que mar
el ahogado
y las olas feroces
en su espalda llagada
donde el que no entra ni sale
donde?

En el encierro del niño,
Milanés,
y en los viejos discos
clandestinos
albergados
sus sueños:
Si, porque
"Havemos de Voltar
Às casas, às nossas lavras
às praias, aos nossos campos
havemos de voltar." (1)

Hoy encerrado pero
en el frescor de un jardín
que releva
la nube de sus ojos
escucha el regalo
de la lucidez
porque todo gira
como un trompo en el suelo
del niño que fue...

"Vuelta de tuerca otra vez...
el hombre indaga y no ve
que lo que busca
está ahí...
dudas
intentos
pedir
muros
lamentos
seguir
vuelta otra vez a la tuerca
esperanza muerta
me intenta regir..." (2)

(1) Havemos de Voltar; Agostinho Neto - Pablo Milanés
(2) Regalo de Pablo Milanés



Muero al volar
A propósito de Nostalgias

Muero al volar
cuando el cielo
como una bomba
al estallar
fractal revienta.
Muero al volar
y esa libertad
que me gano
con mi alas abiertas
hacia el sol
me latiga
el cuerpo
cual
millones de agujas
calientes.
Muero al volar
y la vida nueva
que me viene
en velocidad
y hartazgo
me hace temblar
y llorar.
Muero al volar
cuando el cielo
como una bomba
al estallar
fractal revienta.